Pablo Casado: «Entre Galicia y sus ambiciones legítimas en política nacional, Feijoo ha elegido Galicia»

Carlos Punzón
Carlos Punzón OURENSE

ESPAÑA

MGUEL VILLAR

«Comenzamos a criticar al Gobierno cuando vimos que lo estaba haciendo muy mal», dice el presidente del PP

04 jul 2020 . Actualizado a las 14:30 h.

Pablo Casado (Palencia, 1981) se aferra a la idea de que Galicia habitualmente anticipa buenas marcas para el PP estatal y un cambio de ciclo político en España. El presidente del PP deja entrever que trabaja en la recomposición del centro derecha, «hablo bien de Ciudadanos», apunta. Pero también apela a los socialdemócratas, a los votantes clásicos del PSOE que no se ven cómodos al lado de Podemos. ¿Y sobre Feijoo? Se atiene a las palabras del presidente gallego para no dar pábulo a quienes creen que acabará cerrándole el paso.

—Este mes cumplirá dos años como presidente del PP. Sinceramente, ¿qué balance hace?

—La media de las encuestas apuntan que hemos subido diez puntos este último año, cinco en el último trimestre. El proyecto está consolidado. El hito ha sido gobernar en Andalucía por primera vez, y el más simbólico, recuperar Madrid. El tema pendiente sigue siendo la convergencia del espacio de centro-derecha, para que no pase como en noviembre, que teniendo más votos que el PSOE, el PP y Ciudadanos tuvimos menos escaños.

—Me temía que en su balance iba a faltar que ha perdido cinco elecciones: dos generales, municipales, autonómicas y europeas. ¿Da eso alas a quienes ponen en entredicho su liderazgo?

—Cuando llegué al partido eramos tercera fuerza en las encuestas. Pasaba en toda Europa e incluso en Estados Unidos, donde un outsider copa el espacio tradicional republicano. Lo importante fue que evitamos el sorpaso [de Cs] en abril, un debacle en las autonomías y en las ciudades, y recuperamos un 30 % del voto. Ahora estamos en empate técnico con el PSOE. Y estas elecciones son importantes porque las gallegas siempre han anticipado buenos resultados nacionales. Las elecciones gallegas son un primer paso para el cambio de ciclo en España.

—Pero si Feijoo ganase con contundencia, ¿no se le verá a él como el revulsivo para que el PP sea primera fuerza en España? ¿Le condiciona esa sombra?

—Me tengo que remitir a lo que siempre ha dicho en público y me ha dicho en privado: que cuando ha tenido que elegir entre la política nacional y Galicia, ha elegido Galicia y antepuesto los intereses de los gallegos a sus legítimas ambiciones, si las tuviera. Hablamos más de lo que la gente cree. Estoy muy agradecido a Alberto, me ayudó mucho para estar donde estoy y ahora intento aportar mi granito de arena a esta campaña. Tenemos muy buena relación y Alberto y yo siempre nos hemos dicho las cosas sin ningún tipo de ambages.

—¿Le ha preguntado directamente si planea dar el salto a la política nacional?

—Lo que le he visto es un compromiso total con Galicia. Él ya desveló que Rajoy le ofreció un ministerio, y yo ser vicepresidente del partido. Él decidió estar volcado con su tierra. Y yo le tengo que agradecer que sea un referente de gestión pública y de servicio a su tierra. Eso es lo que nos hace ganar elecciones.

—Le doy una última vuelta. ¿Si Feijoo hubiera optado a la presidencia del PP estatal, usted se habría presentado igualmente?