Cs se reinventa con un nuevo discurso pero sigue controlado por fieles a Rivera

La ausencia pública de Arrimadas, en el octavo mes de embarazo, complica el rearme

Arrimadas busca un espacio propio tras relevar a Rivera
Arrimadas busca un espacio propio tras relevar a Rivera

MAdrid / LA Voz

Levantar un partido que se ha dejado 47 de sus 57 escaños y que ha perdido a su líder y referente histórico; reinventar el discurso disputándose el espacio de la derecha con otras dos formaciones y hacerlo en medio de una crisis nacional que obliga a cerrar filas con el Gobierno. El reto de Inés Arrimadas se antoja titánico. Pero la nueva presidenta de Ciudadanos ha conformado un equipo continuista con el que pretende recuperar el pulso político de un partido que llegó a encabezar algunos sondeos en intención de voto a nivel nacional.

Las claves pasan por reforzar el poder femenino en la formación; marcar distancias con el PP y Vox; abrirse ahora a pactos con el PSOE y mantener el modelo presidencialista de Rivera, en el que el líder acapara el protagonismo.

Pero el rápido rearme que busca Arrimadas se complica por el hecho de que se encuentra en su octavo mes de embarazo, lo que limita su proyección pública. La recomendación médica de permanecer en su domicilio le impidió asistir al pleno del Congreso sobre el coronavirus, en el que Cs se quedó sin portavoz, y tampoco podrá estar en el de mañana, que prolongará el estado de alarma, por lo que ha solicitado que el debate sea telemático.

A pesar de que la actividad parlamentaria se ha reducido a mínimos, la ausencia de Arrimadas en la primer línea preocupa en una formación obligada a recuperar fuelle político y en la que el nuevo núcleo duro, a pesar de ser continuista y mantener el fuerte sesgo catalán, está formado por personas que no han tenido el protagonismo mediático que hasta ahora acaparaban Fernando de Páramo y el propio Villegas, ahora fuera de la dirección. En los puestos más altos del nuevo organigrama no hay grandes incorporaciones respecto a la etapa anterior de la formación. 

María Bravo

Secretaria general. La figura clave de la nueva ejecutiva, que sustituye a José Manuel Villegas, es ingeniera de Caminos. Tiene un perfil más técnico que político y, aunque era una dirigente en progresión en el partido ya en tiempos de Rivera, es una desconocida para el gran público porque apenas se prodiga en los medios. Congenió con Arrimadas en el Parlamento catalán, donde ocupa un escaño desde el 2015, aunque su destino está en Madrid. Sustituyó a Toni Roldán como responsable de Programas cuando este abandonó el partido. 

Carlos Cuadrado

Vicesecretario primero. El que será a partir de ahora principal fontanero del partido es un histórico del círculo de confianza de Albert Rivera. Exresponsable de Finanzas, asume ahora tareas en organización, movilización, acción institucional y tesorería. 

Joan Mesquida

Vicesecretario segundo. Fue uno de los fichajes estrella de Albert Rivera en febrero del 2019. Ex diputado del PSOE, fue director general de la Policía y la Guardia Civil entre los años 2006 y 2008 con Zapatero. Mesquida, que colaborará con Bravo en el área estratégica, acaba de revelar que desde hace un mes está siendo tratado de un cáncer. 

José María espejo

Vicesecretario adjunto. Otra de las figuras clave en el nuevo equipo. Fue hombre de la máxima confianza de Rivera, del que es amigo personal. Abogado, trabajó 12 años como asesor jurídico de La Caixa. Ex vicepresidente segundo del Parlamento catalán, su figura cobró relevancia al ser uno de los dos miembros de la Mesa que rechazaron la tramitación de las leyes de desconexión por las que acabarían imputados los dirigentes del procés

Melisa Rodríguez

Portavoz nacional. La nueva voz del partido es arquitecta y experta en energías renovables. Diputada en el Congreso por Santa Cruz de Tenerife desde el 2015. Ocupaba hasta ahora la secretaria de Juventud de Ciudadanos y ha sido una de las voces más críticas con Francisco Igea, rival de Arrimadas en las primarias. 

Lorena Roldán

Portavoz adjunta. Diputada en el Parlamento catalán y elegida como candidata a la Generalitat, baja un peldaño respecto a la portavocía nacional que ocupaba. 

Borja González

Secretario de Organización. Una de las pocas novedades. Es secretario de Organización de Cs en el País Vasco y sustituye al antes todopoderoso Fran Hervías, que dejó el puesto en noviembre del 2019 tras no lograr el escaño. 

Reorganización en Galicia

Tiempo para Beatriz Pino. Al margen del núcleo duro, Arrimadas ha incluido en la ejecutiva a dirigentes que ya dieron un salto a raíz de la salida de los más críticos con la estrategia de Rivera de rechazar pactos con el PSOE. Entre ellos está la gallega Beatriz Pino, ex diputada por Pontevedra en la anterior legislatura. El aplazamiento de las gallegas del 5A, y el hecho de que las listas no tienen por qué ser las mismas que ya se aprobaron, permitirá a Pino reorganizar Cs en Galicia y elaborar con más tiempo unas nuevas candidaturas, una vez que el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijoo, ha rechazado una coalición, al contrario de lo que sucedió en el País Vasco.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Cs se reinventa con un nuevo discurso pero sigue controlado por fieles a Rivera