Los partidos encaran una semana clave para los acuerdos en la Comisión para la Reconstrucción y las cuentas públicas


Madrid / La Voz

La política española afronta una semana clave para tratar de forjar los consensos necesarios para hacer frente a la crisis provocada por el covid-19. Tras concluir ayer el plazo de presentación de enmiendas, esta semana se debatirán en la Comisión para la Reconstrucción del Congreso las presentadas por cada partido en los cuatro grupos de trabajo creados y se votarán definitivamente el viernes. Tras ello, el dictamen final será sometido a votación en el pleno del Parlamento. Se da casi por hecho que puede haber acuerdo de los partidos del Gobierno con el PP en materia sanitaria. Y se cree posible el pacto para fijar una posición común ante la Unión Europea. Mucho más improbable es el consenso en materia económica y en política social, en las que las posiciones están alejadas. El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, considera clave llegar a la negociación en Bruselas sobre el Fondo de Reconstrucción con el máximo apoyo posible en España. Y en aras del acuerdo, forzó la retirada de planteamientos de Unidas Podemos como el impuesto a las grandes fortunas.

Pero también aquí puede haber fricciones entre los socios de investidura. El PNV ha presentado más de doscientas enmiendas a las conclusiones que habían redactado el PSOE y Unidas Podemos porque, a su juicio, muchas de ellas suponen una invasión de competencias autonómicas en materia sanitaria que ejecutan las comunidades. Según su propuesta, todas las medidas de carácter normativo que se aprueben en la comisión deberán limitarse «exclusivamente al ámbito competencial del Estado». Además, reclaman una «relajación temporal» de las políticas de estabilidad presupuestaria que permita a las entidades locales el uso de su superávit para poder realizar inversiones.

ERC, al igual que Más País, trata de presionar a Unidas Podemos exigiendo que el impuesto a las grandes fortunas se incluya en el acuerdo, tal y como planteaban los de Pablo Iglesias en un principio. Los republicanos catalanes proponen un gravamen del 3 % para rentas de más de un millón de euros y reducir el presupuesto de Defensa un 40 % en tres años. La posición de ERC en las votaciones puede ser clave para el devenir de la negociación de los presupuestos. Si los republicanos se apartan del consenso alegando la incompatibilidad con cualquier acuerdo que incluya al PP y a Ciudadanos, en el Gobierno empezarán a trabajar con la hipótesis de aprobar unas cuentas públicas con el PNV y los naranjas, pero ya sin ERC.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Los partidos encaran una semana clave para los acuerdos en la Comisión para la Reconstrucción y las cuentas públicas