Edmundo Bal: «Hay que sacar al BNG, a Otegi y a Rufián de los presupuestos»

«Galicia es uno de los territorios donde con mayor naturalidad se ha llevado el bilingüismo»


Vigo

Llegó a la política hace 16 meses, pero la baja por maternidad de Inés Arrimadas le ha convertido ya en el rostro y la voz de Ciudadanos. Edmundo Bal (Huelva, 1967), de campaña en Galicia, tiende la mano a derecha a izquierda, pero no al nacionalismo, «todo un peligro», asegura.

—¿Puede aún Ciudadanos mantener el mismo discurso en Galicia, País Vasco y el resto del España?

—Si algo caracteriza a este partido es eso, la coherencia en todo el territorio nacional. Otros dicen una cosa en los territorios y otra diferente en Madrid. La transferencia de las competencias de Tráfico a Galicia es uno de los ejemplos más claros: PP y PSOE lo apoyan en Galicia y cuando llega al Congreso, el PSOE vota en contra y el PP se abstiene. Nosotros no hacemos eso, queremos una España igual en derechos.

—Pero aquí piden el voto para evitar «que Galicia siga varada con el PP», en el País Vasco se han aliado con ellos y hasta reconocen ya el sistema foral, y en España tienden la mano al PSOE.

—Son decisiones coincidentes. En Galicia hemos intentando hasta el último momento ir en coalición con el PP. Hay un problema que quizás aquí se perciba menos que es el avance del nacionalismo, pero el BNG trata de copiar el sistema ultranacionalista catalán y ante esa situación de emergencia había que llegar a una solución para que no se pierda ni un solo voto. Ciudadanos nace como un dique de contención contra el nacionalismo. Y una cosa, la Constitución reconoce los derechos históricos vascos, lo que criticamos es cómo se calcula la transferencia de dinero y que se haga a cambio de votos.

—¿Y el apoyo al Gobierno central mientras se coaligan con el PP?

—Este Gobierno no nos gusta y mañana volveríamos a votar no a la investidura de Pedro Sánchez. Pero en la situación en la que se encuentra España actuamos con actitud responsable.

«Este Gobierno no nos gusta y mañana volveríamos a votar no a la investidura de Pedro Sánchez»

—¿Dirán sí o no a los presupuestos? El PSOE los toma como socios casi seguros para aprobarlos.

—Hacen falta unos presupuestos de reconstrucción, de emergencia nacional. Igual que en la crisis sanitaria votamos responsablemente, para afrontar la económica tendremos la misma postura, pero el Gobierno debe de presentar unas cuentas moderadas y pragmáticas. Los demás tendremos que estar a la altura. Y otra cosa, hay que sacar al Bloque, a Otegi y a Rufián de los presupuestos, porque ellos no creen en España, quieren una España limitada y conseguir privilegios territoriales contra la igualdad.

—¿Ve alguna posibilidad para el futuro de una gran coalición en España?

—Inés Arrimadas fue la que propuso un Gobierno de gran concentración nacional y estaríamos ahora en mejor situación que con un Gobierno Frankenstein que se apoya en populistas, nacionalista e independentistas y proetarras. Fuimos los primeros en proponerlo y ahora es bueno que otros se incorporen a la nueva política.

—¿Ha pasado Ciudadanos la condena que le ha costado bajar a 10 diputados por no ser capaz de explicar sus cambios hacia la izquierda y luego hacia la derecha?

—Los partidos de centro en toda Europa hacen sus políticas como hace Ciudadanos, con un ideario moderado y que trata de romper cuarenta años de bipartidismo y de soluciones casi idénticas. Nos hemos comportado como un perfecto partido de centro. La gente ahora no quiere extremismos ni radicalización, quiere que le resuelvan los problemas. Por eso este es el momento del centro.

—¿Qué pinta para Ciudadanos en estas elecciones gallegas después de perder sus dos diputados en el Congreso?

—Ciudadanos es el partido de la modernidad. Es el partido que trata de romper con el continuismo porque los problemas que existían antes de Núñez Feijoo siguen igual. En gestión se han hecho pocas cosas y Ciudadanos puede aportar talento, el de los que no somos políticos profesionales y cotizamos a la Seguridad Social.

—Firma aquello que dijo su antecesor en la portavocía Juan Carlos Girauta de que «Núñez Feijoo habla como un nacionalista, discrimina el castellano como un nacionalista, ningunea a Ciudadanos como un nacionalista y gobierna como un nacionalista»

—Girauta siempre se expresa en esos términos. Nuestra idea ahora es acabar con la crispación, no faltar al respeto. Yo diría, bastante poco ha hecho el Gobierno de Feijoo teniendo mayoría absoluta. Hacen falta ideas novedosas.

—¿Qué impidió el acuerdo electoral entre el PPdeG y Ciudadanos?

—Eso se lo tiene que preguntar al PP. Nosotros lo hemos intentado hasta el último momento, porque el nacionalismo del Bloque es una amenaza para la unidad de España. Quieren una Galicia independiente y en el Congreso lo único que quiere es conseguir privilegios identitarios para Galicia. El modelo del Bloque para Galicia es el de Esquerra Republicana para Cataluña.

—¿Qué relevancia da a que un excoordinador de Ciudadanos en Galicia vaya en las listas del PP?

—En las decisiones individuales no me meto.

—Su padre nació en Lugo. ¿Ha visto que en Galicia se excluya a alguien por el idioma?

—He pasado muchos años aquí y creo que Galicia es uno de los territorios donde con mayor naturalidad se ha llevado el bilingüismo. El gallego, el vasco y el catalán son riqueza cultural de este país pero no pueden imponerse, los padres tienen que poder elegir la lengua en la que desean que sus hijos sean enseñados.

—¿Ha dejado de tener dudas su partido sobre la idoneidad de la inversión en el AVE para Galicia?

—Siempre hemos pensado que es importante que este país se encuentre bien conectado porque podemos ser una auténtica plataforma logística en las relaciones con América y África. Y hay muchas zonas de España que encuentran infradesarrolladas sus infraestructuras porque las inversiones se han decidido muchas veces por criterios políticos, no técnicos. Te doy mis votos si me pones el AVE. Por eso Galicia se ha quedado atrás, no solo en el tren, también en carreteras, hay que reequilibrar el precio de los peajes... Cuando preguntas en el resto de España cómo son las carreteras en Galicia la gente se echa las manos a la cabeza porque o pagas peajes o ¿por qué carreteras vas?

—Su partido fue el único del Congreso que no votó a favor de la transferencia a Galicia de la autopista AP-9.

—Para nosotros lo más importante no es quién lo gestiona, sino cómo. Hay que hacer una auditoría y examinar la transparencia de los beneficios de las concesionarias, ver también hasta qué punto el Estado puede hacerse cargo de parte de esos costes, porque no se puede repercutir todo sobre el pobre ciudadano. Eso está pasando una factura tremenda a Galicia. Lo importante es gestionar bien la autopista, sea quien sea quien la gestione.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
16 votos
Comentarios

Edmundo Bal: «Hay que sacar al BNG, a Otegi y a Rufián de los presupuestos»