El exministro Fernández Díaz dice que se enteró de la operación Kitchen «por la prensa»

Exculpa a Rajoy y tacha de falsos los mensajes de teléfono que lo incriminan

El exministro del Interior Jorge Fernández Díaz acudió hoy a declarar como investigado ante el juez de la Audiencia Nacional Manuel García-Castellón
El exministro del Interior Jorge Fernández Díaz acudió hoy a declarar como investigado ante el juez de la Audiencia Nacional Manuel García-Castellón

Redacción / La Voz

«Usted no se enteraba de nada». Esa es la frase que le espetó el juez de la Audiencia Nacional Manuel García-Castellón al exministro de Interior Jorge Fernández Díaz ante la insistencia de este en negar cualquier conocimiento sobre la operación Kitchen. El ex miembro del Gobierno de Mariano Rajoy declaró en calidad de imputado en la investigación sobre el espionaje al extesorero del PP Luis Bárcenas para robarle información supuestamente comprometedora para el partido en el caso Gürtel. No solo negó haber ordenado o estar al tanto de esa operación, como aseguró el jueves su ex número dos, Francisco Martínez, también investigado, sino que llegó a asegurar que él se enteró de ese caso «por la prensa».

Contradice a su ex número dos

Fernández relató que fue tras leer las noticias relacionadas con Bárcenas cuando se interesó por las operaciones policiales que afectaban al extesorero popular y preguntó por ellas, pero asumiendo siempre que se trataba de actuaciones legales. Aunque usó la misma táctica de defensa que el ex secretario de Estado de Seguridad, la de que las operaciones sobre Bárcenas solo buscaban obtener información sobre las cuentas ocultas del extesorero del PP que investigaba la Justicia, Fernández Díaz acusó a Martínez de haber mentido al juez cuando aseguró que su superior estuvo informado en todo momento de lo que ocurría.

Negó que pidiese nunca a Martínez que comprobase si el chófer de Bárcenas, Sergio Ríos, era un confidente policial, como había asegurado la víspera su ex número dos, y también que este le reportara periódicamente sobre los datos aportados por el conductor del extesorero del PP. «Yo no sabía ni siquiera si Bárcenas tenía chófer o no», indicó.

En su declaración, el exministro exculpó por completo al expresidente del Gobierno Mariano Rajoy, asegurando que jamás recibió indicaciones suyas para espiar a Bárcenas. Y dejó también fuera del caso a la ex secretaria general del PP María Dolores de Cospedal, quien, según dijo, nunca le pidió nada mientras fue ministro, y al marido de esta, Ignacio López del Hierro, del que aseguró que lo conocía solo de actos sociales. La estrategia de Fernández Díaz ante el juez pasó por alegar un completo desconocimiento sobre operaciones policiales que en realidad estaban bajo su mando, dado que era el máximo responsable de Interior. Explicó, por ejemplo, que cuando la policía registró la sede del PP en el año 2013, él se encontraba participando en el Consejo de Europa y fue Rajoy quien le informó de lo sucedido.

Entrega del teléfono

El exministro, que solo respondió a preguntas del juez y de su abogado, rebatió el principal indicio que puede involucrarlo en esta causa, los mensajes SMS que supuestamente envió a su número dos en los que demostraba estar al tanto de la operación de espionaje contra Bárcenas, y que Francisco Martínez había registrado ante un notario. Aseguró que esos mensajes no eran suyos y que, por tanto, eran falsos. Y, después de que el fiscal solicitara que se le requisara el teléfono móvil, a lo que su abogado se negó, acabó entregándolo voluntariamente para que se procediera a un cotejo, aunque admitió haber cambiado de terminal varias veces en los últimos años pese a que conserva el mismo número.

Como prueba de la supuesta falsedad de los mensajes, se refirió a la forma en la que están escritos, sustituyendo en ocasiones la palabra que por una k, como en «kedada», mientras que en su móvil no hay ningún mensaje con ese estilo. «Así no escribe un ministro», dijo, según su abogado. Tras comprobar que no contenía ninguno de los mensajes que constan en la causa, el juez le devolvió el teléfono.

El ex número dos de Interior implica a Fernández Díaz en la operación Kitchen

Gonzalo Bareño
El exsecretario de Estado de Seguridad, Francisco Martínez (i) junto a su abogado, a su llegada a la Audiencia Nacional
El exsecretario de Estado de Seguridad, Francisco Martínez (i) junto a su abogado, a su llegada a la Audiencia Nacional

Declara que el exministro conocía la operación, pero afirma que fue legal

Francisco Martínez tiró de la manta, pero fue para arroparse con ella. El exsecretario de Estado de Interior declaró ayer como imputado en la investigación sobre el caso Kitchen y aseguró ante el juez que el exministro de Interior en el primer Gobierno de Mariano Rajoy, Jorge Fernández Díaz, no solo conoció que la Policía había captado como informador al chófer del extesorero del PP, Luis Bárcenas, sino que fue él quien primero le informó de ese hecho y le dio el nombre del topo: Sergio Ríos. Pero indicó que esa petición se produjo porque Fernández «había oído» ese nombre. Según su relato, el exministro le solicitó que averiguara si existía ese topo. Él se lo consultó al ex director adjunto operativo (DAO), Eugenio Pino, quien se lo confirmó, y, posteriormente, se lo comunicó al ministro, quien le reclamó que le mantuviera al tanto de los avances de la investigación.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

El exministro Fernández Díaz dice que se enteró de la operación Kitchen «por la prensa»