La Audiencia de Barcelona avala archivar la causa por el corte de las vías del AVE el 8N del 2017

La Voz REDACCIÓN

ESPAÑA

Toni Albir | Efe

Argumenta que «no se desprende la existencia de motivos suficientes para imputar como partícipes a los investigados por falta de indicios racionales de criminalidad»

03 nov 2020 . Actualizado a las 12:50 h.

La Audiencia de Barcelona ha acordado archivar la causa por el corte de las vías del AVE en la estación de Barcelona-Sants durante la huelga general del 8 de noviembre del 2017, en la que había nueve manifestantes investigados por presuntos desórdenes públicos y coacciones.

En un auto consultado por Europa Press, la Sección 7 de la Audiencia de Barcelona rechaza el recurso de la Fiscalía contra la decisión del Juzgado de Instrucción 24 de Barcelona, que en marzo acordó archivar provisionalmente la causa por falta de «motivos suficientes» para mantener las acusaciones, y acuerda el sobreseimiento provisional de la investigación.

Esta decisión ya no admite más recursos ordinarios, y los magistrados de la Audiencia de Barcelona señalan al desestimar el recurso que no se han aportado nuevas pruebas para sustentar las imputaciones, y que de las ya existentes, como grabaciones de la protesta, «no se desprende la existencia de motivos suficientes para imputar como partícipes a los investigados por falta de indicios racionales de criminalidad», y añade que la protesta no impidió completamente la conexión de trenes desde Sants hacia otras estaciones.

Los nueve manifestantes fueron imputados en enero del 2018, y el Juzgado acordó archivar la causa días después, una decisión la Fiscalía recurrió, y finalmente la jueza citó a declarar a las nueve personas sospechosas a raíz de la investigación policial.

Seis de ellos no acudieron al juzgado el día de la citación, y cinco fueron detenidos en mayo tras no haber ido al juzgado: se acogieron a su derecho a no declarar y el Juzgado decidió otra vez archivar la causa, lo que la Fiscalía volvió a recurrir.

Durante la huelga también hubo una concentración en la estación de tren de Girona, donde los manifestantes protestaron por la entrada en prisión de los líderes del 1-O.