Campo dice que el Gobierno no es Pimpinela y que Iglesias no siempre gana los debates que plantea en el Ejecutivo

El ministro de Justicia insiste en que «no hay un Gobierno y un Gobierno paralelo», sino «uno solo que delibera y exterioriza sus contradicciones». Da por cerrado un acuerdo con el PP para renovar el CGPJ, algo que niega Casado, que culpa a Sánchez del bloqueo judicial


Redacción

El ministro de Justicia, Juan Carlos Campo, ha asegurado este lunes que, a pesar de las tensiones internas, el Gobierno de coalición no es Pimpinela porque la aritmética parlamentaria no permite a PSOE y Unidas Podemos hacer un «olvídame y pega la vuelta».

«No, no somos Pimpinela», ha dicho Campo en un desayuno informativo de Europa Press, haciendo alusión al dúo musical para ilustrar las tensiones entre los socios de Gobierno, que ambos han reconocido en los últimos días.

Así, ha asegurado que «este Gobierno está unido». «Todos sabemos que no podemos hacer un 'olvídame y pega la vuelta'», ha esgrimido, explicando que «la aritmética parlamentaria en un Parlamento tan fragmentado es muy caprichosa»: «Nos necesitamos unos a otros».

En este punto, Campo ha aprovechado para defender que «todos los representantes de la ciudadanía gozan de legitimidad», en una referencia velada a los apoyos que el Ejecutivo ha recabado de Bildu y ERC para aprobar los Presupuestos Generales del Estado (PGE).

Iglesias «no siempre gana»

Interrogado directamente sobre el poder que ejerce el vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias dentro del Gabinete, el titular de Justicia ha aclarado que «no siempre» gana en sus planteamientos. «Pablo Iglesias, como líder de un grupo político y vicepresidente del Gobierno, exterioriza sus cuestiones, unas veces podrá pensarse que las gana, no siempre, pero en cualquier caso si expone un tema y el Gobierno lo asume es un tema de Gobierno», ha sostenido.

Campo ha insistido así en que «no hay un Gobierno y un Gobierno paralelo», sino «un solo Gobierno que delibera y exterioriza sus contradicciones». Aunque «quizá» una parte lo manifieste más que la otra, «lo importante es que al final hay una decisión del Gobierno» en su conjunto, ha enfatizado.

Además, ha restado importancia a los roces en el seno del Ejecutivo, considerando que «son lógicas las tensiones» en el primer Gobierno de coalición de la democracia española. «Tiene que encontrar su encaje, son dos posturas de ver algunas cosas con cierta afinidad o similitud pero en otras no», ha indicado.

«Separar el politiqueo de la política»

En este contexto, el ministro ha instado a «separar el politiqueo de la política», reivindicando que --al igual que la ley-- «la política con mayúsculas» es «poco mediática». «No es el barro», ha zanjado.

En este sentido, ha destacado el papel de su Ministerio, recurriendo nuevamente a un símil musical. «Somos como la batería que está al fondo del escenario, todo el mundo quiere ser el solista o el guitarrista porque es lo que da más glamur, estar tocando la batería significa quedarse en un segundo plano. Pero qué plano, sin base rítmica no hay música, sin leyes no hay democracia», ha resaltado.

Asimismo, ha querido llamar la atención sobre el «oasis escondido» que, a su juicio, supone la Comisión de Justicia del Congreso de los Diputados en el marco de «la crispación que reina en el marco parlamentario». Gracias al «clima de diálogo y consenso», ha valorado, se han aprobado cuestiones como la ley de medidas procesales y organizativas para hacer frente a la COVID-19 en la administración de justicia.

Con este mismo espíritu, Campo ha insistido en que seguirá «tendiendo la mano hasta el final» a los demás grupos parlamentarios para sacar adelante los proyectos legislativos del Ministerio de Justicia, entre los que destacan la nueva Ley de Enjuiciamiento Criminal (LeCrim) o la reforma del Código Penal. «No esperamos al futuro, hagámoslo: dialoguemos, hablemos, acordemos, es lo que la sociedad nos demanda», ha pedido.

Campo, ha afirmado este lunes que si los tribunales de justicia requieren en algún momento la presencia de Juan Carlos I en España «no tardará ni un minuto en venir», si bien ha subrayado que por ahora solo está investigado y goza de libertad de movimientos. «Lo que tengo claro es que el día que se le llame no tardará ni un minuto en venir, y creo que eso es lo importante», ha dicho.

Renovación del CGPJ

El ministro de Justicia, Juan Carlos Campo, ha dado por cerrado un acuerdo con el PP para renovar el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) a falta de que este pacto se «exteriorice» y se haga público. Campo ha destacado que «solo falta hacer público» el acuerdo de renovación y que, aunque desconoce el mecanismo para hacerlo, a él no le importaría que fuera con un rueda de prensa o de cualquier otro modo que eligiese el PP.

«Es poco lo que nos separa y mucho lo que nos une», ha añadido el titular de Justicia, tras subrayar algunas cuestiones que incluyen el mecanismo de la renovación del órgano de gobierno de los jueces como dotar de mayor peso a la carrera judicial en la designación de vocales o la obligatoriedad de que un magistrado del Supremo no sea designado con menos de trece votos del consejo.

Casado culpa a Sánchez del bloqueo judicial: «Ha elegido socios»

El presidente del PP, Pablo Casado, ha culpado al jefe del Ejecutivo, Pedro Sánchez, del bloqueo en las negociaciones que impide renovar el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) porque el PSOE prefiere pactar con Bildu o ERC. «Ha elegido socios», ha aseverado este lunes el líder de la oposición en una entrevista con Antena 3, donde ha cargado contra el Partido Socialista, al que denomina «Partido Sanchista»

Una falta de diálogo entre el Gobierno y el principal partido de la oposición que ha hecho extensiva a la sanidad, el reparto de los fondos europeos, la educación o los presupuestos. A su juicio, «Sánchez ha elegido socios y encima pretende con esa arrogancia y esa falta de verdad decir que la culpa es de los demás», informa Efe.

Casado ha vuelto a apelar a «líderes territoriales y líderes históricos del PSOE que quieren ir a la centralidad y a la moderación» o que defienden «pactos con los partidos de estado». Para el líder de la oposición, las últimas disputas en el seno de la coalición han evidenciado que «quien manda es (Pablo) Iglesias». También en la negociación judicial, donde el PP pide que Unidas Podemos quede fuera de la conversación pero «Iglesias bloquea absolutamente todo».

«Iglesias se está comiendo al PSOE , el Partido Socialista se está haciendo sanchista y Sánchez es el que lo permite», ha recalcado el líder de la oposición.

Casado dice que hace cinco semanas que llamó a Sánchez y aún no le ha devuelto la llamada

La Voz

«Creo que entra dentro del campo de la mala educación» y «es algo que no se entiende en ningún país del mundo», asegura el líder del PP

El líder del PP, Pablo Casado, ha desvelado este lunes que hace «cinco semanas» que telefoneó al jefe del Ejecutivo, Pedro Sánchez, para explicarle de primera mano la posición del PP ante la prórroga del estado de alarma, antes de anunciarla públicamente, pero ha pasado más de un mes y aún no le ha devuelto la llamada.

«Creo que entra dentro del campo de la mala educación», ha asegurado Casado en una entrevista en Antena 3, que ha recogido Europa Press, donde ha añadido que el hecho de que el presidente del Gobierno no devuelva la llamada al líder de la oposición «en más de un mes es algo que no se entiende en ningún país del mundo».

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Campo dice que el Gobierno no es Pimpinela y que Iglesias no siempre gana los debates que plantea en el Ejecutivo