Los gastos desmesurados de Álvarez-Cascos lo llevan a los tribunales

Foro, el partido que fundó en una escisión del PP asturiano, lo acusa de apropiación indebida y administración desleal

Francisco Álvarez-Cascos, en Oviedo en una imagen de archivo
Francisco Álvarez-Cascos, en Oviedo en una imagen de archivo

Oviedo / La Voz de Asturias

Expulsado del partido que fundó para llegar a una breve presidencia del Principado de Asturias en el año 2012, la ruptura política y personal de Francisco Álvarez-Cascos con Foro llega este miércoles a los tribunales, cuando comparezca en un juzgado de Oviedo para responder a la acusación de un presunto delito de apropiación indebida y administración desleal.

La dirección de Foro, ahora bajo la tutela de la anterior alcaldesa de Gijón, Carmen Moriyón, lo acusa de haber llevado las cuentas del partido al borde de la quiebra por una serie de gastos desmesurados entre los que se cuentan numerosos cargos personales que van desde el pago de la tarifa del móvil de sus hijos a tasas de licencia de pesca, o estancias en hoteles en viajes particulares, incluso zapatos para niños o encargos de sushi a domicilio. Pero también el cobro de un millón de euros en sueldos y otros 230.000 euros en gastos durante ocho años. 

Salario abultado y chófer

Fuentes de la formación señalaron ya el año pasado que Cascos llegó a superar los 5.000 euros mensuales de sueldo a cuenta del partido prácticamente desde su fundación, en el año 2011, hasta el pasado verano. A ello se suman además gastos como el pago de hoteles, peajes, y otros, junto al salario de un chófer que incrementaba notablemente los cargos de la organización.

El partido encargó una auditoría de las cuentas, que apreció «graves irregularidades»; entre ellas, haber alquilado a Foro una oficina de su propiedad en Madrid para ser usada como sede del partido en la capital, aunque en realidad nunca llegó a tener una utilización efectiva. Según sus cálculos, esto supuso para la formación un gasto de 173.855 euros entre los años 2012 y 2014. El local pertenecía a una empresa propiedad de Cascos, Cinqualium S.L, de la que también participaba su anterior esposa María Porto. Según se denunció en ese informe, la sociedad del matrimonio cobró al partido no solo el alquiler sino «servicios adicionales» como fotocopias a 10 céntimos la unidad, café a 0,5 euros en el autoservicio y a dos euros en recepción o «cajas de pastas» a un euro. Cascos fue administrador único de Cinqualium desde febrero del 2007 hasta el 8 de julio del 2011, poco antes de que lanzar su nueva candidatura política, y entonces la sociedad quedó en manos de María Porto como administradora única.

La ruptura de Foro con el fundador estalló después de los malos resultados cosechados por el grupo en los últimos comicios autonómicos y generales, que les dejaron sin representación en el Congreso ni grupo propio en el Parlamento asturiano. Pero la repetición electoral les dio un escaño en coalición con el PP y una reforma en la Junta General les permitió ampliar recursos. La dirección de Moriyón apostó por pagar las numerosas deudas del grupo y recortar los gastos de Álvarez-Cascos hasta que el conflicto saltó a la esfera pública.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

Los gastos desmesurados de Álvarez-Cascos lo llevan a los tribunales