Marlaska negocia con Marruecos para que frene la salida de migrantes hacia Canarias

M. A. Alfonso MADRID / COLPISA

ESPAÑA

Unos policías revisan los papeles de unos inmigrantes trasladados desde Gran Canaria a Tenerife para ser alojados en un hotel del sur de la isla gracias a la gestion de la Cruz Roja
Unos policías revisan los papeles de unos inmigrantes trasladados desde Gran Canaria a Tenerife para ser alojados en un hotel del sur de la isla gracias a la gestion de la Cruz Roja Ramón de la Rocha | EFE

Los ministros Escrivá y Ábalos viajan a las islas para abordar la crisis de las pateras

20 nov 2020 . Actualizado a las 12:34 h.

El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, trata de paliar la consecuencias políticas y sociales que está provocando la llegada de inmigrantes a las costas canarias y viajará este viernes a Marruecos para entrevistarse con su homólogo, Abdelouafi Laftit. La situación roza el colapso en lugares como el muelle de Arguineguín, en Gran Canaria, donde se agolpan alrededor de 2.000 personas desde hace varias semanas y cuyas precarias condiciones de vida han provocado que la oposición pida su dimisión.

Las autoridades de Canarias venían reclamando al Gobierno y a la Unión Europea actuaciones en los países de origen. Que Senegal, Mauritania, pero sobre todo Marruecos, refuercen el control de sus costas para evitar la salida de embarcaciones, además de impulsar los mecanismos de repatriación Pero la situación ha desbordado todas las previsiones con las que contaban en Interior. No tanto por el número global de inmigrantes que han llegado a las costas españolas como por la saturación de la ruta canaria, todo por los controles que los países del Magreb han impuesto a los desplazamientos en el Mediterráneo a causa de la pandemia del covid-19 y que han desviado los flujos principales hacia el archipiélago.

De este modo, mientras que entre el 1 de enero y el 15 de noviembre llegaron por vía marítima a la Península y Baleares un 22,8 % menos de personas en situación irregular respecto al mismo período del año pasado, según el último informe del Ministerio del Interior, el archipiélago canario recibió en el mismo lapso de tiempo 16.670 inmigrantes, un 1.009,6 % más que en el 2019, cuando la cifra alcanzada fue de 1.497.