Carmen Calvo recibe el alta, pero su positivo abre el debate sobre el papel de Pablo Iglesias en el Gobierno

La vicepresidenta se recuperará en su casa, pero en caso de que su enfermedad se agravara y Pedro Sánchez cayera enfermo, el líder de Podemos asumiría la presidencia del Ejecutivo

Pedro Sánchez y Pablo Iglesias, en el pleno del Congreso que aprobó la prorroga del estado de alarma
Pedro Sánchez y Pablo Iglesias, en el pleno del Congreso que aprobó la prorroga del estado de alarma

Madrid / La Voz

La confirmación de que la vicepresidenta primera del Gobierno, Carmen Calvo, ha dado positivo en el test de coronavirus ha abierto el debate sobre el papel que ocupará en el Gobierno y en la Comisión General de Secretarios de Estado y Subsecretarios el vicepresidente segundo, Pablo Iglesias. Y también ha dado lugar a la especulación sobre la posibilidad de que Iglesias asumiera la presidencia del Gobierno en caso de que Pedro Sánchez, cuya mujer ha dado también positivo, al igual que su madre, cayera enfermo y no pudiera ejercer sus funciones. Calvo ha recibido el alta esta mañana y saldrá de la clínica Ruber de Madrid, donde ingresó el domingo pasado y continuará recuperándose en su domicilio, en donde permanecerá aislada, según informa la Moncloa. Todo indica por tanto que podrá presidir la comisión de secretarios de Estado teleméticamente si su estado de salud no empeora.

La ley del Gobierno, en su artículo 8.2, establece que «la Presidencia de la Comisión General de Secretarios de Estado y Subsecretarios corresponde a un Vicepresidente del Gobierno o, en su defecto, al Ministro de la Presidencia. En caso de ausencia del Presidente de la Comisión, la presidencia recaerá en el Ministro que corresponda según el orden de precedencia de los Departamentos ministeriales». Esta norma, sin embargo, da lugar a diferentes interpretaciones.

La siguiente autoridad en rango en el Gobierno es en este momento el vicepresidente segundo, Pablo Iglesias. Pero, al hablar de que la presidencia recaerá en «el ministro que corresponda», se puede interpretar que no tiene por qué ser otro vicepresidente y que el presidente del Gobierno puede designar al titular de la cartera que considere oportuno para presidir la comisión. Así lo interpretan varios dirigentes socialistas. La norma estbalece que «la suplencia de los ministros, para el despacho ordinario de los asuntos de su competencia, será determinada por Real Decreto del Presidente del Gobierno, debiendo recaer, en todo caso, en otro miembro del Gobierno. El Real Decreto expresará entre otras cuestiones la causa y el carácter de la suplencia». Además, incica que «no se entenderá por ausencia la interrupción transitoria de la asistencia a la reunión de un órgano colegiado. En tales casos, las funciones que pudieran corresponder al miembro del gobierno durante esa situación serán ejercidas por la siguiente autoridad en rango presente».

En todo caso, si a Calvo la sustituyera algún ministro, por orden protocolario la presidencia de la comisión recaería en la ministra de Asuntos Exteriores, Arancha González Laya. De momento, y significativamente, la reunión de la comisión de secretarios y subsecretarios, que suele celebrarse los jueves bajo la presidencia de Carmen Calvo, no está convocada para hoy ni figura en la agenda oficial del Gobierno. Con toda probabilidad se celebrará mañana viernes. En la Moncloa no confirman de momento a La Voz de Galicia qué es lo que está previsto. 

La presidencia de la Comisión General de Secretarios de Estado y Subsecretarios es un puesto clave en el Ejecutivo porque de ese organismo depende, según la ley, «el examen de todos los asuntos que vayan a someterse a aprobación del Consejo de Ministros, excepto los nombramientos, ceses, ascensos a cualquiera de los empleos de la categoría de oficiales generales y aquéllos que, excepcionalmente y por razones de urgencia, deban ser sometidos directamente al Consejo de Ministros». Y, además, «el análisis o discusión de aquellos asuntos que, sin ser competencia del Consejo de Ministros o sus Comisiones Delegadas, afecten a varios Ministerios y sean sometidos a la Comisión por su presidente». 

En lo que afecta a la hipotética sustitución del presidente del Gobierno en caso de que cayera enfermo y Calvo tuviera que permanecer de baja si su enfemedad se agravara, la ley establece que «en los casos de vacante, ausencia o enfermedad, las funciones del Presidente del Gobierno serán asumidas por los Vicepresidentes, de acuerdo con el correspondiente orden de prelación, y, en defecto de ellos, por los Ministros, según el orden de precedencia de los Departamentos». En este caso, si el jefe del Gobierno enfermara y Calvo permaneciera de baja y aislada, sería más difícil interpretar que el cargo no recayera en Pablo Iglesias, algo que provoca inquietud en la dirección de PSOE.

En el Gobierno se están tomando todas las medidas para evitar que Sánchez pudiera contagiarse y se han desinfectado las dependencias de la Moncloa tras el positivo de Calvo, el de las ministras Irene Montero y Carolina Darias y el de varios trabajadores del complejo. En todo caso, si Sánchez diera positivo pero la enfermedad no le afectara gravemente, podría seguir presidiendo el Gobierno telemáticamente, como hace en este momento la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
14 votos
Comentarios

Carmen Calvo recibe el alta, pero su positivo abre el debate sobre el papel de Pablo Iglesias en el Gobierno