El inicio del trámite parlamentario de los Presupuestos divide al Gobierno

Gonzalo Bareño Canosa
Gonzalo Bareño MADRID / LA VOZ

ESPAÑA

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y la ministra de Hacienda, María jesús Montero, durante el debate de los Presupuestos
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y la ministra de Hacienda, María jesús Montero, durante el debate de los Presupuestos E. PARRA

El PP exige al Ejecutivo que aclare sus cesiones a los grupos independentistas, Montero aboga por integrar a Ciudadanos en la mayoría y Unidas Podemos solo contempla repetir el bloque de investidura

12 nov 2020 . Actualizado a las 09:31 h.

El Congreso arrancó este miércoles el trámite parlamentario de los Presupuestos para el 2021 con el debate sobre las enmiendas a la totalidad, que con toda probabilidad serán rechazadas por la mayoría de la cámara. El debate evidenció las divergencias en el seno del Gobierno. Aunque el jefe del Ejecutivo, Pedro Sánchez, pretende sumar a Ciudadanos al acuerdo, Unidas Podemos rechaza esa opción y apuesta por aprobar las cuentas públicas exclusivamente con la mayoría de investidura. La sesión del miércoles no cerró ninguna puerta, pero dejó claro que el Ejecutivo tendrá que contar necesariamente con los independentistas catalanes y vascos para ganar la votación.

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, se fajó frente a los grupos enmendantes calificando de «irresponsabilidad manifiesta» la petición de que se devuelvan los Presupuestos. Acusó a los que se oponen al proyecto del Gobierno de «incapacidad para entender el momento que vive el país» y defendió que son las cuentas públicas más sociales de la democracia. Insistió en la necesidad de que sean aprobados con la mayoría más amplia posible y rechazó por ello los vetos cruzados entre formaciones.

Con quien no podrá contar el Gobierno en ningún caso es con el PP, cuyo líder, Pablo Casado, recuperó su tono más duro acusando al Ejecutivo de «incompetencia», «arrogancia» y «despilfarro». Más que una enmienda a la totalidad de las cuentas públicas, su discurso fue una enmienda a la totalidad de la acción del Gobierno, desde la gestión de la pandemia hasta las cesiones ante los grupos independentistas. Casado acusó al Gobierno de haber entrado en «una subasta» con sus socios y preguntó a Sánchez qué es lo que le ha ofrecido a EH Bildu para que sea el primero en anunciar su apoyo a las cuentas públicas. «Decir que son Presupuestos país cuando traen el sello de Bildu, de ERC y del partido más radical que forma parte de un Gobierno en la UE, como es Podemos, creo que no es la mejor definición», señaló.