Yves Bertossa, el fiscal suizo que caza piezas mayores

M. E. Alonso MADRID / COLPISA

ESPAÑA

El fiscal suizo Yves Bertossa, que investiga las operaciones financieras de Juan Carlos I
El fiscal suizo Yves Bertossa, que investiga las operaciones financieras de Juan Carlos I MARTIAL TREZZINI

Su investigación es crucial para armar una causa judicial contra el rey emérito

16 ago 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

Se conocieron en el 2005, en una finca de Toledo, durante un festival de tiro. Ella estaba casada; él, también. No tardaron en iniciar una relación ciega a los ojos del mundo. Ella rompió su matrimonio, pero trató de mantener el apellido y el título de princesa y él encontró en su nueva conquista la horma del zapato para sus negocios, hasta el punto de que en el 2007 ella, Corinna Larsen —también conocida por matrimonio como Corinna Adkins y Corinna zu Sayn-Wittgenstein—, le representó a él, el rey Juan Carlos, en un encuentro con el príncipe saudí Alwaleed bin Talal, presidente de la Kingdom Holding Company, para tratar la creación de un fondo de inversión hispano-saudí en materia de infraestructuras y energía.

La cita fue reconocida y respaldada por el Gobierno entonces presidido por José Luis Rodríguez Zapatero, que hizo acompañar a la noble alemana al embajador español en Arabia Saudí, Manuel Alabart.

En el 2007, don Juan Carlos era incuestionable. Un jefe de Estado sin tacha. Gozaba la monarquía de la aprobación del pueblo, con un índice de popularidad que ahí tocó techo. Ese año se completó la familia con la llegada de la octava nieta, la infanta Sofía. Y también comenzó el divorcio en diferido de la infanta Elena de Jaime de Marichalar. También ese año estalló el caso Palma Arena, al descubrir el recién constituido Gobierno balear, presidido por el socialista Francesc Antich, un sospechoso descuadre de más de 50 millones de euros en las cuentas del recién inaugurado polideportivo. Aquella causa fue el germen del caso Nóos, otro principio del fin para la ejemplaridad de la monarquía.