La Justicia rastrea posibles delitos fiscales de Juan Carlos I desde el 2015

M. Balín MADRID / COLPISA

ESPAÑA

El rey Juan Carlos, durante su abdicación en el 2014
El rey Juan Carlos, durante su abdicación en el 2014 BENITO ORDÓÑEZ

Los fiscales del Tribunal Supremo que investigan al rey emérito buscan indicios sobre la presunta comisión de delitos contra la Hacienda Pública a partir del 2015

04 ago 2020 . Actualizado a las 08:43 h.

Los fiscales del Tribunal Supremo que investigan al rey emérito buscan indicios sobre la presunta comisión de delitos contra la Hacienda Pública a partir del 2015, el último ejercicio que no se considera prescrito. La confirmación de que Juan Carlos I omitió ingresos tributarios por una cantidad superior a los 120.000 euros en alguno de estos cinco años fiscales abriría la puerta a perseguir un segundo delito, el blanqueo de capitales.

La jurisprudencia del alto tribunal considera el delito fiscal como antecedente necesario para el blanqueo. Este ilícito penal se demuestra si en las cuentas de las que fue titular el anterior monarca hubiera salido dinero hacia otras cuentas con las que se hubieran cubierto gastos personales.

La Fiscalía suiza sostiene que los 64,8 millones de euros que Juan Carlos I transfirió en junio del 2012 desde Lucum hasta la sociedad Solare estaba a nombre de Corinna Larsen, y que la empresaria germanodanesa pudo haber usado este dinero bajo sospecha por su presunto origen ilícito -corrupción en los negocios internacionales por las presuntas comisiones del contrato del AVE saudí- para seguir realizando inversiones cuando dispuso del dinero.