Cataluña amplía a más municipios del área de Barcelona las restricciones para contener el virus

La Generalitat aprobó medidas para contener los brotes de Figueres y Vilafant, en Gerona, y en Sant Feliu de Llobregat


barcelona / colpisa

La Generalitat aprobó ayer aplicar medidas restrictivas para contener los brotes epidémicos en los municipios de Figueres y Vilafant, en Gerona, y en Sant Feliu de Llobregat, en Barcelona. Estas zonas se suman a la capital y su área metropolitana y a las comarcas leridanas del Segrià y la Noguera, cuyas indicaciones de semiconfinamiento rigen desde el sábado.

Como en el caso de Barcelona y otras doce localidades metropolitanas, el Gobierno catalán recomienda a la población de Figueras y Sant Feliu de Llobregat no salir de casa si no es imprescindible, como recibir asistencia sanitaria, desplazarse al trabajo o para comprar productos de primera necesidad. Las medidas, ratificadas por un juez y en línea con las de la capital catalana, incluyen la prohibición de hacer reuniones de más de diez personas, tanto en el ámbito público como en el privado.

Bodas prohibidas

Inicialmente tendrán una duración de quince días, un plazo que se puede modificar en función de la evolución de la pandemia. La prohibición incluye bodas, servicios religiosos, celebraciones y ceremonias fúnebres. En cuanto al resto de comercios, se recomienda que se controle el acceso. Además, todos los establecimientos deberán incrementar las medidas de precaución e higiene en el interior de los locales.

En el ámbito de la restauración, se permitirá la apertura de bares y restaurantes con el aforo en el interior limitado al 50 %, sin posibilidad del consumo en barra y en las terrazas deberá haber dos metros entre las mesas. El Govern suspende la apertura de equipamientos culturales, como teatros, cines y eventos deportivos, actividades lúdicas, recreativas, parques de atracciones y parques recreativos infantiles en recintos cerrados, así como los locales y establecimientos de ocio nocturno.

Las medidas entraron el sábado en vigor en Barcelona y su entorno metropolitano, con escaso seguimiento por parte de la población, ya que más 415.000 coches salieron de la capital catalana hacia las zonas costeras y las playas de la ciudad condal registraron una alta afluencia, a pesar de las llamadas a quedarse en casa. El Govern reconoció que fue un error anunciar las medidas el viernes, pues permitió que miles de personas se marcharan el fin de semana. «Hacer recomendaciones sirve de poco», ha advertido el científico Oriol Mitjà, hasta hace bien poco asesor de Torra en la cuestión de la pandemia.

Mientras tanto, el resto de España supera ya los 200 focos activos y los epidemiólogos del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias admiten que ya no existe capacidad de contar con exactitud los rebrotes en zonas como el área de Barcelona o en Aragón.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Cataluña amplía a más municipios del área de Barcelona las restricciones para contener el virus