Casado quema las naves con Vox, deja descolocado a Sánchez y cambia el escenario

El giro político aboca al PP a recuperar el voto fugado por la derecha y reducir al mínimo al partido de Abascal apelando al voto útil para poder gobernar

Casado, durante la moción de censura
Casado, durante la moción de censura

Madrid / La Voz

La moción de censura se presentaba como un tormento para Pablo Casado, emparedado entre la presión de Santiago Abascal al forzarle a escoger entre apoyarle o no respaldar la destitución de Pedro Sánchez, y la del Gobierno y sus socios tratando de ubicarle junto a la derecha radical. Pese a que dijo que esta moción era inútil, Casado dio un paso de gran calado y sorprendió con un durísimo ataque a Vox que marca un punto de inflexión entre ambos partidos, descoloca al Gobierno y abre un nuevo escenario.

Casado quema las naves

Moderación frente a radicalidad. Ante el dilema de tener que retratarse apoyando a Vox, quedarse en una equidistante abstención o votar no junto al PSOE, Unidas Podemos y los independentistas, Casado aceptó el órdago y quemó todas las naves con Vox, presentándose como la única alternativa sensata y centrista al Gobierno de Sánchez e Iglesias y retratando al candidato de la moción de censura como un radical extremista cuya estrategia solo sirve para reforzar al Ejecutivo e impedir la alternancia, al fracturar el voto conservador.

 Vox calculó mal

Obligado a apoyar al PP. La apuesta es arriesgada porque el PP gobierna en tres comunidades, además de en la capital y en numerosos municipios, gracias a los votos de Vox. Pero Abascal calculó mal y se lo puso fácil a Casado con un discurso antisistema. El PP ha concluido que no necesita cortejar a Abascal porque es este quien no tiene otra opción que sostener sus gobiernos. Y también que solo gobernará si reduce a Vox a la mínima expresión apelando al voto útil.

No caerán gobiernos

Vox encarecerá su apoyo. A pesar de los gestos de Vox para expresar su enfado, como congelar la negociación de los presupuestos en Andalucía, ninguno de los gobiernos del PP y Cs que depende de sus votos corre peligro. La ruptura implicará, eso sí, mayor inestabilidad, porque los de Abascal van a encarecer sus apoyos exigiendo que se ejecuten sus propuestas. Lo que está por ver es si el andaluz Juan Manuel Moreno, la madrileña Díaz Ayuso o el murciano López Miras aguantan el pulso a Vox con la misma firmeza que Casado.

Sánchez, descolocado

Resultado a favor, pero menos argumentos. Aunque el marcador permite al Gobierno presumir de estabilidad, Pedro Sánchez quedó descolocado ante la firmeza con la que Casado repudió a Vox. Algo que rompe el discurso sobre el bloque de las tres derechas. Su reacción fue camuflar la retirada de la reforma del sistema de elección del CGPJ como una concesión al PP por su ruptura con Vox, cuando era obligada tras las advertencias de la UE. Será difícil sin embargo un acuerdo si Sánchez no margina a Podemos de la negociación. Lo contrario se percibiría como una rendición del PP ante el Gobierno tras su divorcio de Vox.

Posibles pactos de Estado

Tensiones en el bloque de investidura. El giro de Casado sí facilita, sin embargo, futuros acuerdos de Estado con el Gobierno, o más bien con el PSOE. Algo que, como consecuencia, debilita el bloque de investidura, ya que los independentistas rechazan cualquier pacto con el PP.

Iglesias aborta su plan

No pudo brillar en el debate. Iglesias eligió intencionadamente intervenir tras el líder del PP, sabiendo que era el momento clave de la moción, para acosar al líder popular y convertirse en el protagonista de la sesión. Pero el giro de Casado desbarató su plan y su intervención quedó deslucida y reducida al mínimo. Su objetivo ahora es impedir un acercamiento de Sánchez al PP.

 Consecuencias en el PP

Sin riesgos para Casado. Pese a que un sector del PP propugnaba la abstención, y muchos votantes incluso el voto a favor, el paso de Casado no pone en peligro su liderazgo en el partido. Al contrario, lo refuerza, porque la gran mayoría de los barones, y muy especialmente el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijoo, el más influyente de ellos, no solo apoyan esa decisión, sino que la reclamaban hace tiempo.

Abascal sale tocado

No funciona como fuerza antisistema. Abascal sale muy debilitado de la moción. Ha sido incapaz de sumar un solo apoyo y tampoco ha funcionado como una fuerza ultranacionalista al estilo de las del resto de Europa, orgullosas de enfrentarse en solitario a todos los demás partidos. La dureza de Casado dejó noqueado a un Abascal que no buscaba la ruptura y que muestra así su dependencia del PP.

Vox paraliza la negociación presupuestaria en Andalucía tras el giro del PP

 G.B.

Vox empezó a reaccionar ayer a los duros ataques del líder del PP en la moción de censura. Su grupo en el Parlamento andaluz decidió suspender una reunión que tenía fijada ayer con el consejero de Hacienda, Juan Bravo, para avanzar en la negociación de los presupuestos de la comunidad para el 2021. Por el momento, no se han producido movimientos similares en Madrid o Murcia, donde el PP y Cs también gobiernan gracias a los votos de Vox. El portavoz parlamentario del partido de Santiago Abascal en Andalucía, Alejandro Hernández, señaló que Casado ha demostrado claramente «que prefiere a los que pactan con ETA antes de apoyar la moción». Incidió en que el líder popular consiguió «lo nunca visto, el aplauso unánime de Podemos, de PSOE y de los grupos que quieren destruir España».

El consejero de la Presidencia del Gobierno andaluz, Elías Bendodo, pidió sin embargo que se «encapsule» al Ejecutivo autonómico del «fragor del debate» de la moción de censura en el que hay «palabras elevadas de tono y se producen reacciones». «Algunos tienen especial interés en que los apoyos del Gobierno del cambio se tambaleen», señaló el consejero, añadiendo que Vox «es una parte importante del cambio en Andalucía, fundamental, porque ha colaborado en apoyar presupuestos y estamos convencidos de que seguirá siendo así».

Casado rompe con Vox y Abascal se queda solo con los 52 síes de su grupo

Fran Balado
Santiago Abascal es aplaudido por los diputados de Vox en el patio del Congreso a su salida del hemiciclo
Santiago Abascal es aplaudido por los diputados de Vox en el patio del Congreso a su salida del hemiciclo

«Dispara la moción contra el partido que le ha dado trabajo 15 años. Hasta aquí hemos llegado», le espetó

No había margen para las sorpresas y la moción de censura de Vox no prosperó. También se cumplió el pronóstico que apuntaba a que la candidatura de Santiago Abascal tendría que conformarse solo con los 52 apoyos de su grupo parlamentario frente a 298 noes, convirtiéndose en la moción con menos seguidores de las cinco registradas hasta el momento, con 15 votos menos de los obtenidos en 1987 por Hernández Mancha. No obtuvo ni el de la exportavoz del PP en la Cámara Baja Cayetana Álvarez de Toledo, que acabó aceptando a regañadientes la disciplina del Grupo Popular.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
18 votos
Comentarios

Casado quema las naves con Vox, deja descolocado a Sánchez y cambia el escenario