El presunto asesino de la niña Naiara en Sabiñánigo admite que la apaleó por no hacer deberes

Iván Pardo se enfrenta a una pena de prisión permanente revisable


Redacción

Iván Pardo, acusado del asesinato de la niña Naiara (8 años) en Sabiñánigo (Huesca) en julio del 2017, reconoció ayer en el juicio que le infligió castigos por no hacer los deberes y, textualmente, dijo: «Cuando noté que no se movía, fue cuando reaccioné». Así respondió a las preguntas que le formuló en la segunda sesión del juicio su abogada sobre los hechos ocurridos el 6 de julio del 2017 en la casa de su madre, Nieves Pardo, abuelastra de la niña.

Iván Pardo, que se enfrenta a una pena de prisión permanente revisable, solo contestó a las preguntas que le hicieron su abogada defensora y el letrado de su hermano y su madre, acusados por el padre de la víctima, Manuel Briones, de un delito de asesinato por omisión. Naiara pasaba en la casa de su abuelastra unos días de vacaciones junto con sus primas mientras hacían unas obras en la casa del padrastro y con el objetivo de que una de sus primas le ayudara con los deberes, a petición, según Nieves Pardo, de su propia madre, Mariela Benítez, que estaba trabajando fuera de Sabiñánigo, informa Efe.

«Llegué a casa enfadado y cuando me dijo que no tenía los deberes hechos, salté», explicó. La fiscalía y las acusaciones mantienen que le propinó a Naiara puñetazos y patadas, la ató con esposas, la puso de rodillas sobre piedras, le dio descargas eléctricas, le metió un calcetín en la boca, le golpeó con la hebilla de un cinturón y le obligó a beber amoníaco.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El presunto asesino de la niña Naiara en Sabiñánigo admite que la apaleó por no hacer deberes