El 83 % de los jueces creen que los Gobiernos muestran más interés en controlar la Justicia que en mejorarla

La mayoría afirma que el juicio del «procés» ha reforzado la imagen de la Justicia, según una encuesta del CGPJ

El presidente del Tribunal Supremo (TS) y del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), Carlos Lesmes (c) preside este viernes en Oviedo la toma de posesión del nuevo presidente del Tribunal Superior de Justicia de Asturias (TSJA), Jesús María Chamorro González (i).
El presidente del Tribunal Supremo (TS) y del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), Carlos Lesmes (c) preside este viernes en Oviedo la toma de posesión del nuevo presidente del Tribunal Superior de Justicia de Asturias (TSJA), Jesús María Chamorro González (i).

Redacción

Los jueces y magistrados españoles consideran que la Justicia es independiente del poder político pese a que la mayoría (el 83 %) cree que todos los Gobiernos, sea cual sea su ideología, muestran más interés en controlarla que en proporcionarle los medios que la hagan más ágil y eficaz. Así, el 99 % de los miembros de la Carrera Judicial afirman sentirse totalmente independientes para tomar decisiones en el ejercicio de su función jurisdiccional.

Así se desprende de los resultados de la encuesta que Metroscopia ha realizado por encargo del Consejo General del Poder Judicial entre los pasados 8 y 22 de septiembre mediante entrevistas telefónicas a mil jueces y juezas en activo -la muestra supone casi el 20 por ciento de la Carrera Judicial- seleccionados aleatoriamente de acuerdo con la distribución real por sexo, edad y órganos jurisdiccionales.

La encuesta revela que los jueces españoles, con independencia de su sexo, edad u orientación ideológica, comparten un mismo sentido de la profesión: el 92 %  cree que su función es velar por el cumplimiento de las leyes y el 98 % siente que la Justicia es la última salvaguarda de los derechos y libertades de los ciudadanos.

Ajenos a presiones

Los miembros de la Carrera Judicial también coinciden (86 %) en rechazar la idea de estar interviniendo con sus decisiones en materias de naturaleza exclusivamente política, pero sí creen (88 %) que con frecuencia los políticos eluden su responsabilidad y optan por judicializar los asuntos más complejos en lugar de esforzarse por alcanzar pactos y acuerdos.

En cualquier caso, el 90 % de los encuestados afirma no haber recibido nunca indicación o sugerencia alguna sobre cómo resolver un caso concreto por parte del Gobierno, las Comunidades Autónomas o el CGPJ; el 88 %, tampoco de partidos políticos, otros jueces o grupos de presión económicos o sociales.

El porcentaje desciende hasta el 72 % cuando la pregunta se refiere a la presión mediática. Hasta un 9 % responde que «con frecuencia» se siente presionado por los medios de comunicación, de los que una gran mayoría (84 %) piensa que no reflejan adecuadamente el quehacer judicial.

Aun así, el 84 % de los integrantes de la Carrera Judicial dicen que, a la hora de dictar sentencia, nunca (32 %) o raramente (52 %) tienen en cuenta las presiones que pudieran llegarles.

A favor de que los jueces elijan al CGPJ

La encuesta revela un claro interés por erradicar cualquier apariencia de contaminación política en la acción judicial, que se manifiesta en un apoyo mayoritario (90 %) a que los doce vocales del turno judicial que forman parte del CGPJ sean designados mediante elección directa por los miembros de la Carrera Judicial. El mismo porcentaje cree necesario un nuevo pacto de Estado por la Justicia para remodelar a fondo su organización y funcionamiento.

Los jueces también respaldan reformas para restringir el ejercicio de la acción popular (68 %) o prohibir que los partidos políticos la ejerzan en los procedimientos con significación política o en los que se investiguen delitos de corrupción.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El 83 % de los jueces creen que los Gobiernos muestran más interés en controlar la Justicia que en mejorarla