Los jueces responden al bloqueo en el CGPJ pactando seis puestos clave para el Supremo

La Unión Europea urge a la renovación y pide independencia en la Fiscalía

El presidente del Consejo General del Poder Judicial y del Tribunal Supremo (CGPJ), Carlos Lesmes
El presidente del Consejo General del Poder Judicial y del Tribunal Supremo (CGPJ), Carlos Lesmes

Madrid / La Voz

En plena tensión con el Gobierno a costa de la decisión del Ejecutivo de vetar la presencia del rey en Cataluña, y como respuesta al bloqueo político de su renovación, el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) dio este miércoles un paso al frente unilateral. Consejeros conservadores y progresistas llegaron a un acuerdo para aprobar el nombramiento de seis magistrados del Tribunal Supremo, entre ellos tres presidentes de sala. Para alcanzar ese pacto, el presidente del CGPJ, Carlos Lesmes, designado en la etapa del Gobierno de Mariano Rajoy y adscrito a la mayoría conservadora, cedió al ala progresista durante la negociación cuatro de esas seis plazas. Las designaciones requerían de una mayoría cualificada de 13 votos, pero se aprobaron con un holgado número de apoyos, que en casi todos los casos alcanzó los 19 votos y dos abstenciones.

Juez del caso Gürtel

El paso del CGPJ llega después de que la Unión Europea, en su primer informe sobre el Estado de derecho de sus miembros, advirtiera de que la renovación de este órgano es uno de los «desafíos» más importantes que afronta España y calificase de «anomalía institucional» su retraso. Ese informe se refiere también a la «relación entre la Fiscalía General del Estado y el Ejecutivo» en España y señala que el hecho de que coincidan en el tiempo los mandatos del Gobierno y de la Fiscalía puede «afectar a la sensación de independencia».

En el paquete de nombramientos de este miércoles, el conservador César Tolosa fue designado presidente de la Sala Tercera del Tribunal Supremo o de lo Contencioso Administrativo. Se trata de un puesto clave, porque la tercera es la sala que supervisa los acuerdos tomados en el Consejo de Ministros. Además, el también conservador Ángel Hurtado, hasta ahora juez de la Audiencia Nacional, fue designado como magistrado de la Sala Segunda o de lo Penal. Hurtado fue el único uno de los tres jueces del caso Gürtel contrario a condenar al PP como partícipe a título lucrativo. Para esa misma Sala Segunda, que tenía pendientes tres nombramientos desde hace casi un año por la jubilación de tres de sus miembros, se designa a los progresistas Leopoldo Puente, hasta ahora magistrado de la Audiencia Provincial de Madrid, y Javier Hernández, magistrado de la Audiencia Provincial de Tarragona.

Primera mujer presidenta de una sala

En ese mismo sector progresista se encuadra María Luisa Segoviano, primera mujer que presidirá una sala del alto tribunal en sus más de 200 años de historia, que será la nueva presidenta de la Sala Cuarta del Tribunal Supremo. Además, Jacobo Barja de Quiroga presidirá la Sala Quinta, responsable de lo Militar. Solo dos de los miembros del consejo se desmarcaron del acuerdo. Se trata de los progresistas, Álvaro Cuesta, exdiputado del PSOE, y Concepción Sáez, propuesta por IU. Ambos se abstuvieron al estar en contra de que el CGPJ procediera a los nombramientos estando en funciones, postura defendida por el Gobierno.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Los jueces responden al bloqueo en el CGPJ pactando seis puestos clave para el Supremo