Sánchez busca el cierre de filas de las fuerzas de la investidura con ataques al PP de Casado

El jefe de la oposición acusa al presidente del Gobierno de haber cruzado el Rubicón tras su pacto con Bildu

Rufián pasa ante Iglesias en la sesión del control al Gobierno
Rufián pasa ante Iglesias en la sesión del control al Gobierno

MAdrid / La Voz

Mientras el Gobierno se debate entre volver a solicitar una nueva prórroga del estado de alarma o concluir la desescalada en un marco alternativo, decisión final que dependerá de la evolución de los contagios, pero también del éxito de las negociaciones con los grupos, Sánchez empleó la sesión de control de este miércoles para buscar un cierre de filas con el bloque de la investidura. El jefe del Ejecutivo endureció sus ataques contra el PP, consciente de que el mejor pegamento entre sus muy diversos aliados es la animadversión hacia la derecha.

«En esta pandemia el PP no ha estado con el Gobierno. Usted se opone a cualquier cosa que haga a este Gobierno», le recriminó a Casado, al que acusó de haberse dedicado «estas diez semanas» a competir en «un concurso de posados» y a estar «muy al ladito de la ultraderecha», un acercamiento a Vox para el que recurrió al test del pato: «Si habla como Vox, actúa como Vox y vota como Vox, si no es lo mismo, se parece mucho. Y eso es un problema para la democracia española», criticó. A Casado ya se le había agotado el turno de palabra, pero la respuesta llegó a cargo de su secretario general: «Si actúan como Bildu y pactan con Bildu...», razonó García Egea, recordando el pacto alcanzado la pasada semana entre el PSOE y la formación aberzale.

A Pablo Casado no se le había pasado por alto este asunto, que criticó por el fondo, «ha cruzado el Rubicón», dijo; por las formas, «no le queda ningún partido al que engañar»; y por la justificación que ha argumentado el Gobierno: una «paradoja macabra» y el «colmo» de que culpen al PP, «que tiene a 20 asesinados por los compañeros de Bildu». Sánchez reaccionó aludiendo a una negociación entre Maroto y Bildu en el ámbito municipal, negada por el senador popular. «Sobre esos pactos puede hablar con su compañero», dijo Sánchez. 

Acercamiento a Esquerra

En las dos últimas prórrogas del estado de alarma el Gobierno logró la mayoría parlamentario gracias al apoyo de Cs, formación a la que recurrió tras el desmarque de ERC. En caso de tener que recurrir a una nueva prórroga, parece complicado que puedan repetir esta alianza, ya que los naranjas exigen la destitución de Marlaska, por lo que todo invita a pensar que esta vez los votos decisivos los tenga que aportar Esquerra, aunque sea en forma de abstención. Sánchez garantizó ayer a Rufián que la mesa de diálogo se reactivará tan pronto como la crisis sanitaria lo permita. «Vamos a mantener los compromisos de investidura, y agradecer su actitud constructiva», finalizó Sánchez, a pesar de que el dirigente secesionista había acusado al Gobierno de «hacer matemáticas en lugar de política».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

Sánchez busca el cierre de filas de las fuerzas de la investidura con ataques al PP de Casado