Guaidó, de regreso en Caracas, asegura que España sí lo reconoce como presidente

El responsable de la Asamblea Nacional venezolana avisa a Maduro: «La presión llegará al nivel donde tenga que llegar»

Juan Guaidó conversa, este miércoles, con parlamentarios de la Asamblea Nacional de Venezuela
Juan Guaidó conversa, este miércoles, con parlamentarios de la Asamblea Nacional de Venezuela

Caracas / corresponsal

El presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela, ya de regreso en Caracas después de su reciente gira internacional, no quiso alimentar la polémica sobre las relaciones entre el Gobierno de coalición español y el régimen de Nicolás Maduro, controversia avivada por el reciente encuentro en Barajas del ministro de Transportes, José Luis Ábalos, y la número dos del Ejecutivo chavista, Delcy Rodríguez. Guaidó también restó importancia al hecho de que Pedro Sánchez lo calificase este miércoles, durante un pleno en el Congreso de los Diputados, como «líder de la oposición» y dio por buena la posterior rectificación del Gobierno español, que por boca de Ábalos matizó las palabras de Sánchez y se refirió a Guaidó posteriormente como «presidente encargado». «Pedro Sánchez fue el primero que me reconoció como presidente y lo ratificó en un tuit hace minutos el partido cual representa», zanjó el mandatario venezolano.

Un día después de su complicado regreso a Venezuela, Juan Guaidó presidió una sesión del Parlamento en la plaza Bolívar del municipio de Chacao, al este de Caracas, durante la cual afirmó que la presión contra el régimen de Nicolás Maduro «llegará al nivel donde tenga que llegar», aunque reconoció que también «hay que estar preparados para la respuesta violenta de la dictadura». Reacción que se refleja, por ejemplo, en la desaparición de su tío, Juan José Márquez, que venía con Guaidó en el avión que lo llevó de vuelta a Venezuela y que fue retenido por agentes del régimen en el aeropuerto de Maiquetía. «Juan José Márquez es un ciudadano no ligado a la política», recordó el presidente interino sobre su tío.

«Maduro es un cobarde que no se atreve a pisar la calle porque lo tratan como lo que es, un dictador», añadió el también máximo responsable del Parlamento, Cámara que este miércoles volvió a reunirse fuera del palacio legislativo, como sucede desde el 5 de enero, cuando el régimen lo tomó manu militari.

Guaidó, sin embargo, no dio detalles sobre las nuevas medidas de presión que tomarán sus aliados internacionales para lograr unas elecciones presidenciales transparentes. «Vamos a hacer acciones concretas que estamos articulando con todos los países del mundo. Ya en Venezuela la situación, tristemente, no da para más. No por la situación política, que ya llegó a niveles insospechados, sino por la situación humanitaria», explicó, precisamente el mismo día en que Acnur elevó a 4.810.000 la cifra de venezolanos migrantes y refugiados.

Sobre las nuevas medidas de presión, el presidente encargado anticipó: «Las herramientas del mundo libre son la sanción diplomática y económica para los violadores de derechos humanos y criminales. Van a venir nuevas sanciones a todos los que respaldan a la dictadura».

No parece, sin embargo, que la presión internacional atemorice a los responsables del régimen chavista. Diosdado Cabello, presidente del oficialista Partido Socialista Unido de Venezuela, justificó la agresión a Guaidó el martes en el aeropuerto y lanzó veladas amenazas. «El pueblo, donde vaya ahora, lo va esperar. Lo que ocurrió es una reacción espontánea de un pueblo indignado que se cansó de quienes están pidiendo sanciones contra Venezuela», anunció.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Guaidó, de regreso en Caracas, asegura que España sí lo reconoce como presidente