Pablo Iglesias: «Habrá presupuestos, el bloque de la investidura alcanzará un acuerdo»

El vicepresidente del Gobierno admite «discusiones» y «debates» con Calviño, «pero somos un equipo», detalla

Pablo Iglesias, vicepresidente del Gobierno y secretario general de Podemos
Pablo Iglesias, vicepresidente del Gobierno y secretario general de Podemos

Madrid / La Voz

Pablo Iglesias (Madrid, 1978) participó este domingo en el acto central de campaña de Galicia en Común. Ayer le tocó pedir el voto para Podemos en el País Vasco. Y asegura que muy pronto volverá a Galicia para arropar a su candidato en la recta final del 12J. El vicepresidente del Gobierno ha sido noticia en los últimos días por la investigación abierta en la Audiencia Nacional respecto al robo de la tarjeta SIM de su exasesora en Bruselas Dina Bousselham.

-¿Teme acabar imputado?

-En ningún caso. Aquí lo que va a ocurrir es ruido, que va a servir para que la derecha vuelva a decir cosas terribles sobre nosotros. Vamos a proponer una comisión parlamentaria para investigar el espionaje, estamos encantados de responder a todas las preguntas, pero por ella deben pasar Soraya Sáenz de Santamaría, Eduardo Inda…

-Estamos asistiendo a denuncias por parte de líderes de Podemos a periodistas.

-Creo que se está refiriendo usted a la crítica que hizo Echenique a Vicente Vallés. He leído cosas en Twitter que no me gustan: que le digan que es Javier Negre en un telediario con traje, o que le llamen cloaquil, es algo con lo que no me identifico. Ahora bien, yo creo que en una sociedad democrática todos tenemos que asumir que podemos ser objeto de la crítica.

-¿Cuáles fueron los principales aciertos y errores del Gobierno en la gestión del covid-19?

-Ojalá hubiéramos reaccionado antes. Con la información que teníamos se puede decir que fuimos de los países más contundentes, pero es evidente que no vimos venir la dimensión del covid-19. Sin embargo, se puede hablar de una gestión sanitaria responsable, y creo que los ciudadanos lo están reconociendo. Y también, y de esto estoy particularmente orgulloso, la reacción a la dimensión social y económica.

-Hoy lleva al Consejo una batería de medidas para reforzar eso que llaman escudo social.

-Así es. Estoy muy satisfecho del trabajo de mi equipo junto el del ministro Ábalos, en coordinación con otros ministerios.

-¿Se ha encontrado con algún obstáculo dentro del Consejo?

-Bueno, lógicamente en el Consejo se debate. Un Gobierno en una situación de crisis no puede ir con el piloto automático. Hay que debatir, hay que discutir, y después hay que tomar decisiones. Y, lógicamente, a veces hay puntos de vista y la gente no es tonta y sabe la sensibilidad que podemos tener los distintos vicepresidentes y los distintos ministros, pero somos un equipo, y una vez que se tiene la discusión y se llega a un acuerdo, vamos todos a una.

-¿Esos puntos de vista son el suyo y el de Nadia Calviño?

-Yo aprendo mucho de Nadia Calviño. Lógicamente, mi papel muchas veces es convencer al equipo de Economía de la necesidad de llevar a cabo medidas que tienen que ver con proteger a la gente. Cada uno tenemos nuestro papel, a veces tenemos discusiones, y digo que la gente se imagina las posiciones que en cada momento podemos defender cada ministro, pero somos un equipo, y al final se llegan a acuerdos que tenemos que asumir.

-La legislatura pasa por los presupuestos.

-Habrá presupuestos, habrá presupuestos. No será fácil. Será una negociación complicada, pero estoy convencido de que el bloque histórico que permitió la investidura volverá a alcanzar un acuerdo, no sin dificultades, no sin altibajos, pero un acuerdo para sacarlos adelante.

-Está sugiriendo que el socio preferente es ERC y no Cs.

-Hay una obviedad. Con Cs podemos llegar a acuerdos puntuales, pero es poco sensato pensar que se puede llegar a un acuerdo de presupuestos con un Gobierno de coalición en el que estamos nosotros y que tiene además un acuerdo programático. Ese bloque con el que el Gobierno de coalición tiene que llegar a un pacto es el de la izquierda. Tenemos que entendernos con fuerzas políticas como ERC, el PNV, EH Bildu...

-Sea realista, ¿a qué aspira Podemos en el País Vasco?

-Más temprano que tarde habrá cambio político. Creo que hay una mayoría social progresista en Euskadi, que representan tres formaciones: Elkarrekin Podemos, PSOE y EH Bildu. La sociedad vasca ha dejado atrás la época más oscura del terrorismo y creo que se dan las condiciones para que tres fuerzas de izquierdas, con muchas diferencias, se puedan poner de acuerdo y que manden al PNV a la oposición, que le vendría muy bien.

«Hay una posibilidad muy valiosa de que haya un tripartito en Galicia» 

Iglesias es consciente de lo que recogen las encuestas sobre Galicia en Común para este domingo.

-¿Qué perspectivas tiene?

-Vamos a esperar a ver qué votan los gallegos y las gallegas. Hay algo incuestionable, y es que el cambio político pasa por Galicia en Común, igual que pasa por el PSOE y el BNG, esas tres fuerzas van a ser imprescindibles. Ese cambio político está muy cerca. Además, la gente es consciente de que para Feijoo estas elecciones son un trampolín para convertirse en el líder de la derecha española. En un contexto en el que Casado sabe, una vez que se ha unido a la ultraderecha, que no va a ser nunca presidente de España, es evidente que Feijoo cada vez que dice ‘Galicia, Galicia, Galicia´ y se aleja de las siglas del PP, precisamente está demostrando lo contrario: ‘Madrid, Madrid, Madrid, y PP´. Hay una posibilidad muy valiosa de que haya un tripartito en Galicia.

-¿Pero por qué van a pasar de segunda a cuarta fuerza?

-Las urnas están abiertas. Dicho esto, soy consciente de que Podemos no está tan fuerte como en el 2015. Hay varias causas, y algunas tienen que ver con nuestros errores. Vivimos un período de adolescencia que nos ha hecho mucho daño; fuimos muy torpes a la hora de manejar nuestras diferencias. En Galicia también. Hemos llegado a un proceso de madurez, pero por el camino nos hemos dejado muchas plumas y muchos votos. Al mismo tiempo, nuestra fuerza ha sido objeto de ataques sin precedentes, y eso también afecta. A pesar de estos, estamos gobernando.

«Con Galicia en Común en la Xunta sería mucho más sencillo intervenir en Alcoa»  

-¿Si no puede ser Galicia en Común, quién preferiría que liderase la Xunta, PSdeG o BNG?

-Me gustaría que el presidente fuera Antón Gómez-Reino. A partir de ahí, creo que las tres fuerzas van a tener que ser enormemente generosas, porque lo fundamental no va a ser tanto quién lidere, sino que ese gobierno funcione para los gallegos y las gallegas. Y nuestra fuerza política va a ser generosa. Yo estoy convencido que también lo van a ser el BNG y el PSdeG, para que el acuerdo no esté pensado en intereses de partido ni ningún tipo de personalismo, sino en la sociedad gallega, que necesita un Gobierno progresista que se entienda y que funcione.

-¿Por qué en Galicia se vota tan distinto en las generales y en las autonómicas?

-No es una novedad en España. La manera en la que se vota en las municipales, autonómicas, generales y europeas, claro que cambia. Son preguntas distintas. Comprenderá que la ciudadanía es crítica y que la política y la democracia están vivas.

-Me imagino que está informado sobre el rebrote de A Mariña.

-Las tres fuerzas que representan el espacio progresista en Galicia le dijeron en su momento a Feijoo que quizá era muy aventurado convocar unas elecciones con una situación de crisis sanitaria que no está cerrada. No hay una vacuna, y las tres fuerzas se lo dijeron a Feijoo: no es sensato poner los intereses del partido o personales por delante de la salud pública. Ahora la Xunta tiene que dar explicaciones.

-Entonces, ¿es usted partidario de posponer el proceso electoral hasta que aparezca una vacuna?

-Ese tipo de cosas las tienen que decidir las autoridades sanitarias, pero nosotros somos partidarios de la máxima prudencia, y en su momento Galicia en Común dijo que hubiera sido más sensato esperar a tener una situación sanitaria que diera más certezas.

-¿Nacionalizaría Alcoa?

-Galicia en Común habla de intervención pública, y hay diferentes mecanismos. Desde luego, con Galicia en Común en la Xunta sería mucho más sencillo un diálogo entre el Gobierno central y una nueva Xunta.

-¿Hasta este momento han mantenido algún contacto desde el Gobierno con la actual Administración autonómica de cara a esa hipotética intervención?

-A mí no me corresponde meterme en las competencias de otro ministerio. Quien debe responder a esa pregunta es, lógicamente, la ministra de Industria.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
13 votos
Comentarios

Pablo Iglesias: «Habrá presupuestos, el bloque de la investidura alcanzará un acuerdo»