Calviño estalla contra Iglesias y dice que estaría «más cómoda» con el apoyo del PP

ESPAÑA

Emilio Naranjo | Efe

Podemos insiste en dar protagonismo a EH Bildu y eleva la tensión en el Gobierno

18 nov 2020 . Actualizado a las 20:25 h.

A medida que se acerca el trámite final y la votación de los Presupuestos, la tensión va en aumento en el seno del Gobierno entre los socios de coalición. La decisión de Unidas Podemos de aliarse con ERC y EH Bildu para presentar una enmienda a las cuentas públicas del Ejecutivo, del que es socio, para impedir los desahucios durante la pandemia, se interpreta en el PSOE como una deslealtad y un nuevo pulso para impedir cualquier acuerdo con Ciudadanos.

En el sector socialista del Gobierno más crítico con Pablo Iglesias molesta la insistencia de Pablo Iglesias en convertir en protagonista y socio del Gobierno a EH Bildu, cuando desde el PSOE se niega que haya habido ningún pacto con la formación de Otegi. La tensión llegó al punto de que la vicepresidenta y ministra de Economía, Nadia Calviño, estalló ayer contra Iglesias y afirmó que se sentiría «más cómoda con el apoyo del PP» a los Presupuestos.

En el PSOE molesta sobre todo que Iglesias haya actuado de espaldas a sus socios para tratar de presionarles ante la opinión pública, en lugar de debatir el asunto en el seno del Gobierno. Pero Iglesias mantuvo el pulso. Aseguró que la oposición a los desahucios tiene «enemigos muy poderosos» y que su partido no ha llegado al Gobierno para «hacer amigos».

Esa posición provocó la reacción sin precedentes de Calviño, admitiendo que preferiría ser respaldada por los populares. Según la ministra, la cuestión de los desahucios «no está relacionada con los Presupuestos» y lo que pretende Iglesias con esta sobreactuación y con otras similares en el pasado es buscar «visibilidad». A su juicio, no es necesario «un conflicto» sobre los desahucios porque los dos socios del Gobierno están «de acuerdo en proteger a las personas vulnerables». Pero añadió que «hay que evitar los desahucios, pero también garantizar la seguridad jurídica».

Un dilema para Pedro Sánchez

La insistencia de Unidas Podemos en convertir en protagonista del debate parlamentario a EH Bildu, en contra del criterio del propio Pedro Sánchez, que ha optado por poner sordina al apoyo de los de Otegi, ha creado incluso disfunciones entre el Gobierno y el Grupo Socialista en el Congreso. La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, afirmó tras el Consejo de Ministros que desconocía que sus socios en el Ejecutivo fueran a presentar esa enmienda sobre los desahucios. Sin embargo, desde el Grupo Socialista, encabezado por la vicesecretaria general del PSOE, Adriana Lastra, se indica que comunicaron al Gobierno las intenciones de Unidas Podemos. El portavoz del partido morado, Pablo Echenique, informó a Lastra antes de que el secretario general del grupo, Jaume Assens, presentara la enmienda en una rueda de prensa junto a dirigentes de EH Bildu y el portavoz de ERC, Gabriel Rufián.

De hecho, en Unidas Podemos aseguran que el propio Pablo Iglesias abordó previamente la cuestión con Pedro Sánchez. Como no llegaron a un acuerdo, se planteó elevar esa propuesta al ministro de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, José Luis Ábalos, que tiene las competencias en vivienda. Pero los morados no esperaron y presentaron públicamente su enmienda junto a ERC y EH Bildu para tratar de forzar al sector socialista del Ejecutivo a aceptar su propuesta. En el fondo de esta crisis figura el intento de Iglesias de plantear un pulso para impedir a toda costa que Sánchez pacte los Presupuestos con Ciudadanos.

El episodio deja ahora al PSOE y al propio Sánchez en la tesitura de tener que rechazar una medida que beneficiaría a los más desfavorecidos, o rectificar y apoyar una enmienda impulsada por EH Bildu junto a sus socios de Gobierno, lo que por una parte ofrecería una imagen de debilidad frente a Unidas Podemos, y por otra reforzaría la idea que más quiere evitar ahora mismo el líder del PSOE: la de que se negocian y se pactan con los Presupuestos con el partido de Otegi.