Sánchez hablará el lunes con Casado, pero el PP mantiene la desconfianza

ERC y EH Bildu advierten de que no van blanquear «la estafa del régimen del 78»

 Sánchez, durante una videoconferencia con  la líder de Ciudadanos, Inés Arrimadas
Sánchez, durante una videoconferencia con la líder de Ciudadanos, Inés Arrimadas

Madrid / La Voz

Será el lunes a las 11.00. Después de un largo pulso entre ambas partes para fijar la fecha, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, hablarán por videoconferencia al comienzo de la próxima semana en el marco de la ronda abierta por el jefe del Ejecutivo con la intención de abrir una «mesa de reconstrucción» para firmar runos nuevos Pactos de la Moncloa que hagan frente a la crisis generada por el coronavirus. La confirmación de la cita no asegura que los populares se sumen a esa mesa de negociación, ya que el PP mantiene la desconfianza y limita la negociación a acuerdos sectoriales. Sánchez sigue sin concretar un documento ni un calendario de trabajo y solo tras hablar con Casado convocará la mesa con un orden del día «abierto y flexible». 

El PP, «pieza fundamental»

«Confiamos en que el PP se sume a esta iniciativa», señaló la portavoz del Gobierno, María Jesús Montero. El Ejecutivo mantiene el optimismo y confía en que los populares, a los que considera una «pieza fundamental», se sumen a la «gran alianza» de la que solo se han excluido por ahora, según asegura, Vox y la CUP, a pesar de que todas las fuerzas políticas que han sido contactadas por Sánchez han expresado grandes reticencias, en especial por la falta de concreción del jefe del Ejecutivo sobre los objetivos que persigue con su propuesta.

Sánchez se entrevistó ayer con el portavoz de ERC, Gabriel Rufián y, según Montero, este expresó su «intención de participar en este acuerdo», lo que consideró una «magnífica noticia». «Seguimos avanzando y sumando apoyos a esta iniciativa», aseguró el Ejecutivo, aunque su entusiasmo contrasta con la interpretación de ERC que, al igual que hicieron el PNV y el resto de socios de investidura de Sánchez, además de JxCAT, puso condiciones al diálogo. «No estamos aquí para blanquearlos, no repetiremos los errores / estafas del 77 y no aceptaremos ninguna invasión competencial», señalaron los republicanos tras la reunión. ERC expresó su disconformidad con «la centralización de competencias y de material» por parte del Gobierno, y con «la perspectiva ultranacionalista de la crisis», así como con la presencia del Ejército en el «mando de la comunicación de crisis» del COVID-19. 

ERC reclama la república

Los secesionistas catalanes reprochan además a Sánchez sus «aproximaciones a la derecha» y abogan por una salida a la crisis desde «lo público», lo que pasa por la instauración de la «idea» de la república. El propio Rufián cuestionó la conveniencia de un acuerdo en el que participen el PP y Ciudadanos y se mostró partidario de que la mesa de reconstrucción mantenga el espíritu de la moción de censura que hizo presidente a Sánchez. Entre las condiciones que quiere imponer ERC para el acuerdo está la de que se retome la Mesa de Diálogo Gobierno-Generalitat parar buscar una salida al «conflicto político» independentista en Cataluña. Sánchez se comprometió a recuperar ese diálogo bilateral «cuando «esto acabe», pero descartó hacerlo hasta que no termine la pandemia del coronavirus porque lo «razonable» en estos momentos es que todas las administraciones dediquen sus «energías» a la batalla contra el COVID-19.

Bildu pide dialogo en Euskadi

Tampoco EH Bildu, que facilitó la investidura de Sánchez, ofreció garantías. Su portavoz en el Congreso, Mertxe Aizpurua, se mostró dispuesta a participar en «un espacio de diálogo que permita salir de la crisis», pero aseguró que su partido no estará en ningún foro que «tenga como objetivo reforzar el Régimen del 78». Aizpurua agradeció «el tono y la disposición» de Sánchez para «seguir compartiendo informaciones y reflexiones que sean necesarias para combatir esta pandemia» y defendió «la soberanía» del pueblo vasco, añadiendo que «el marco de diálogo que debe prevalecer y que dotará de mejores soluciones a la ciudadanía vasca es el que se debe realizar en nuestro propio país».

La líder de Ciudadanos, Inés Arrimadas, volvió a reprochar ayer a Sánchez que no haya puesto «ninguna propuesta encima de la mesa» sobre los pactos y cuestionó que Unidas Podemos pretenda «defender solo lo público y atacar la propiedad privada».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Sánchez hablará el lunes con Casado, pero el PP mantiene la desconfianza