Puigdemont aprovecha la inmunidad para desafiar a Sánchez desde Perpiñán

cristian reino BARCELONA / COLPISA

ESPAÑA

Los exconsejeros Toni Comín y Clara  Ponsatí y el expresidente Puigdemont, todos ellos huidos de la Justicia española, ayer en la localidad francesa de Perpiñán
Los exconsejeros Toni Comín y Clara Ponsatí y el expresidente Puigdemont, todos ellos huidos de la Justicia española, ayer en la localidad francesa de Perpiñán David Borrat | Efe

Llama a la confrontación con el Estado, y se burla de ERC y de la mesa de diálogo

01 mar 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

El expresidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, quiso medir su fuerza dentro del independentismo, en un acto en la localidad francesa de Perpiñán, presentado como su regreso a Cataluña tras dos años en Bélgica, aunque siga sin poder entrar en España por riesgo a ser detenido y puesto a disposición de la justicia.

Hace más de dos años, cuando se presentó como candidato a las elecciones catalanas, había prometido que si ganaba volvería a Cataluña investido como presidente. No lo hizo. El regreso figurado se produjo ayer, a 25 kilómetros de España para seguir con el relato.

«Sabíamos que si aguantábamos, llegaría este momento en el que podríamos pisar tierra catalana como personas libres», expresó en tierra gala, intentando mantener vivo el procés, ante 200.000 personas según la organización y unas 110.000 según la Policía francesa, en un mitin organizado por el Consejo para la República, que ha servido para lanzar la campaña electoral. Los comicios aún no están convocados, pero JxCat ya tiene su primera demostración de fuerza, con la que intenta remontar en las encuestas, lideradas ahora por ERC.

JxCat ha puesto en marcha toda su maquinaria. Vestido de traje y corbata, con porte institucional, Puigdemont llamó en su mitin a los catalanes a «prepararse» para mantener la «confrontación» con el Estado. «Prepararse», insistió, para la «lucha definitiva» por la independencia. Según él, este embate contra el Estado no puede ser aplazado sino que debe ser de forma inmediata, sin más dilación, en los próximos comicios, que volverán a ser planteados como un plebiscito como en el 2015. 

Mitin de JxCat contra ERC

Según Puigdemont, el combate contra el Estado para alcanzar la independencia no puede ser aplazado como propone ERC. «No hay que esperar a tiempos mejores, ya lo tenemos aquí», ha expresado. La frase lleva una carga muy fuerte contra la estrategia de Oriol Junqueras, que plantea que el independentismo necesita ampliar su base.

El acto ha contado además con los exconsejeros huidos y eurodiputados Toni Comín y Clara Ponsatí, pero también con el presidente Torra y el exmandatario Artur Mas.

El acto del Consejo para la República, en el que están representados todos los partidos secesionistas, se ha convertido en un mitin de JxCat en el que los posconvergentes han llamado a la unidad y han tratado de aislar a ERC. Oriol Junqueras y Marta Rovira ha intervenido a través de un vídeo, pero todas las alocuciones desde el escenario han llevado críticas contra los republicanos, a los que acusan de ser los culpables de romper la unidad y de abandonar el objetivo de la independencia con su estrategia pragmática. ERC ha enviado a una delegación de muy bajo perfil y la CUP no ha acudido. 

Pitada a la mesa de diálogo

Durante el acto, se han mostrado imágenes de la mesa de diálogo entre Gobiernos del miércoles pasado, que fueron recibidas con una fuerte pitada. La exconsejera de Educación, Clara Ponsatí, hizo de telonera. La eurodiputada, huida en Escocia, cargó con dureza contra la mesa de diálogo. «No nos dejemos engatusar con fotos de mesa de diálogo que solo busca permitir a Pedro Sánchez ganar tiempo», ha afirmado. A su juicio, es un «engaño» contraponer diálogo a independencia, una crítica directa contra ERC. Comín también ha reprobado veladamente a los de Junqueras, al recordar que el PSOE apoyó la aplicación del 155. «España no es un Estado normal», «no respeta los derechos humanos», ha señalado.