Los secesionistas ponen la economía al borde del precipicio: el turismo cae, las empresas huyen y se congela la inversión

En 15 días, Cataluña perdió 540 compañías por la inseguridad jurídica

El directivo del Grupo Planeta, Josep Crehueras
El directivo del Grupo Planeta, Josep Crehueras

La Voz

En contra de la propaganda independentista que vendía una Cataluña más próspera si fuese un Estado, la realidad es que los secesionistas llevaron a la comunidad autónoma a una falta de seguridad jurídica que condujo a la economía de la región hacia un precipicio. Fuga de depósitos, huida de empresas, congelación de inversiones, desplome bursátil, subida de la prima de riesgo, impacto en la calificación crediticia, entre otros, son indicadores de que la economía no respiraba aire limpio. A estos efectos indeseados les acompañaron otros también resaltables como la caída del turismo, el daño a la imagen exterior de España como país serio, estable y con seguridad jurídica, y el terror al boicot comercial de los productos catalanes en el resto de España.

Aunque no se facilitaron cifras de la fuga de depósitos hacia sucursales ubicadas en el resto de España, sí fue un asunto que preocupó a las entidades ya que muchos clientes quisieron poner a salvo su dinero por si una independencia precipitaba un corralito. El primer banco en reaccionar fue el Sabadell, que trasladó su domicilio fiscal a Alicante. En su salida de Cataluña le siguieron CaixaBank y centenares de empresas como Gas Natural, Abertis, Colonial y Catalana de Occidente. Hasta el punto de que la comunidad se quedó sin representación en el Ibex. Según el Colegio de Registradores de España, en 15 días, Cataluña perdió 540 firmas. Una de las más relevantes, por su impacto económico, pero también mediático, fue la editorial Planeta, que cambió su sede de Barcelona a Madrid con carácter «definitivo», afirmó su presidente José Crehueras. Fue una decisión dolorosa, pero «los proyectos empresariales requieren marcos estables y reglas de juego claras», justificó en el acto de entrega del Premio Planeta, el galardón literario en castellano con mayor dotación económica, 601.000 euros, al que no asistió Carles Puigdemont, según recoge La Voz del 15 de octubre del 2017. El año anterior sí había acudido acompañando a los reyes, como en otras ocasiones habían hecho Artur Mas y Jordi Pujol.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Los secesionistas ponen la economía al borde del precipicio: el turismo cae, las empresas huyen y se congela la inversión