La ejecutiva del PSOE cierra filas con Sánchez y niega tener pactos con Bildu

Gonzalo Bareño Canosa
Gonzalo Bareño MADRID / LA VOZ

ESPAÑA

El ministro de Transporte y secretario de organización del PSOE, José Luis Ábalos, en la ejecutiva del partido
El ministro de Transporte y secretario de organización del PSOE, José Luis Ábalos, en la ejecutiva del partido INMA MESA

El líder socialista llama desleales a los críticos y Vara matiza sus reproches

16 nov 2020 . Actualizado a las 20:42 h.

Las críticas internas y externas a sus acuerdos con EH Bildu han hecho reaccionar a Pedro Sánchez. El líder del PSOE forzó este lunes a la ejecutiva socialista, incluido el presidente de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, que intervino por videoconferencia, y que había expresado previamente sus reparos, a un cierre de filas total con sus decisiones. Durante la reunión, Sánchez tachó de «desleales» las críticas que tanto Fernández Vara como el castellanomanchego Emiliano García-Page, que no está en la ejecutiva, hicieron al Gobierno en las redes y en público.

Pero, otro lado, el secretario general del PSOE trató de apagar el incendio interno negando la mayor y asegurando que no ha pactado con el partido de Otegi y que no puede evitar que nadie vote a su favor. 

«No hay ningún acuerdo»

«No hay pacto con Bildu. No hay ningún acuerdo». A ese argumento se aferró tras la reunión de la ejecutiva el secretario de organización del PSOE, José Luis Ábalos. Según su tesis, EH Bildu ha tomado la decisión de rechazar las enmiendas a la totalidad de los Presupuestos sin obtener nada a cambio por parte del Gobierno. «No tenemos ningún mecanismo para que no expresen la orientación de su voto», insistió el número tres del PSOE, rebatiendo así sus propias declaraciones previas, en las que defendió los acuerdos con EH Bildu por ser una fuerza legal como cualquier otra con la que se puede pactar. El PSOE asegura ahora que no sabe si EH Bildu apoyará finalmente los Presupuestos ni qué hará en el debate de enmiendas parciales, cuyo plazo de presentación acaba hoy. 

Diferencias «de escenografía»

Ábalos precisó que la ejecutiva «en su totalidad» hizo una «valoración positiva» de la actuación del Gobierno y del grupo parlamentario en el debate de las enmiendas de los Presupuestos. Y solo admitió que, si ha habido algunas «discrepancias», estas han sido «de escenografía», en referencia a las declaraciones de Pablo Iglesias celebrando el acuerdo con EH Bildu y asegurando que los de Otegi van a participar en la «dirección del Estado». Fernández Vara expresó durante la reunión su «apoyo» al Gobierno y rebajó sus críticas previas diciendo que lo que le molestó fue la escenificación» de Iglesias. «Ha aclarado también sus manifestaciones y ha dejado claro que apoya al Gobierno», precisó Ábalos, para argumentar que la dirección del PSOE considera sofocado cualquier conato de rebelión interna o de cuestionamiento de Pedro Sánchez. Según dijo, quienes han hecho críticas «no tienen ninguna intención de ser usados por quienes no quieren a este Gobierno». 

Sin críticas a Iglesias

Aunque desde el sector socialista del Ejecutivo se culpa a Iglesias de haber ensombrecido con sus declaraciones y su sobreactuación el triunfo parlamentario que supuso el rechazo a las enmiendas a los Presupuestos con 198 votos a favor del Gobierno, ni Sánchez ni Ábalos expresaron crítica alguna al vicepresidente del Gobierno y líder de Podemos. Y tampoco hubo reproches a EH Bildu por asegurar que no solo ha habido pactos con el Ejecutivo sino que habrá más, porque tras sus acuerdos con este «recién empieza todo». El secretario de organización socialista señaló que no se siente «amenazado» por las palabras del portavoz de Bildu en el Parlamento vasco Arkaitz Rodríguez tras el debate de los Presupuestos, en las que afirmó que iban a Madrid a «tumbar el régimen». Según Ábalos, el sistema democrático español «es fuerte y este partido no renuncia a la fortaleza de la democracia».

Los diputados de EH bildu, a su llegada al Congres opara participar en el debate de los Presupuestos

El PNV cree que Bildu tiene una «una agenda oculta» para dar su apoyo a los Presupuestos

Gonzalo Bareño

El rechazo de EH Bildu a las enmiendas a la totalidad de los Presupuestos, y el protagonismo que la formación de Arnaldo Otegi se arroga en las cesiones del Ejecutivo a las demandas de autogobierno del País Vasco, han agriado las relaciones del Gobierno con el PNV, que hasta ahora era su socio más fiable. Los nacionalistas vascos están convencidos de que el vicepresidente segundo, Pablo Iglesias, pretende sustituirles como aliados de referencia en el País Vasco por EH Bildu, con el que tiene más afinidad ideológica. Pero creen que ese acercamiento al Gobierno tiene un precio que paga Moncloa.

Seguir leyendo