El PSC cierra la puerta a un pacto electoral con PP y CS pese a la elección de Carrizosa

El relevo de Roldán no encauza una alianza constitucionalista en Cataluña

Miquel Iceta, en una imagen de archivo
Miquel Iceta, en una imagen de archivo

Madrid / Colpisa

«Intentar una coalición constitucionalista» en las próximas elecciones catalanas. Ese es el argumento que esgrimió la dirección de Ciudadanos para justificar la semana pasada el relevo de Lorena Roldán como candidata a la Generalitat y su decisión de apostar por Carlos Carrizosa como cabeza de lista. El actual jefe de la oposición en el Parlamento de Cataluña alienta desde hace meses una alianza electoral con el PSC y el PP para derrotar al secesionismo. Pero los planes de los liberales se desvanecen antes incluso de conocerse la fecha de las elecciones. Los socialistas no contemplan la posibilidad de un pacto de esas características. «No mareamos la perdiz, hemos dicho que no», zanjó este lunes el primer secretario del PSC, Miquel Iceta, en una entrevista en Catalunya Ràdio.

El líder socialista negó con rotundidad que la sustitución de Roldán pueda servir para acercar posiciones entre ambas formaciones, porque «tenemos un programa absolutamente diferente al suyo». En la dirección del PSC consideran que se trata de «un movimiento a la desesperada» de Cs «conscientes del descalabro que van a tener».

La formación naranja es ahora la fuerza mayoritaria en el Parlamento catalán tras «la gesta histórica» del 2017 cuando consiguió ganar los comicios por primera vez en esta comunidad. La lista encabezada por la hoy presidenta de Ciudadanos, Inés Arrimadas, logró 36 escaños, dos más que Junts per Catalunya, con Carles Puigdemont. Pese a su victoria, la candidata liberal no se sometió a un debate de investidura y dejó vía libre a Junts y Esquerra para formar un gobierno de coalición apoyado por la CUP.

Dos años y medio después, las previsiones no son nada halagüeñas para Ciudadanos. Los sondeos pronostican una caída en picado como la de las generales de noviembre, cuando pasó de 57 diputados a 10. Una experiencia traumática, que se llevó por delante a Albert Rivera y que la nueva dirección naranja, con Arrimadas al frente, trata de evitar revivir. «Hagamos lo que en otros tiempos hicieron los independentistas: unirse», animó Carrizosa a sus oponentes en RNE. 

Con la mirada en el PP

Tras el portazo de los socialistas, el dirigente liberal apuntó al PP, con el que confía en llegar «a algún tipo de acuerdo» para intentar que «la mayoría que no quiere la independencia se pueda visibilizar». Carrizosa se prestó incluso a discutir la modalidad de esa coalición electoral, por circunscripciones o total. «Hay que valorar cualquier posible opción», reconoció.

De momento, el PP no ha tomado una decisión. El acuerdo, en todo caso, depende también de la voluntad de tender puentes con Ciudadanos a nivel nacional y de que se consolide la alianza de los de Arrimadas con el PSOE.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El PSC cierra la puerta a un pacto electoral con PP y CS pese a la elección de Carrizosa