Campo dice que el Gobierno no es Pimpinela y que Iglesias no siempre gana los debates que plantea en el Ejecutivo

La Voz REDACCIÓN

ESPAÑA

Marta Fernández Jara | Europa Press

El ministro de Justicia insiste en que «no hay un Gobierno y un Gobierno paralelo», sino «uno solo que delibera y exterioriza sus contradicciones». Da por cerrado un acuerdo con el PP para renovar el CGPJ, algo que niega Casado, que culpa a Sánchez del bloqueo judicial

30 nov 2020 . Actualizado a las 11:13 h.

El ministro de Justicia, Juan Carlos Campo, ha asegurado este lunes que, a pesar de las tensiones internas, el Gobierno de coalición no es Pimpinela porque la aritmética parlamentaria no permite a PSOE y Unidas Podemos hacer un «olvídame y pega la vuelta».

«No, no somos Pimpinela», ha dicho Campo en un desayuno informativo de Europa Press, haciendo alusión al dúo musical para ilustrar las tensiones entre los socios de Gobierno, que ambos han reconocido en los últimos días.

Así, ha asegurado que «este Gobierno está unido». «Todos sabemos que no podemos hacer un 'olvídame y pega la vuelta'», ha esgrimido, explicando que «la aritmética parlamentaria en un Parlamento tan fragmentado es muy caprichosa»: «Nos necesitamos unos a otros».

En este punto, Campo ha aprovechado para defender que «todos los representantes de la ciudadanía gozan de legitimidad», en una referencia velada a los apoyos que el Ejecutivo ha recabado de Bildu y ERC para aprobar los Presupuestos Generales del Estado (PGE).

Iglesias «no siempre gana»

Interrogado directamente sobre el poder que ejerce el vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias dentro del Gabinete, el titular de Justicia ha aclarado que «no siempre» gana en sus planteamientos. «Pablo Iglesias, como líder de un grupo político y vicepresidente del Gobierno, exterioriza sus cuestiones, unas veces podrá pensarse que las gana, no siempre, pero en cualquier caso si expone un tema y el Gobierno lo asume es un tema de Gobierno», ha sostenido.

Campo ha insistido así en que «no hay un Gobierno y un Gobierno paralelo», sino «un solo Gobierno que delibera y exterioriza sus contradicciones». Aunque «quizá» una parte lo manifieste más que la otra, «lo importante es que al final hay una decisión del Gobierno» en su conjunto, ha enfatizado.

Además, ha restado importancia a los roces en el seno del Ejecutivo, considerando que «son lógicas las tensiones» en el primer Gobierno de coalición de la democracia española. «Tiene que encontrar su encaje, son dos posturas de ver algunas cosas con cierta afinidad o similitud pero en otras no», ha indicado.

«Separar el politiqueo de la política»

En este contexto, el ministro ha instado a «separar el politiqueo de la política», reivindicando que --al igual que la ley-- «la política con mayúsculas» es «poco mediática». «No es el barro», ha zanjado.