Urkullu jura como lehendakari «humilde ante Dios» y expresa su lealtad a la Corona

REDACCIÓN LA VOZ

ESPAÑA

Iñigo Urkullu, durante su discurso de investidura
Iñigo Urkullu, durante su discurso de investidura Iñaki Berasaluce | EUROPA PRESS

A la ceremonia, marcada por las restricciones debidas al covid-19, han asistido el expresidente vasco Patxi López;  el  ministro de Interior, Fernando Grande-Marlaska, y la presidenta de Navarra, María Chivite

05 sep 2020 . Actualizado a las 13:58 h.

El lehendakari, Íñigo Urkullu, ha jurado su cargo esta mañana ante el árbol de Guernica en una ceremonia marcada por las restricciones impuestas por las medidas de protección ante el covid-19, que limitaron a 30 el número de invitados a la Casa de Juntas, cuando tradicionalmente son más de 300.

Entre esos invitados estaban el ex lehendakari socialista Patxi López; el ministro de Interior, el bilbaíno Fernando Grande-Marlaska, y el delegado del Gobierno en el País Vasco, Denis Itxaso. También han asistido al acto la presidenta del Gobierno de Navarra, María Chivite; los tres diputados generales y los alcaldes de las capitales vascas y el de Guernica, así como una amplia representación de anteriores presidentes del Parlamento Vasco, como Jesús Eguiguren, Juan María Atutxa e Izaskun Bilbao, y el presidente de la Cámara navarra, Unai Hualde.

Urkullu fue investido el pasado jueves por tercer mandato consecutivo tras recibir el apoyo de su partido, el PNV, y del PSOE, lo que le permitirá gobernar con mayoría absoluta, al contrario que en su último mandato, también en coalición con los socialistas. El nuevo presidente vasco ha jurado el cargo en euskera y sobre un ejemplar del Estatuto de Autonomía y una copia del Fuero Viejo del Señorío de Bizkaia del año 1600, sin Biblia, ni crucifijo en la mesa del juramento, y acogiéndose a la fórmula tradicional del juramento usada en 1936 por el primer lehendakari, José Antonio Agirre, pero cambiando la expresión «humillado ante Dios» por la de «humilde ante Dios», e incluyendo la referencia a «la sociedad», que antes no figuraba.