Los yihadistas de Barcelona siguen pendientes de juicio tres años después del 17-A

La Audiencia marcará a la vuelta del verano la fecha de la vista oral, en la que los tres serán procesados por terrorismo, pero no por asesinato Madrid


Madrid | Colpisa

Tres años después de los atentados de Cataluña, que provocaron 16 muertos y 142 heridos, los dos únicos miembros de la célula terrorista que sobrevivieron, Mohamed Houli Chemlal y Driss Oukabir, y un colaborador siguen pendientes de juicio. Será a la vuelta de verano cuando la Audiencia Nacional marque la fecha de la vista oral, después de que la declaración del estado de alarma paralizase el sistema judicial. La Fiscalía solicita penas que oscilan entre los ocho y los 41 años de cárcel. La más alta es para Houli, el único superviviente de la explosión de Alcanar (Tarragona) y cuyo pasaporte se halló en la furgoneta con la que se cometió el atropello en Las Ramblas. Para Oukabir, el encargado de alquilar el vehículo, pero que se desvinculó a última hora de los atentados, el fiscal pide 36 años, y solicita otros ocho para Said Ben Iazza. Este carnicero, arrestado semanas después en Vinaròs (Castellón), prestó su documentación y el furgón de su tío a los terroristas.

Lagunas 

La Fiscalía considera que Houli formaba parte de la célula de Ripoll articulada en torno al imán Abdelbaki Es Satty, el presunto cerebro de la trama, que murió en la explosión de Tarragona. El terrorista aseguró ante los Mossos que un grupo de jóvenes pretendía atentar contra la Sagrada Familia. Pero la explosión fortuita de Alcanar lo cambió todo y precipitó los atentados de Las Ramblas y Cambrils. Durante la investigación, los agentes confirmaron que el chalé de Alcanar era su base de operaciones y el lugar donde estaban produciendo explosivos, más concretamente triperóxido de triacetona. Esta sustancia, también conocida como la madre de Satán, explotó accidentalmente.

Pero tres años después aún quedan lagunas por aclarar. Particularmente, cuáles eran los objetivos finales contra los que los terroristas querían atentar. Entre los escombros de la vivienda, se recuperaron un vídeo anunciando un atentado y un lote de fotografías en lugares susceptibles de ser posibles objetivos como Plaza Cataluña o el Camp Nou, en Barcelona; el Santiago Bernabéu o el Museo Thyssen, en Madrid; o la Torre Eiffel y Toulouse, en Francia.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Los yihadistas de Barcelona siguen pendientes de juicio tres años después del 17-A