Sánchez evita confirmar a Iglesias en la vicepresidencia si acaba imputado

El presidente exige a Casado que se distinga de sus predecesores en el PP


Madrid / La voz

A pesar de que el Congreso permanece abierto a medio gas y sus señorías deben asistir a los plenos con mascarilla, dos señales inequívocas del avance de la segunda oleada de la pandemia, la sesión de control al Gobierno de ayer estuvo monopolizada por la corrupción política en todas sus vertientes: la vieja, la nueva y la mediana, y, como diría Rajoy, la real y la supuesta. Las recientes revelaciones sobre la operación Kitchen, en la que se investiga la utilización partidista de la Policía por parte del último gobierno del PP, fueron empleadas por Pedro Sánchez para responder a la denuncia de Pablo Casado sobre «los recortes» que, auguró, prepara el Gobierno a funcionarios y pensionistas. «Los únicos recortes que necesita la política en España es recortar la corrupción del PP». Con estas palabras del jefe del Ejecutivo se abrió la veda.

El líder de la oposición se revolvió en su escaño y recordó que es Sánchez quien mantiene como vicepresidente del Gobierno al secretario general de un partido que está imputado por supuesta financiación irregular. «¿Le cesará si es imputado el señor Iglesias o unirá su destino a él? ¡Conteste!». No tuvo suerte.

Tampoco la tuvo la presidenta de Ciudadanos, Inés Arrimadas, que apenas unos minutos después le volvió a formular la misma pregunta con distinto enunciado: «¿Qué va hacer si imputan al señor Iglesias? ¿Le va a mantener?». Ni a uno, ni a otra. Sánchez eludió respaldar a su vicepresidente segundo de forma clara, y en ambas ocasiones se limitó a mostrar «el compromiso del Gobierno y el de las dos formaciones que lo sustentan» en la lucha contra la corrupción, recordando que su llegada al poder se efectuó mediante una moción de censura que derrotó a un Ejecutivo «que cometía un delito para tapar otro».

La «comisaria política» Delgado

Tras acusar a Sánchez de servirse de la fiscala General del Estado, la exministra socialista Dolores Delgado, como una «comisaria política» que tapa las denuncias hacia su Gobierno por negligencias con la pandemia, el líder del PP insistió en que la dirección de su partido cambió por completo hace un par de años, y que será tajante a la hora de aplacar cualquier irregularidad que se demuestre dentro del partido, algo que Sánchez le emplazó a «demostrar».

Casado volvió a incidir ayer desde el Congreso en «la doble vara de medir» que, a su modo de ver, emplea Moncloa para tratar las corruptelas: «¿Cómo pretende juzgar lo que pasó hace 80 años y pretende tapar lo que pasó hace 80 días?», dijo, en clara referencia a la formalización de una comisión de investigación sobre la Kitchen cuando no ha transcurrido ni una semana desde que el PSOE y Podemos vetaron la puesta en marcha de otra comisión similar para indagar en las cuentas de Podemos.

Y ahí apareció Inés Arrimadas para alegar que en el partido que dirige siempre han apoyado la lucha contra la corrupción, «independientemente del partido» afectado, dijo, enumerando la Gürtel, la Kitchen y el 3 % en Cataluña, pero también los ERE del PSOE andaluz o la financiación de Podemos «que ustedes bloquean», espetó a Sánchez, en un debate que sirvió para evidenciar el enfriamiento de sus relaciones. El presidente del Gobierno pidió su ayuda para que convenciera a Casado y se abriese a renovar el CGPJ. «Si piensa que voy a mover un dedo para que vuelvan a repartirse los jueces que luego les investigan por corrupción, es que no sabe nada de nuestro partido», respondió.

El PSOE vota contra una propuesta de UP para que el CIS pregunte por la Casa Real

El PSOE unió sus votos ayer en el Congreso a los de PP, Vox y Ciudadanos para hacer decaer una iniciativa llevada a la Cámara Baja por sus socios de Gobierno, Unidas Podemos, en la que solicitaba que el Ejecutivo de coalición conformado por socialistas y morados obligara al Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) a introducir en sus encuestas preguntas sobre la Corona, Felipe VI y otros integrantes de la Casa Real. Hasta el momento, PSOE y Podemos evidenciaron varias e importantes discrepancias tanto en público como en privado, pero nunca hasta la fecha habían votado de forma contraria una proposición no de ley.

No obstante, la Casa Real es uno de los aspectos en los que Sánchez e Iglesias acordaron que sus formaciones podían presentar voces distintas, algo que ya viene constatándose en las reiteradas veces que los socialistas se han mostrado reacios en la Mesa del Congreso a impulsar la creación de una comisión de investigación sobre el rey Juan Carlos I.

La «autonomía» del CIS

Rafael Simancas, secretario general del Grupo Socialista en la Cámara Baja, argumentó la posición de su partido en que la pregunta que trataba de introducir Podemos en el CIS respondía a un «interés particular» de la formación morada, defendiendo el «carácter científico y autónomo» de una institución que en los últimos tiempos está siendo muy cuestionada, ya que desde la oposición consideran que Sánchez puso a su frente a un dirigente socialista para emplearla a su favor.

El juez Escalonilla que investiga las cuentas de Podemos vuelve a citar a la exabogada del partido

El juez de Instrucción número 42 de Madrid, Juan José Escalonilla, ha fijado el próximo 28 de octubre a las 10.00 horas la comparecencia en calidad de testigo de la que fuera abogada de Podemos, Mónica Carmona, en el marco de la causa en la que investigan presuntas irregularidades en la financiación del partido morado. La letrada había sido inicialmente citada este martes, pero problemas con los tiempos previstos para la videoconferencia desde Barcelona impidieron el interrogatorio, recoge Europa Press.

La causa en la que testificará esta abogada, que fue despedida por la formación que lidera Pablo Iglesias, se inició a mediados de agosto a raíz de la denuncia por malversación y administración desleal presentada por José Manuel Calvente, anterior responsable del departamento jurídico del partido.

Por su parte, la Fiscalía de Madrid informó la semana pasada en favor de investigar el asunto y señaló que ve indicios en la denuncia de Calvente, pero únicamente en lo referido al contrato suscrito para las elecciones generales de abril del 2019 entre el partido y la sociedad mercantil Neurona Consulting, en la que colabora Juan Carlos Monedero.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Sánchez evita confirmar a Iglesias en la vicepresidencia si acaba imputado