Podemos busca líderes con más de media España en manos de gestoras

Francisco Balado Fontenla
Fran Balado MADRID / LA VOZ

ESPAÑA

En primer término, Pablo Iglesias durante un acto de Unidas Podemos
En primer término, Pablo Iglesias durante un acto de Unidas Podemos Marta Fernández Jara | Europa Press

Iglesias se enfrenta al reto de compaginar labores de Gobierno con el tema interno

01 jun 2020 . Actualizado a las 08:49 h.

La entrada de Pablo Iglesias e Irene Montero en el Gobierno supuso una bocanada de oxígeno para Podemos. Política, al permitir una renovación del discurso. Y económica, ya que con la vicepresidencia y el ministerio surgieron decenas de cargos de libre disposición que facilitaron asignar sueldos a exdiputados y numerosos colaboradores. La conquista de la Moncloa motivó un traslado masivo de personal de Princesa a, en este caso, el paseo del Prado, donde se localizan las sedes de Asuntos Sociales e Igualdad, replicando un patrón clásico en el PSOE y el PP.

Pero existe una salvedad con Podemos respecto a estos: los morados tocan poder por primera vez, y lo hacen en el momento en el que peor les marchan las cosas en las urnas, lo que complica el reto de atender a la acción gubernamental y mantener el orden dentro del partido.

Con los círculos pasados a mejor vida, la estructura interna no difiere mucho al de otras formaciones políticas. Básicamente se reduce a una dirección estatal con sede en Madrid, y direcciones autonómicas. Sin embargo, tras los convulsos episodios experimentados por Podemos en los dos últimos años, más de la mitad del poder territorial está en manos de gestoras.