Rufián: «Nuestra propuesta es la autodeterminación»

El diputado de ERC critica la actitud de JxCat en la mesa de diálogo pactada por Sánchez con los independedntistas


Redacción | Agencias

El portavoz de Esquerra Republicana de Cataluña (ERC) en el Congreso de los Diputados, Gabriel Rufián, considera que se ha producido un «cambio de paradigma» con la aceptación por parte del PSOE de una consulta en el acuerdo para crear la mesa de diálogo. En este contexto, deja claro que su partido «no engaña a nadie» y que acuden a esta mesa con la intención de que esa consulta incluya la opción de la independencia.

Así lo ha explicado en una entrevista con Europa Press en la que también admite que sería partidario de que se pueda votar una propuesta que surja de la mesa, aunque los independentistas no estén de acuerdo con ella y pidan votar «no». Argumenta, en este sentido, que si se puede celebrar una consulta pactada, se puede hacer una segunda.

El dirigente de ERC pone en valor el último punto del acuerdo firmado con el PSOE para la creación de la mesa de diálogo, cuya primera reunión tuvo lugar en Moncloa el pasado 26 de febrero. Lamenta que no se haya publicitado lo suficiente, algo que atribuye a la «vorágine» en la que se vive. Pero lo considera «muy importante» sobre todo para el futuro porque, alega, «cambia el paradigma totalmente».

«Que nosotros podamos llegar a pactar la consulta con el Estado o que de esa mesa surja una consulta, creo que es un cambio de paradigma total», exclama y por ello considera que se están viviendo «días históricos que hay que preservarlos como sea».

En su opinión, «sería importante que el independentismo, el republicanismo catalán permita que la propuesta que surja de esa mesa se vote» aunque pidieran el «no» si no estuvieran de acuerdo con ella. El argumento es que una vez que se pacta una consulta, «quién te dice que no puedes pactar la segunda».

Pero no precisa cuántas veces se podría votar en una consulta y apunta a que entre que una consulta sea como quien pide pizzas y Quebec «seguro que hay un término medio» que se puede encontrar. En Quebec se realizaron dos referendos y tras el último, que perdieron los independentistas, el Gobierno canadiense promulgó una Ley de Claridad basada en el pronunciamiento de su Tribunal Supremo, estableciendo las condiciones en que se podría producir la independencia, lo que de facto ha evitado nuevos referendos.

«Nuestra propuesta es la autodeterminación»

No obstante, deja claro que ERC «no engaña a nadie» porque llevan 90 años defendiendo la independencia. «Nuestra propuesta, guste más o guste menos», explica, «es la autodeterminación de Cataluña, que se vote, y una ley de amnistía que limpie el tablero como se hizo en el 77, en este país con fascistas». Esa, insiste, es su propuesta y espera contrapropuestas, «no amenazas ni insultos».

Al ser preguntado si para que sea válida para su partido, la consulta debe incluir la opción de la independencia responde: «Nosotros vamos con esa intención, de que de una vez por todas se cumpla con uno de los grandes consensos de la población de Cataluña, que es que se vote su status político».

No obstante, y aunque recalca que esa es su «propuesta», no quiere profundizar en más detalles en relación con la negociación y la mesa. Rechaza opinar sobre si el resultado de la consulta debería ser vinculante o no, o sobre los posibles plazos para lograr resultados.

Reivindica la mesa como logro de ERC

Considera que eso sería «meter presión» a la mesa diálogo, aunque advierte de que también sería «irresponsable» salir de la segunda reunión «diciendo ya que no se está consiguiendo nada», ya que se trata de un «conflicto político de tal envergadura que todo el mundo podría entender que no se va a solucionar ni en una reunión, ni en dos, ni en cuatro».

Por el mismo motivo tampoco quiere responder a las declaraciones de otros líderes independentistas como la calificación de «engañifa» que ha hecho la exconsejera Clara Ponsatí en relación con la mesa. Ni entra a valorar la falta de confianza en este instrumento de negociación por parte de Puigdemont, quien ya habla de un plan B unilateral.

Gabriel Rufián se limita a precisar que respeta a los compañeros que están «en el exilio» y deja claro que a ERC no se la verá «sentada entre semana en una mesa en Moncloa y criticándola el fin de semana en Cataluña».

Por el contrario, reivindica que su partido haya logrado que se constituya la mesa porque era un compromiso electoral de ERC tanto el 28 de abril como el 10 de noviembre. «Lo importante -precisa- es que la gente se ha sentado en esa mesa, algunos con más convicción, otros arrastrando los pies», pero está sirviendo, en su opinión, para abandonar un «tiempo muy oscuro».

Aislar la mesa de diálogo

Por ello, deja claro que el objetivo es «aislar» la mesa del entorno y cree que «sería contradictorio» entrar en el ruido a la par que está hablando de aislar la mesa de lo que ocurra en el exterior. Así, no cree que deba afectar a la negociación lo que ocurra con los juicios pendientes de líderes del procés, como el que caso que ha instruido el Juzgado número 13 de Barcelona o la investigación que lleva el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC), que acaba de procesar a Josep María Jové -uno de los negociadores- y a Josep Lluís Salvadó.

Critica no obstante el camino judicial que califica de «represivo» y que ve «muy complicado, dificilísimo o directamente imposible de frenar».

Rufián también considera que hay que preservar la mesa de la campaña electoral. «Yo ceo que tenemos que creernos esto», insiste en la convicción de que si no son capaces de seguir con esta vía «toda una generación, todo un discurso se va al garete».

En este sentido, precisa que en su partido «están tranquilos» de cara a que haya unos nuevos comicios en Cataluña porque, afirma, «ERC no solo ha llegado para ganar, sino para liderar, no vale ganar elecciones si luego no lideras».

«Estamos preparados para que sean esta tarde o en otoño», responde ante la posibilidad de que el Tribunal Supremo no admita el recurso de Joaquím Torra contra su inhabilitación, lo que podría precipitar el adelanto electoral.

AUTOFLAGELACIÓN CON LOS ERRORES

El portavoz de ERC en el Congreso de los Diputados asegura que en su partido sí han hecho autocrítica de los errores que han podido cometer en este proceso. De hecho, afirma que son «maquinarias casi casi de autoflagelación» y se muestra de acuerdo con la afirmación de Carmen Forcadell de que les faltó empatía.

No obstante, añade que no fueron conscientes «del enemigo, del adversario» que tenían en frente, «de sus enormes carencias democráticas». Y critica que se trate a Junqueras, Bassa, Forcadell o al resto de presos del procés «como si fueran Pablo Escobar, Urdangarín, Bárcenas o Rato».

Insiste en que fue un fracaso meter a la gente en la cárcel por poner las urnas y cree que lo demuestra el hecho de que ellos han ganado las elecciones apostando por el diálogo mientras que las han perdido las derechas, que fueron a la manifestación de Colón.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

Rufián: «Nuestra propuesta es la autodeterminación»