El Gobierno rechaza limitar el estado de alarma a dos meses, como exige el PP

Gonzalo Bareño Canosa
Gonzalo Bareño MADRID / LA VOZ

ESPAÑA

BIEL ALIÑO

Insiste en extenderlo hasta mayo y no se plantea reformar la ley de salud

27 oct 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

Poco ha durado la impresión de acercamiento tras la moción de censura presentada por Vox. El Gobierno y el PP chocaron ayer a costa de la duración de la declaración del estado de alarma. Mientras el Ejecutivo pretende solicitar el permiso del Congreso para mantener las medidas excepcionales durante seis meses, los populares solo están dispuestos a dar su apoyo si se acotan a una duración máxima de ocho semanas y se acompañan del impulso a la reforma de la ley de salud que permita a las autonomías aplicar restricciones a la movilidad sin necesidad de implantar de nuevo el estado de alarma. Unas exigencias que el Ejecutivo rechazó de plano.

«El plazo de seis meses es el que dicta la ciencia y este Gobierno hace caso a los expertos», aseguró la ministra de Política Territorial y Función Pública, Carolina Darias, tras la celebración de una conferencia de presidentes telemática a la que asistió la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen. Aunque el Ejecutivo insiste en que el estado de alarma «no durará ni un día más de lo que sea necesario», el presidente del PP, Pablo Casado, solo comprometió su respaldo a una medida que no supere «en ningún caso las ocho semanas» y se levante antes de Navidad. Pese a que esa posición no es compartida por todos los dirigentes autonómicos del partido, Casado considera oportuno «limitar la movilidad durante los tres puentes que vienen» (1 de noviembre, 9 de noviembre, fiesta solo en la Comunidad de Madrid, y los días festivos que correspondan al puente de la Constitución). Pero el líder del PP estima que «en ocho semanas la curva de contagios se puede estabilizar». «Debería ser un mes, pero vamos a dar un margen que permita un acuerdo, duplicando el límite que queremos», concluyó Casado