Madrid / La Voz

No fue un Consejo de Ministros, pero casi. Pedro Sánchez se llevó ayer a La Rioja a las vicepresidentas Nadia Calviño y Teresa Ribera, y a otros diez ministros como parte de la ronda de visitas a todas las comunidades autónomas a la que se comprometió durante el discurso de investidura. En la comunidad riojana se trataba de impulsar a la conocida como España vaciada.

Con el objetivo de luchar contra la despoblación y ofrecer oportunidades de desarrollo en el ámbito rural, el Gobierno anunció la apertura en Soria de un centro de proceso de datos de la Seguridad Social, pero poco después a través de otro comunicado tuvo que rectificar y eliminó del texto ese compromiso que para unos era el anuncio estrella.

El secretario provincial del PSOE de Soria, Luis Rey, incluso avanzó que ese nuevo centro de la Seguridad Social acordado por la Comisión Delegada del Reto Demográfico supondrá una importante inversión y la creación de empleo cualificado en la provincia. En el comunicado posterior, el Gobierno se limita a sustituirlo por «un análisis para la posible descentralización de centros de referencia de la Administración pública».

Polémica aparte, el viaje a tierras riojanas es el segundo desplazamiento oficial de este tipo por parte de Sánchez tras haber visitado recientemente Barcelona, en donde mantuvo un encuentro con el presidente Quim Torra, como preludio de la mesa de diálogo entre el Gobierno central y el Gobierno catalán que echó a andar a mediados de esta semana.

«El progreso de España es el de todos y el de todas las regiones o no será el de nadie», dijo ayer el presidente del Gobierno tras haberse mostrado como firme defensor de un «diálogo sincero, tranquilo y moderado» con las Administraciones autonómicas, así como partidario de la «cooperación interinstitucional», dos asuntos esenciales para la búsqueda del «beneficio de todos los ciudadanos», comentó en una breve intervención tras mantener un encuentro con la presidenta riojana, la socialista Concha Andreu.

Centro de I+D+I

Ambos firmaron un acuerdo de colaboración entre las dos Administraciones sustentado sobre tres compromisos: convertir a La Rioja en la capital digital del español; fomentar su posicionamiento como «enorregión por excelencia a nivel mundial», dice el acuerdo, y también la fundación de «la Ciudad del Envase y el Embalaje», a través de la puesta en marcha de un centro de I+D+I o con la creación de un vivero de empresas jóvenes relacionadas con este sector.

Después, Sánchez presidió la primera reunión de la Comisión delegada del Reto Demográfico, liderada por la vicepresidenta Ribera y de la que también forma parte el ministro de Agricultura, Luis Planas. El encuentro se saldó con la confección de «un plan de choque» compuesto por 30 medidas que tienen el mismo objetivo: poner fin a la despoblación de la llamada España vaciada.

Entre ellas, el impulso de un estatuto básico de los pequeños municipios, la universalización de la cobertura de banda ancha de 30Mbps, proyectos piloto de servicios 5G en áreas rurales, la incentivación de la eficiencia energética en edificios y el uso de las energías renovables, un plan de fomento de los centros territoriales de la UNED y el incremento de los agentes de la Guardia Civil en el rural.

La vicepresidenta Teresa Ribera aseguró ante los medios que en la comisión del reto demográfico «trabajarán por acercar la Administración del Estado al territorio rural y reforzarán el papel de la mujer en el medio rural así como el adecuado dimensionamiento de infraestructuras».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

El Gobierno anuncia para Soria un nuevo centro de datos de la Seguridad Social y luego lo anula