La negociación de las cuentas amaga con frenar los planes del Gobierno de coalición

Miguel Ángel Alfonso MADRID / COLPISA

ESPAÑA

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero
La ministra de Hacienda, María Jesús Montero Mariscal | EFE

El acercamiento de Cs al PSOE amordaza las propuestas estrella de UP

24 ago 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

«Los presupuestos saldrán, no hay plan B». Desde que el líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, pronunciara esta frase el pasado junio, las piezas en el tablero político nacional y territorial han variado sustancialmente. Mientras los aliados que posibilitaron la investidura de Sánchez observan con recelo el acercamiento entre PSOE y Ciudadanos, la formación morada está sumida en un debate interno por la pérdida de poder autonómico tras las elecciones vascas y gallegas del 12 de julio.

También se enfrentan a varias causas judiciales, una de ellas por supuestos delitos de malversación y administración desleal. En medio de esta marejada, cada vez cala más la idea entre sus filas de que deberán ceder en los acuerdos programáticos firmados con los socialistas si quieren llevar a buen puerto la legislatura.

El tiempo apremia y la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, espera llevar al Congreso el proyecto de presupuestos «en octubre o a finales de septiembre». Un movimiento que se desarrollará bajo la atenta mirada de Bruselas, que condiciona la ayuda de 140.000 millones que recibirá España para paliar la crisis del coronavirus a que el Ejecutivo emprenda «una política fiscal prudente» y «garantizar la sostenibilidad de la deuda».