Sánchez busca una mayoría para los Presupuestos que afiance su mandato

ERC se aleja y Ciudadanos gana enteros pese al veto de Iglesias y Podemos


Colpisa

El coronavirus puso en jaque la legislatura. Con la complicidad de ERC, el Ejecutivo ya había aprobado los objetivos de estabilidad para diseñar unos Presupuestos aparentemente encauzados, pero el azote de la pandemia obligó a empezar casi de cero.

Hacienda reinició la maquinaria y comenzó a buscar todos los mimbres con los que poder elaborar el cesto presupuestario. El calendario contempla que a finales de septiembre o principios de octubre haya un proyecto de ley registrado en el Congreso. Y que, para entonces, el Gobierno tenga amarrados los respaldos que permitan superar el trámite de las enmiendas a la totalidad. En ese debate, el Ejecutivo necesita que no haya más votos a favor de la devolución de la propuesta que en contra, o, a lo sumo, un empate; es decir, el apoyo de al menos 175 diputados para jubilar unas cuentas de Montoro a las que Sánchez se refirió el martes como «nocivas y contraproducentes».

Con esta premisa, el Gobierno emprende los primeros pasos de la compleja negociación para salvar unos Presupuestos clave para el reparto de las ayudas europeas. A España le corresponden 140.000 millones del fondo de reconstrucción, de los que 72.000 millones serán ayudas a fondo perdido y el resto, préstamos. Pero en el Ejecutivo de coalición existe un debate entre socios, que se evidencia en público con un choque de estrategias, sobre las alianzas a construir.

El bloque de la investidura

Mientras Podemos apuesta por reproducir la mayoría de la investidura, con la complicidad de ERC, el PSOE no cierra ninguna puerta y cultiva los cauces de diálogo con Cs. Sánchez no oculta su interés por intentar sumar a los liberales a ese pacto presupuestario. Prueba de ello es que el jefe del Ejecutivo ha priorizado su encuentro con Arrimadas dentro de la ronda de contactos que iniciará esta semana entrante para abordar la situación política. La líder naranja está citada el miércoles, después de Casado.

La dirección de Cs ya ha mostrado su disposición a sentarse a hablar y tratar de pactar unos Presupuestos «moderados y pragmáticos», un proyecto que, en todo caso, deberá estar alejado del «influjo» de Podemos. «Sus prioridades económicas son absolutamente antagónicas a las nuestras», reconocía el viernes su candidato a la Generalitat, Carlos Carrizosa. Sánchez es consciente de las dificultades que implica poner de acuerdo a Cs y a su socio en el Gobierno, pero no renunciará a su voluntad de negociar con todos los partidos que se presten a ello. Si consigue aprobar los Presupuestos dejaría encarrilada la legislatura y se aseguraría, salvo imprevistos, su permanencia en la Moncloa hasta el 2023.

Los socialistas asumen que las cuentas no serán «cien por cien» las que querría el Gobierno y que las cesiones son inevitables. De un lado y de otro. Pero Podemos veta a Cs e insiste en reconstruir la mayoría de la investidura con ERC, tal y como le transmitió esta misma semana en persona Pablo Iglesias a Pedro Sánchez. Sin embargo, la cercanía electoral en Cataluña aleja esa posibilidad. Los secesionistas ya fueron tomando distancia durante el estado de alarma y ahora piden al Gobierno un «cambio de actitud» ante el «conflicto» catalán.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Sánchez busca una mayoría para los Presupuestos que afiance su mandato