Iglesias sitúa a Calvo en la diana tras la bronca por la ley de libertad sexual

Unidas Podemos agranda la fractura en el Gobierno al apoyar una comisión de investigación sobre don Juan Carlos


Madrid / La Voz

La fractura en el Gobierno de coalición se recrudece. Unidas Podemos ha puesto a Carmen Calvo en su diana política. Los socios del PSOE en el Ejecutivo consideran que la vicepresidenta primera del Gobierno es la responsable de la difusión del documento en el que se recogían los errores y la falta de consistencia en el borrador de la ley de libertad sexual presentada por la ministra de Igualdad, Irene Montero, y pretenden que Pedro Sánchez le exija responsabilidades. 

Enfrentamiento larvado

Una mala relación que viene de lejos. Las malas relaciones de Unidas Podemos con Calvo vienen de lejos porque Pablo Iglesias la responsabiliza de que el acuerdo para el Gobierno de coalición no cuajara tras las elecciones de abril. Pero ahora estima que desde la vicepresidencia primera del Ejecutivo está poniendo objeciones a todas las iniciativas de los ministros de Podemos porque no ha asimilado la pérdida de las competencias en materia de igualdad, de la que Calvo siempre ha hecho bandera.

Desconfianza

Maniobras obstruccionistas. Los de Pablo Iglesias ven también la mano de la vicepresidenta en el hecho de que la presentación de la ley de libertad sexual coincidiera con la de educación, para tratar de rebajar el impacto mediático de la norma. De ahí que quieran diferenciar los intensos debates con otros miembros del Gobierno, que consideran lógicos, de lo que ven como una actitud obstruccionista de Calvo. 

El silencio de Sánchez

Iglesias se ve respaldado. Desde Unidas Podemos destacan que las relaciones entre Pedro Sánchez y Pablo Iglesias siguen siendo excelentes y esgrimen el silencio del presidente del Gobierno en este enfrentamiento como muestra de que el líder del PSOE no comparte las maniobras de la vicepresidenta y de que esta actúa por iniciativa propia. Los de Iglesias defienden el esfuerzo de Sánchez por mantener la unidad pese a las presiones, pero apelan al pacto de lealtad para que frene a Calvo. 

Juan Carlos I

La comisión de investigación abre otro frente. En medio de esa tormenta política, se ha abierto otra grave grieta en el Ejecutivo de coalición a costa de la investigación en Suiza sobre la supuesta donación millonaria del rey emérito Juan Carlos I a Corinna zu Sayn-Wittgenstein. ERC y el Grupo Plural -en el que se integran Junts per Catalunya, Más País, Compromís y el BNG- registraron en el Congreso una petición para crear una comisión de investigación sobre este asunto. Unidas Podemos, socio del PSOE en el Gobierno, apoya esa petición, tal y como confirmó ayer su portavoz en el Congreso, Pablo Echenique, que aseguró que trabajan con otros grupos para ponerla en marcha. Justificó la necesidad de investigar «las supuestas actividades corruptas» de don Juan Carlos para «disipar las dudas» sobre «a qué se ha dedicado el rey emérito durante los años que fue jefe del Estado». 

Presión al PSOE

Inviolabilidad del rey. El PSOE ya rechazó en el pasado, junto al PP y Cs, propuestas similares de Unidas Podemos para investigar a don Juan Carlos, alegando que la Corona está protegida constitucionalmente. Echenique presiona sin embargo al PSOE, al igual que los grupos que impulsan la investigación, afirmando que ahora tendrán «que afinar muy bien jurídicamente» para evitar que se la rechacen, dado que la inviolabilidad del rey solo está vigente durante su mandato. El reglamento del Congreso dice que las comisiones de investigación pueden crearse a petición de dos grupos o de la quinta parte de los miembros de la Cámara.

Irene Montero y Álvarez de Toledo se enzarzan en una disputa en la que llegan a la esfera privada 

F. Balado

La disputa dialéctica protagonizada por Cayetana Álvarez de Toledo e Irene Montero no afloja. Todo comenzó el miércoles, cuando la portavoz del PP en el Congreso afeó la salida en tromba de Pablo Iglesias acusando al ministro de Justicia de «machista» para proteger a Montero tras el aluvión de críticas que recibió el borrador de la ley de libertad sexual, conocida popularmente como la del «solo sí es sí», que llegó al Consejo de Ministros repleta de errores de fondo y forma, y que varios responsables del Gobierno calificaron como «una chapuza». «Si a mi marido vicepresidente [Pablo Iglesias] se le ocurriera salir en mi defensa cual macho alfa para protegerme de las críticas de un colega de Gobierno, lo mandaría a dormir al sofá o a la tinaja que tienen al lado de la piscina con forma de riñón», atacó Álvarez de Toledo.

Sus palabras no sentaron bien a Montero, que ayer respondió con contundencia. «Es la mejor prueba de que existen las clases sociales; es mejor venir, como yo, de una familia humilde que me ha dado una buena educación, que tener un buen apellido y que no te enseñen ni educación ni respeto», lamentó. La ministra de Igualdad apuntó directamente contra la procedencia de alta cuna de la dirigente popular, que es la decimotercera marquesa de Casa Fuerte. 

«Analfabeta»

Álvarez de Toledo continuó alimentando este enfrentamiento a través de las redes sociales, donde compartió un artículo de opinión publicado en un medio con el que colabora, en el que se hace un repaso por algunos de los muchos errores de bulto cometidos por el Ministerio de Igualdad en la redacción del proyecto de ley mencionado, y en el que se sugiere que Irene Montero es una «analfabeta».

La vicesecretaria de Política Social del PP, Cuca Gamarra, también entró ayer en la polémica al denunciar que la ministra de Igualdad está «más preocupada por el show» que por el contenido del anteproyecto de ley.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Iglesias sitúa a Calvo en la diana tras la bronca por la ley de libertad sexual