Iglesias es el principal escollo para un pacto de PSOE y PP frente al COVID-19

ERC rechaza un acuerdo y advierte de que no contribuirá a «blanquear este régimen»

casado iglesias
casado iglesias

MAdrid / La Voz

La posibilidad de que España reedite un acuerdo político similar al de los Pactos de la Moncloa para hacer frente al impacto económico del coronavirus se esfuma. Con la excepción de Cs, la llamada al consenso lanzada por el sector socialista del Gobierno ha sido rechazada por todos los grupos, incluidos los aliados de investidura de Pedro Sánchez. ERC echó ayer un jarro de agua fría definitivo a un pacto transversal diciendo que «no participará de esto, no solo para que no nos dejen como en 1977, sino porque nunca contribuiremos a blanquear este régimen». «No nos sentimos deudores del régimen que surgió de aquellos pactos», señala el partido de Oriol Junqueras en un comunicado. 

Iglesias teme perder poder

El propio Gobierno reconoció que su oferta se dirige solo a la derecha porque no puede contar con los independentistas, que son los que le dan estabilidad, para un pacto que, según el ministro de Transportes, José Luis Ábalos, requiere «compartir el criterio de la unidad territorial». Además de ERC, tanto el PNV como EH Bildu y el BNG, socios del Ejecutivo, desaprueban unos nuevos Pactos de la Moncloa. Pero ni siquiera Unidas Podemos secunda la propuesta en los términos planteados por Sánchez, porque entiende que ese pacto diluiría su papel en el Gobierno.

Pablo Iglesias se convierte así en el principal escollo para un acuerdo con el PP, que considera imposible el consenso mientras el líder de Unidas Podemos permanezca en el Gobierno. Los populares ven contradictorio que se invoquen los Pactos de la Moncloa cuando, a su juicio, el objetivo de Iglesias es «la destrucción del sistema del 78». La portavoz del PP, Cayetana Álvarez de Toledo, justificó la negativa a abordar ese gran pacto afirmando que «Podemos no es el PCE de los años 70». «Iglesias no es Carrillo. Carrillo había evolucionado y trabajaba en la construcción e Iglesias lo contrario, trabaja en la destrucción», señaló.

La situación aparece así como un callejón sin salida. Los aliados de Sánchez no le apoyan; el PP condiciona cualquier acuerdo a que Unidas Podemos salga del Gobierno; Sánchez pone como condición que Iglesias se mantenga y el líder morado rechaza acordar reformas económicas con la derecha porque, a su juicio, la crisis debe servir para reforzar el papel de «lo público». 

Ábalos presiona a Casado

En Unidas Podemos no creen que Sánchez esté tratando de aprovechar la pandemia para diluir su poder en el Ejecutivo y entienden que la propuesta de unos nuevos Pactos de la Moncloa es más bien un intento de frenar las críticas del PP, situando una vez más a los populares como los responsables de un bloqueo político por su supuesto interés partidista.

El ministro José Luis Ábalos se situó ayer en esa linea al apelar a «la coherencia y patriotismo de Casado». «No se entiende que un partido que apelaba a los pactos de Estado diga esto ahora», indicó, advirtiendo de que «sobre todo no lo entienden los españoles». El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijoo, cuestionó las críticas del Gobierno al PP por plantear una mayor presencia física en el Congreso «viendo algunas actitudes de miembros del Gobierno que no cumplen el confinamiento».

«Es la hora de apartar a los que quieren destruir el sistema», dice el presidente de Cámara de España 

«Es el momento de que aquellos que quieren destruir el sistema sean apartados». El empresario José Luis Bonet, presidente de la Cámara de España, considera que el país se encuentra «en una situación crítica» y que los «enfrentamientos ideológicos en el Gobierno» son «lo menos indicado en este momento».

En una entrevista en el diario El Mundo, Bonet se muestra muy crítico con el papel que está jugando durante esta pandemia Unidas Podemos al poner en cuestión el papel de los empresarios. «Al conjunto de la sociedad le ha ido muy bien con la economía social de mercado que tenemos. Si alguno piensa que la solución es cargarse el sistema está muy equivocado», señala el presidente de honor de Freixenet, que califica de «chorrada» que la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, diga que las empresas anteponen el interés propio y abusan de los despidos.

«Establecer sospechas sobre el empresariado en este momento es un pecado de lesa patria. Estoy con [Nadia] Calviño y con [Reyes] Maroto, que son gente sensata», dice, en referencia a las ministras de Economía y de Industria. «Debe haber diálogo adecuado y ningún enfrentamiento y menos aún dentro el Gobierno» porque «cualquier política incoherente destruye la confianza» señala. De cara a la recuperación, entiende que «la clave está primero en el sector privado y en la colaboración público-privada, después». «La solución está en nuestro sistema y si alguien quiere dedicarse a nacionalizar que se lo haga mirar. Hay que criticar en esto al Gobierno porque es un momento de unidad de acción absoluta», añade Bonet.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
10 votos
Comentarios

Iglesias es el principal escollo para un pacto de PSOE y PP frente al COVID-19