El PNV logra del Gobierno la gestión de la Seguridad Social para el año 2021

La Moncloa niega que el pacto, en plena precampaña vasca, rompa la caja única

El lendakari, Iñigo Urkullu, en medio de la ministra de Política Territorial, Carolina Darias, y el consejero vasco de Gobernanza Pública y Autogobierno, Josu Erkoreka,  en Vitoria
El lendakari, Iñigo Urkullu, en medio de la ministra de Política Territorial, Carolina Darias, y el consejero vasco de Gobernanza Pública y Autogobierno, Josu Erkoreka, en Vitoria

Madrid / La Voz

El Gobierno transferirá al País Vasco la gestión de la Seguridad Socia antes de que acabe el año 2021. La cesión de esa competencia, largamente reclamada por el PNV y reflejada por primera vez en un acuerdo firmado, figura en el calendario de traspasos acordado entre los Ejecutivos español y vasco que comprende 32 competencias, entre las que se incluye la de prisiones. El estudio para el traspaso de la gestión de la Seguridad Social se iniciará en el segundo semestre del 2021 y culminará antes de que acabe ese año, una vez que los acuerdos del Pacto de Toledo «estén avanzados», según precisó la ministra, que explicó que se trata de una transferencia «tremendamente compleja». El traspaso de la gestión de la Seguridad Social completará todos los previstos en el Estatuto de 1979 y el Gobierno de Vitoria se dispone a tramitar ya la aprobación de uno nuevo.

El acuerdo, firmado por la ministra de Política Territorial, Carolina Darias, y el consejero de Gobernanza Pública y Autogobierno y portavoz del Gobierno vasco, Josu Erkoreka, se alcanza a pocos días de arrancar la tramitación de los Presupuestos, para cuya aprobación el Ejecutivo necesita el apoyo de los seis diputados del PNV, y un mes y medio después de que los nacionalistas vascos apoyaran la investidura de Pedro Sánchez. Algo que no excluye nuevas reclamaciones de los nacionalistas vascos, que arrancan así la precampaña de las elecciones autonómicas de abril con una concesión histórica del Gobierno, de la que no goza ninguna otra comunidad.

Traspaso de prisiones en el 2020

El Ejecutivo precisó que la transferencia no supone romper la caja única de la Seguridad Social, ya que las pensiones de los vascos estarán garantizadas por el Estado, aunque las gestione el Ejecutivo de Vitoria. Y ello, a pesar de que el pago de las pensiones en el País Vasco arrastra un déficit de 4.000 millones de euros. Según el Gobierno, el traspaso no implica tampoco que los vascos puedan tener prestaciones superiores a las del resto de españoles, aunque las pensiones en esa comunidad estén ya muy por encima de las de la media española. Ni Darias ni Erkoreka aclararon cómo se gestionarán las jubilaciones de los trabajadores de otras regiones de España que residen en el País Vasco y que dependen de la Administración central.

La transferencia de la gestión de los de centros penitenciarios, otra histórica reclamación nacionalista, se producirá este mismo año. Aunque la política penitenciaria, que incluye las decisiones sobre el acercamiento de presos de ETA al País Vasco, seguirá en manos del Ministerio de Interior, la medida implica que el Gobierno de Vitoria podrá aplicar a los presos que cumplen condena en su territorio beneficios penitenciarios que flexibilicen las condenas, como ha hecho la Generalitat con todos los líderes independentistas condenados.

Antes, y casi de manera inmediata, se producirán otros traspasos como el de la competencia sobre productos farmacéuticos, el seguro escolar y las ayudas a la jubilación de trabajadores afectados por expedientes de regulación de empleo. Todo el acuerdo se cerrará en la reunión de la Comisión Mixta de Transferencias del próximo 16 de marzo.

La letra pequeña del pacto de investidura: las cesiones de Sánchez a los partidos y comunidades

Fran Balado / Ana Balseiro
De izquierda a derecha, Joan Balldoví (Compromís), Gabriel Rufián (ERC), Néstor Rego (BNG), Aitor Esteban (PNV), Tomás Guitarte (Teruel Existe) y Pedro Quevedo (Nueva Canarias)
De izquierda a derecha, Joan Balldoví (Compromís), Gabriel Rufián (ERC), Néstor Rego (BNG), Aitor Esteban (PNV), Tomás Guitarte (Teruel Existe) y Pedro Quevedo (Nueva Canarias)

Una consulta en Cataluña, entre otros puntos, permitieron a Sánchez renovar en la Moncloa. El PNV arrancó al PSOE la mayor cota de autogobierno de la historia y la mejora del cupo vasco 

Sánchez sorprendió a los dos días de las elecciones al pactar con Iglesias las bases de un Gobierno de coalición que había negado en rotundo durante la campaña. Los líderes del PSOE y de Unidas Podemos, obligados por el retroceso que sufrieron sus formaciones en la repetición electoral (perdieron 700.000 y 650.000 votos respectivamente), envainaron sus espadas con la firma de un acuerdo en el que se establecía el reparto de sillones en el Consejo de Ministros y varias de las medidas que impulsarían juntos durante la legislatura. Importante, ya que Sánchez se garantizaba al menos 155 apoyos en la votación de investidura, pero insuficiente, por lo que se vio obligado a completar un maratón de pactos con diversas fuerzas progresistas y nacionalistas que le garantizaran recabar la confianza de la Cámara.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
28 votos
Comentarios

El PNV logra del Gobierno la gestión de la Seguridad Social para el año 2021