Carmen Calvo reconoce la complejidad del gobierno de coalición con Podemos

La vicepresidenta primera del Ejecutivo cree que el partido de Iglesias no ha sido desleal

La vicepresidenta Carmen Calvo
La vicepresidenta Carmen Calvo

Redacción

La vicepresidenta primera del Gobierno, Carmen Calvo afirma que en las últimas semanas no ha sentido deslealtad por parte de Podemos, socio del Ejecutivo, aunque puntualiza que sí siente que un gobierno de coalición «es mucho más complejo» que uno monocolor y que la formación morada «está aprendiendo la institucionalidad que no tenía en este nivel».

Calvo hace estas reflexiones en una entrevista que este domingo publica El Periódico y en la que, entre otras cuestiones, analiza la actitud de Podemos en el gobierno de coalición, el apoyo a los Presupuestos del 2021 de Bildu y las críticas internas en el PSOE por estos asuntos.

A su juicio, en el gobierno de coalición «hay que entrenar herramientas y actitudes». «Unidas Podemos es un partido que no ha estado nunca en el Gobierno de la nación, y el PSOE sí». En las últimas semanas, según Calvo, Pablo Iglesias (Podemos) ha hecho además declaraciones que luego han generado polémica como líder político, no en su calidad de miembro del Gobierno.

La vicepresidenta señala, respecto a la petición del PNV de que el presidente Pedro Sánchez dé «un puñetazo» en la mesa por la coalición «disfuncional» del Ejecutivo, que «eso es fácil de decir cuando se hace un comentario sobre el Gobierno», pero que ahora «todos estamos gobernando de esta manera».

«Lo que me importa es que estamos a punto de tener unos Presupuestos Generales del Estado en una coyuntura como esta. Y como eso es lo que importa, importa mucho menos lo que un día pueda ser noticia, o pueda ser fácil o difícil», argumenta. Sobre el apoyo de Bildu, Calvo recuerda que el suyo es «un Gobierno que dijo desde el primer momento que iba a hablar con todo el mundo» y «a veces se olvida el histórico», se lamenta.

«Tenemos una experiencia de partidos que nos dejaron tirados en el último minuto y le cerraron el paso a los Presupuestos del 2019 -continúa-. Dos, sabemos la actitud del PP, que nos dejó tirados con la alarma y sabíamos que iba a dejar tirada a España con unos Presupuestos que requiere el país. Dadas esas dos circunstancias, ha quedado absolutamente claro que el PSOE se dirige a todo el mundo y ahí está incluido Cs, que para nosotros lo sigue estando». Calvo sostiene que hay opciones para el entendimiento con Ciudadanos porque, «para empezar, los problemas de la educación de este país no están en la lengua».

Sobre las críticas en el seno del PSOE por el apoyo de Bildu, Calvo aduce que «el problema está en que el PP necesita nombrar a ETA y a Bildu continuamente para hacer política, y esto es temerario e injusto».

Respecto a la situación que vive Canarias por la llegada de inmigrantes, Calvo niega la presunción de que el Gobierno «llega tarde» a atajar esta crisis. «No es verdad, no han parado de ir los ministros todo el tiempo a Canarias, a Marruecos, a los países africanos. Incluso el ministro del Interior llevó a la comisaria Ylva Johansson a Canarias», responde la vicepresidenta.

Sobre la posibilidad de que los inmigrantes sean trasladados a la Península, Calvo destaca que España tiene acuerdos con algunos países para, «dentro del cumplimiento de la legislación internacional, poder devolverlos a sus países». «Lo que sí tenemos que tener en cuenta es que están detrás las mafias, y no pueden aprender que Canarias es una vía para entrar en Europa de esta manera. Esto es un problema de Europa», reitera.

La vicepresidenta, por otro lado, no ve posible un acuerdo con el PP para renovar el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) antes del puente de la Constitución porque, «desgraciadamente, el PP hace ya que dejó de ser un partido que tiene palabra». 

Sánchez e Iglesias buscan un armisticio para la crisis en el Gobierno de coalición

Ramón Gorriarán

El objetivo es aprobar los Presupuestos, aunque en la Moncloa han tomado nota

Pedro Sánchez y Pablo Iglesias pretenden limitar los encontronazos de los últimos días a incidentes de recorrido propios de un Gobierno de coalición. Tocan con las yemas de los dedos el objetivo superior de aprobar los Presupuestos que dejarán encarrilada la legislatura. La sangre probablemente no va a llegar al río, y van a tratar de rebajar la presión para que el ambiente sea más respirable. «No hay que dramatizar», coinciden en las dos orillas del Consejo de Ministros. Pero en la Moncloa han tomado nota de cómo se las gasta Iglesias cuando no ve colmadas sus pretensiones.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Carmen Calvo reconoce la complejidad del gobierno de coalición con Podemos