Iglesias contradice a sus socios del PSOE y defiende la derogación íntegra de la reforma laboral pactada con Bildu: «Lo firmado, obliga»

El vicepresidente segundo del Ejecutivo se ha mostrado muy duro con la rectificación realizada por los socialistas a última hora de este jueves


Madrid | La Voz

Tormenta política y tensión entre los socios del Ejecutivo de coalición. El vicepresidente segundo del Ejecutivo, Pablo Iglesias, ha dejado claro este jueves que la reforma laboral será derogada al completo y no parcialmente porque así consta en el acuerdo de Gobierno suscrito con el PSOE y en el documento que los socialistas firmaron este miércoles junto a EH Bildu.

«Voy a ser cristalino: pacta sunt servanda (lo firmado obliga)», ha asegurado Iglesias en una entrevista en Catalunya Radio, recogida por Europa Press, en la que se ha mostrado muy duro con la rectificación realizada por los socialistas a última hora del jueves, tan solo unas horas después de hacer público el acuerdo a tres con EH Bildu y Unidas Podemos.

«En el acuerdo que se firma ayer entre los máximos responsables ese es el acuerdo. Después cada partido podrá decir lo que quiera. Pero los documentos firmados, en el acuerdo entre tres grupos parlamentarios ese es el acuerdo. Luego que cada partido quiere hacer consideraciones, muy bien, pero lo firmado es eso», ha recordado, según recoge Europa Press.

Asimismo, Iglesias ha cargado contra CEOE y Cepyme después de que hayan expresado este jueves su «rotundo» rechazo al citado acuerdo. «Creo que a nadie le puede sorprender que la patronal quería un gobierno del PP y Vox. Es normal. Pero tienen que entender que hay algo que es la soberanía popular», ha sostenido.

En la misma línea se mostró el coordinador general de EH Bildu, Arnalod Otegi: El coordinador general de EH Bildu, Arnaldo Otegi: «Es algo que es evidente. Las notas aclaratorias o están a pie de página del acuerdo o son interpretaciones que alguien se ha visto en la necesidad de hacer», afirmó en una rueda de prensa telemática.

Contradicciones con Ábalos

La interpretación del vicepresidente del Gobierno y líder de Podemos casa con la de Bildu, que defiende el valor de lo acordado, pero se contradicen con las declaraciones de esta misma mañana del ministro de Transportes y secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos, quien aseguró que la derogación de la reforma laboral no será completa, si no parcial, remitiéndose a una nota aclaratoria enviada ayer a última hora a través de un canal de WhatsApp por el departamento de Comunicación de Ferraz: «El PSOE se remite a la declaración pública que se hizo anoche», aseguró en su paso por los micrófonos de Onda Cero.

Ábalos justificó el pacto de su formación con Bildu ante la necesidad de sacar adelante la votación de la prórroga del estado de alarma, responsabilizando al PP por su negativa a apoyarlo, pero dejó claro que lo único que se acordó en dicho documento es la reforma de «los aspectos más lesivos» de la reforma laboral emprendida por el Ejecutivo de Rajoy, tal y como consta en el acuerdo de coalición firmado por Sánchez e Iglesias a finales del pasado año.

Nota aclaratoria del PSOE

Las declaraciones de Pablo Iglesias y Ábalos llegan después de que ayer el Gobierno pactase con EH Bildu derogar rápido la reforma laboral y de que el PSOE lo rectificase después a última hora de la noche, matizando el compromiso del Ejecutivo de coalición con los independentistas a través de una nota aclaratoria, que cambia sustancialmente el primer punto del acuerdo. A diferencia de lo que había anunciado horas antes la formación abertzale, la derogación no se hará de forma íntegra.

Según la nota aclaratoria del PSOE, lo que se derogará con carácter urgente será la posibilidad de despido por absentismo causado por bajas por enfermedad; las limitaciones al ámbito temporal del convenio colectivo, que seguirá de este modo vigente hasta la negociación de uno nuevo, y dejará sin efecto también la prioridad de los convenios de empresa sobre los convenios sectoriales.

Según publica El Confidencial, esta autoenmienda por parte de Ferraz responde a una llamada directa de la vicepresidenta económica, Nadia Calviño, a Pedro Sánchez, tan pronto se enteró del pacto, solo una vez que trascendió a la opinión pública a través de la prensa. Calviño le hizo ver al presidente del Gobierno que se estaba cometiendo un error al dar este paso de derogar la reforma laboral por completo sin tener en cuenta a los agentes sociales, y que además podrían generar un problema añadido a la hora de intentar capear la crisis económica. 

El acuerdo para el Gobierno de coalición entre PSOE y Unidas Podemos dado a conocer solo unas horas antes por EH Bildu, y que los abertzales habían puesto como condición para su abstención en la votación de la prórroga al estado de alarma, hablaba de derogar «de manera íntegra» la reforma laboral del PP. No solo eso. También especificaba que esta derogación se haría antes de la finalización de las medidas laborales y económicas extraordinarias puestas en marcha por la crisis del covid-19.

Así lo había anunciado a última hora del miércoles vía Twitter, la diputada y portavoz parlamentaria de EH Bildu Mertxe Aizpurua, adjuntando el documento del «acuerdo político» que rubricó con los portavoces del PSOE y Unidas Podemos en el Congreso, Adriana Lastra y Pablo Echenique.

La oficialización de dicho acuerdo no llegó hasta unos minutos después de que se constatase que el Gobierno lograba sacar la votación del Congreso adelante. Según fuentes de Bildu, desde el Ejecutivo exigieron que no lo hiciesen público hasta entonces, ante el temor de perder los cruciales apoyos de Ciudadanos, que ayer volvieron a respaldar con sus diez escaños la ampliación de la prórroga del estado de alarma.

El PSOE ha dicho que se mantienen los otros puntos del acuerdo, como el compromiso de que las entidades locales, forales y autonómicas dispongan de «mayor capacidad de gasto en políticas públicas destinadas a paliar los efectos sociales de la crisis», así como que los gastos en políticas sociales de las entidades locales sean exceptuados del cómputo de la regla de gasto y que la capacidad de endeudamiento de País Vasco y Navarra se establezca exclusivamente en función de sus situaciones financieras.

Victoria «sin órdagos»

Aizpurua señalaba en las redes sociales lo que ya había avanzado a lo largo de la jornada en el hemiciclo: que su formación había «dialogado, debatido y acordado» y que lo había hecho «con discreción, sin órdagos públicos ni declaraciones en forma de ultimátum». «El acuerdo alcanzado hoy es una buena noticia para los trabajadores y trabajadoras del conjunto del Estado», subrayó, calificando de «pequeña victoria» no solo de EH Bildu, «sino de todos los agentes sociales, sindicatos y formaciones que tanto hemos luchado para acabar con esta reforma laboral tan injusta para los trabajadores y tan beneficiosa para la patronal».

Sin embargo, aunque el compromiso es un clavo más en el ataúd de la reforma del PP, que se suma al del pacto de legislatura que en el mismo sentido alcanzaron PSOE y Unidas Podemos, puede quedar en una mera declaración de intenciones ante una aritmética parlamentaria adversa. De hecho, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que ayer aseguró en el Congreso que su «compromiso de investidura» de derogarla permanece «indeleble», puso la pelota en el tejado del resto de grupos, asegurando que esperaba poder lograr «un gran acuerdo» de fuerzas «progresistas», una vez se supere la crisis sanitaria.

 Aizpurua insistió en las redes sociales en que ocho años de reforma habían tenido consecuencias «devastadoras» y que su derogación total supondrá «un pequeño alivio a los miedos e incertidumbres de las miles de personas y familias que a día de hoy temen más que nunca por su empleo y su futuro». El acuerdo incluye también la flexibilización de la regla de gasto para las entidades locales, forales y autonómicas, y que la capacidad de endeudamiento del País Vasco y de Navarra «se establecerá solo en función de sus respectivas situaciones financieras».

Protestas de Álvarez de Toledo

La reacción del PP fue automática. «Sánchez le ha entregado a Bildu la derogación íntegra de la reforma laboral a cambio de su abstención», aseguró también en Twitter la portavoz parlamentaria del PP, Cayetana Álvarez de Toledo, que aprovechó para cargar contra Cs por apoyar la prórroga «tramposa y lesiva» del estado de alarma.

 Vox abandona la comisión de reconstrucción

Vox no participará en la comisión de reconstrucción a consecuencia del pacto entre el Gobierno y Bildu. «Nos levantamos de las mesas de trabajo. PSOE y Podemos han firmado un acuerdo secreto con los proetarras, y lo han hecho público una vez pasadas las votaciones», lamentan en un comunicado desde su grupo en la Cámara Baja. 

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
17 votos
Comentarios

Iglesias contradice a sus socios del PSOE y defiende la derogación íntegra de la reforma laboral pactada con Bildu: «Lo firmado, obliga»