Vox plantea ahora que el candidato en la moción de censura sea de otro partido

Casado responde que está preparado para ganar a la izquierda «en las urnas»


MAdrid / La Voz

Pasado el golpe de efecto de su anuncio en pleno debate en el Congreso, Vox admitió ayer que la moción de censura auspiciada por su líder, Santiago Abascal, es una iniciativa improvisada, sin plazo y sin candidato. El partido explicó ayer que ni siquiera está claro que Abascal vaya a ser el aspirante a la presidencia del Gobierno que defienda la moción que se presentará en septiembre. E incluso se abrió a que quien se postule como alternativa a Pedro Sánchez sea un dirigente de otro partido. Algo completamente descartado, porque ninguna fuerza política ha dado su apoyo a la iniciativa de Vox.

La portavoz adjunta del grupo parlamentario Macarena Olona reconoció que «todo está absolutamente abierto» y que el único objetivo definido es exigir la responsabilidad política del Gobierno. «La persona que capitanee la moción de censura no es una línea roja para Vox y no tiene por qué ser un diputado de nuestra formación», señaló en una entrevista en la Cope.

Plazo de «un mes o dos»

La diputada defendió la propuesta de aplazar a septiembre una iniciativa que se considera urgente para desalojar a Sánchez del Gobierno indicando que hay que conceder un «tiempo necesario» si lo que se pretende es que la moción «tenga visos de éxito y alguna esperanza de poder salir adelante». Olona llamó a la reflexión a los diputados de todos los demás grupos porque, según dijo, «septiembre será caliente» y «no hay alternativa».

El portavoz parlamentario de Vox, Iván Espinosa de los Monteros, fue aún más inconcreto y señaló: «Se abre un mes o dos, hasta finales de septiembre tenemos plazo, para buscar puntos de encuentro con los 350 diputados». Insistió en que Abascal no es necesariamente quien debe liderar la candidatura y que, si hay consenso en torno a otra persona, están dispuestos a aceptarlo. «No tiene por qué ser el señor Abascal, pero tampoco no tiene por qué no ser él», afirmó.

El líder del PP, Pablo Casado, señalado por todos como el verdadero objetivo de la maniobra de Abascal, respondió ayer sin citar a Vox que él está preparado para ganar a la izquierda en unas elecciones, como líder de una «fuerza tranquila», «moderada», y un partido «de puerta ancha». «Lo demás será a favor de los que nos están malgobernando», indicó.

El PSOE no oculta que la iniciativa Vox y la refriega en la derecha le favorece. La ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, dijo que esa moción es «señal de que hay legislatura para rato». Y el ministro de Interior, Fernando Grande-Marlaska, insistió en que la moción va dirigida contra Pablo Casado en una estrategia que vinculó a la aprobación del fondo europeo de recuperación por la crisis del covid-19 y la negociación para sacar adelante unos presupuestos del Estado.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Vox plantea ahora que el candidato en la moción de censura sea de otro partido