El PP exige la presidencia de la comisión del Congreso sobre la reconstrucción

Los grupos aplazan la constitución del órgano ante la falta de acuerdo sobre el formato

Cayetana Álvarez de Toledo, durante un pleno celebrado en el Congreso de los Diputados
Cayetana Álvarez de Toledo, durante un pleno celebrado en el Congreso de los Diputados

Madrid / La Voz

Antes incluso de su creación, la comisión del Congreso para la reconstrucción económica y social tras la pandemia del COVID-19 tiene ya su primera polémica. El PP pretende presidir la comisión en su condición de principal partido de la oposición. La portavoz de los populares en el Congreso, Cayetana Álvarez de Toledo, defendió como una opción «sensata y razonable» que el órgano parlamentario que se constituya esté presidido por una representante del PP y anunció que así lo plantearán cuando se constituya.

Ayer, en la Junta de Portavoces del Congreso los grupos acordaron continuar las conversaciones para acordar el formato de la comisión, dado que no hubo acuerdo sobre su diseño, su composición y sus funciones. Lo único seguro es que será una comisión no permanente y no necesitará por tanto aprobarse en pleno para constituirse. Pero, sobre su configuración, fuentes parlamentarias citadas por Efe indicaron que «casi con toda seguridad no la presidirá el PP». Los populares proponen que tenga 37 miembros y que el voto sea ponderado y refleje el peso de cada grupo en el pleno del Congreso.

Táctica de presión al Gobierno

A la espera de que se constituya, el PP tiene ya decidido utilizar la comisión para exigir responsabilidades al Gobierno por su gestión en la crisis del COVID-19 y llamar a miembros del Ejecutivo para que detallen todos los contratos que se han hecho para la compra de material sanitario y publiquen las actas de las reuniones de los expertos.

La vicesecretaria popular de Política Social, Cuca Gamarra, dijo que esperarán a ver si Sánchez tiene «voluntad sincera» de pacto, ya que, según dijo, el Gobierno se dedica a «machacar a la oposición, fundamentalmente» al PP.

«Sin propuestas cerradas»

El Gobierno trata de presionar también al PP adelantando el diálogo con los agentes sociales antes de constituir la comisión. Sánchez se reunirá mañana con la patronal y los sindicatos para tratar de llegar a acuerdos que condicionen luego las decisiones en el grupo de trabajo creado en el Parlamento.

«No ha habido ninguna transformación importante de nuestro país que no haya ido de la mano de los empresarios y los sindicatos», señaló la portavoz del Ejecutivo, María Jesús Montero. Respecto al trabajo de la comisión, el Gobierno está a la espera de que la Mesa del Congreso fije «la fecha y la metodología de funcionamiento», aunque Montero consideró «importante» que la negociación no empiece «con un marco de propuestas delimitado o cerrado» y aseguró que el Ejecutivo confía en que «los grupos van a enriquecer el debate».

El PNV volvió a mostrar su sorpresa por el cambio de formato de la mesa y, aunque aseguró que jugará «de manera leal», añadió eso no va a impedir «que critiquemos lo que no compartimos». ERC confirmó que participará en la comisión, pero advirtió de que su prioridad será la salida social. El grupo de Ciudadanos pidió a la Mesa del Congreso que permita que las reuniones de la futura comisión parlamentaria sean telemáticas para salvaguardar de esa manera la salud de los diputados y de los trabajadores de la cámara.

El Congreso pone a prueba hoy los apoyos que tiene de Sánchez para ampliar el estado de alarma 

G. B.

El Congreso votará hoy la nueva prórroga del estado de alarma y los decretos que la acompañan, lo que pondrá a prueba los apoyos con los que cuenta el Ejecutivo. El PP no ha garantizado todavía su voto a favor, para el que su líder, Pablo Casado, ha planteado una serie de exigencias al Gobierno. ERC confirmó ayer que no votará a favor de la prórroga solicitada, que por primera vez incluye nuevas condiciones respecto a la situación de confinamiento de los niños, y repetirá la abstención por la que ya optó en la última ocasión. Algo que también hará EH Bildu.

Tanto Junts per Catalunya como Vox votarán en contra. Junto al no garantizado de la CUP, el número de votos negativos llegaría a los 62 diputados, un 17 % de la cámara. La prórroga saldrá adelante porque, además del PSOE y Unidas Podemos, votarán a favor Ciudadanos y Más País. La mayoría podría ser distinta en lo que afecta a los decretos que la acompañan. En la pasada prórroga, el BNG votó por ejemplo favor de prolongar el estado de alarma pero en contra de uno de los decretos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El PP exige la presidencia de la comisión del Congreso sobre la reconstrucción