Los socios del Gobierno de Cataluña vuelven a chocar por el estado de alarma

Torra anuncia el voto en contra de su partido a la última prórroga, que en cambio defiende desde ERC

Quim Torra, junto al vicepresidente Pere Aragonés, las dos figuras visibles del enfrentamiento en el gobierno catalán
Quim Torra, junto al vicepresidente Pere Aragonés, las dos figuras visibles del enfrentamiento en el gobierno catalán Efe

Redacción

La decisión de ERC de facilitar, con su abstención, la aprobación de la sexta y última prórroga del estado de alarma ha provocado el enésimo desencuentro con JxCat, su socio en el Gobierno de Cataluña, que ve el acuerdo insuficiente y exige recuperar de inmediato las competencias y gestionar la desescalada.

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, ha aprovechado la reunión de esta mañana de los dirigentes autonómicos con Pedro Sánchez para transmitirle su rechazo a la prórroga de la alarma «por respeto» a la administración catalana y porque considera que esta situación «anula y centraliza» las competencias del Govern. Según fuentes de la Generalitat, recogidas por Efe, en el encuentro Torra ha asegurado que «no ha existido en absoluto la cogobernanza» y que «la centralización ha supuesto lo contrario a la agilidad y la rapidez».

El presidente catalán ha afirmado asimismo que «naturalmente el estado de alarma termina en la fase 3, pero lo que reclama la Generalitat, por respeto y defensa de sus competencias, es que termine mañana mismo». 

Ante la oposición de Quim Torra al acuerdo de la prórroga, ha sido el propio vicepresidente del Govern y conseller de Economía, Pere Aragonés, quien ha salido en defensa del pacto ERC-PSOE y ha dado por hecho que en julio volverá a reunirse la mesa de negociación con el Gobierno, en la que plantearán de nuevo sus objetivos de derecho de autodeterminación y amnistía para presos y «exiliados».

El acuerdo, que la Ejecutiva de ERC deberá ratificar este lunes recoge también que la Generalitat participará en la gestión del fondo europeo para la reconstrucción y que se asegurará una prestación para los trabajadores de empresas de la zona de Igualada (Barcelona), que viven fuera de la zona y que no pudieron entrar a trabajar cuando el territorio estaba confinado.

Aunque la vuelta a la mesa de negociación no está expresamente recogida en el acuerdo para la abstención de ERC, Aragonés ha dicho que «las declaraciones públicas de Sánchez sobre ello son compromiso suficiente». «Fue además un compromiso de legislatura y de investidura. Nosotros hemos ido al Congreso a buscar soluciones y a trabajar por la independencia de Cataluña y la amnistía de presos y exiliados», ha defendido el coordinador nacional de ERC.

«Nunca aceptaré que digan a ERC qué tiene que votar», ha añadido Aragonés sobre las críticas vertidas al acuerdo, entre otros, por Quim Torra y la diputada de JxCat en el Congreso Laura Borràs, que considera que es «insuficiente» para Cataluña y «mantiene la subordinación a Madrid». El dirigente de ERC ha querido dejar claro que el acuerdo en el Congreso es de grupo parlamentario, y no de Gobierno catalán.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Los socios del Gobierno de Cataluña vuelven a chocar por el estado de alarma