La corta vida de Alhassan Bah, el bebé que nació y murió en una patera

El Ayuntamiento de Teguise, en Lanzarote, promueve una campaña entre los vecinos para llevar flores a su tumba


Redacción

En Lanzarote hay un cementerio cristiano que se ha convertido en el lugar de último reposo de decenas personas sin nombre. El camposanto de Nuestra Señora de las Nieves es el único de la isla que cuenta con una zona musulmana y el ayuntamiento ha abierto sus puertas a cualquier difunto de esa religión que haya fallecido en la isla, si su familia no puede trasladar sus restos a su lugar de origen, por las circunstancias que sean. Muchos de los que están allí han llegado en patera. Canarias vive un nuevo repunte de inmigrantes que pretenden alcanzar la costa tras una arriesgada travesía desde Marruecos. No es la crisis de los cayucos, del 2006, pero el pasado año se cerró con un aumento del más del 30 % respecto a los datos del 2018.

Alhassan Bah es el último inquilino del cementerio de Nuestra Señora de las Nieves. Fue un bebé que solo vivió unas horas y lo hizo en una patera, donde nació y murió el pasado 8 de enero.Y ni su madre no pudo desplazarse a su entierro desde el albergue de una organización humanitaria de Gran Canaria donde la han acogido.

Alhassan reposa en un humilde hueco en la tierra, sin nombre, y cubierto de piedras. Su dramática historia se ha conocido en isla y ahora el Ayuntamiento de Teguise ha promovido una campaña para animar a los vecinos a depositar una flor en las tumbas de las decenas de personas que, como Alhassan, descansan en un camposanto que apenas recibe visitas. 

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

La corta vida de Alhassan Bah, el bebé que nació y murió en una patera