La presencia de drones obliga a cerrar durante casi dos horas el aeropuerto de Barajas

Los responsables del vuelo de los artefactos, que obligó a desviar el aterrizaje de 26 aviones y suspender los despegues, no han sido localizados

El cierre del espacio aéreo provocó este lunes numerosas cancelaciones y retrasos en el aeropuerto de Barajas
El cierre del espacio aéreo provocó este lunes numerosas cancelaciones y retrasos en el aeropuerto de Barajas

Madrid / La Voz

La jornada vivida este lunes en el aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas es una de las más caóticas que se recuerdan desde hace mucho tiempo. El aterrizaje de emergencia protagonizado por el avión de Air Canadá se produjo después de que todo el espacio aéreo permaneciera cerrado durante casi dos horas debido a la presencia de al menos un dron en las inmediaciones del aeropuerto, lo que obligó a desplegar un protocolo de emergencia. La alerta se produjo a las 12.40 horas, cuando varios pilotos avistaron un aparato volador manejado por control remoto en el espacio cercano al aeródromo. 

Un total de 26 vuelos desviados

Aunque el dron no llegó a acceder al propio espacio del aeropuerto y se mantuvo en los alrededores, ante la peligrosidad de la situación se tomó inmediatamente la decisión de suspender todos los despegues previstos y desviar los vuelos con destino al aeropuerto madrileño para que aterrizaran en las pistas disponibles más cercanas de acuerdo con el dispositivo previsto (llamado Rate 0). Aunque en un primer momento la suspensión de los vuelos se anunció hasta las 14.40 horas, finalmente el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana anunció que a las 14.20 horas estaban ya operativas las cuatro pistas de Barajas.

Los incidentes se produjeron además en un día que ya se preveía complejo para el tráfico aéreo debido a la intensa niebla con la que comenzó el día en Madrid y sus alrededores. En el tiempo en el que el espacio aéreo permaneció cerrado solo quedaron operativas para urgencias, y con más restricciones de las habituales, las aproximaciones a la pista 32L. Durante las casi dos horas en la que los aterrizajes fueron suspendidos, se desviaron 26 vuelos que tenían previsto tomar tierra en Barajas. Fueron reconducidos a Valencia, Barcelona, Alicante, Valladolid, Zaragoza y Elche. 

Incidencias en Galicia

El cierre del espacio aéreo de Madrid también ocasionó algunas incidencias en las terminales gallegas. El vuelo de Iberia entre La Habana y Madrid, que tenía previsto aterrizar a mediodía en Barajas, tuvo que ser desviado a Lavacolla, donde tomó tierra a primera hora de la tarde. En el aeropuerto de Alvedro se canceló el vuelo con destino a Madrid con salida programada a las 17.40 horas desde A Coruña, al no haber despegado desde Barajas la aeronave que tenía que regresar luego a la capital.

Comité de seguridad

La Policía Nacional y la Guardia Civil desplegaron un operativo en las cercanías para tratar de localizar a la persona que manejaba el dron, sin descartarse que se tratara de varios aparatos. Las autoridades establecieron un comité de seguridad en el que participan Aena, el organismo oficial del control aéreo Enaire, la Guardia Civil y la Policía Nacional. Varias personas fueron identificadas en la localidad de Paracuellos del Jarama y se investiga su relación con los hechos. El vuelo de drones en las inmediaciones de los aeropuertos está prohibido y entraña una alta peligrosidad. La ley aprobada en el 2017 solo permite usarlos a una distancia mínima de 8 kilómetros y tampoco se pueden utilizar en lugares cercanos a donde se practiquen vuelos a baja altura con globos o parapente.

A pesar del pequeño tamaño de estos aparatos, su impacto contra un avión puede resultar catastrófico, tanto si golpea un ala como si se introduce en uno de los motores. En los últimos años, la presencia de drones se ha multiplicado al convertirse en un objeto habitual de regalo, tanto en su versión de juguete como en otras más sofisticadas, capaces de volar a más altura y con autonomía superior a una hora.

El precedente de Gatwick es el más grave de los registrados en los últimos años 

Los incidentes protagonizados por drones en las cercanías de aeropuertos se han multiplicado en los últimos años con la proliferación de este tipo de aparatos y han afectado a otros importantes aeródromos europeos. El caso más grave sucedió en el aeropuerto londinense de Gatwick

GAtwick

Suspendidos 765 vuelos. El 20 de diciembre del 2018, el aeropuerto de Gatwick, en Londres, tuvo que ser cerrado durante dos días por la presencia de dos drones en las cercanías de la terminal. Algo que dejó en tierra a cerca de 115.000 pasajeros que tenían previsto pasar por el segundo aeropuerto del Reino Unido esa Navidad. El Gobierno canceló 765 vuelos previstos para ese día en lo que se consideró como un «ataque deliberado». En Gran Bretaña, volar drones en un espacio inferior a un kilómetro de los aeropuertos es un delito que puede llegar a pagarse hasta con cinco años de prisión

Heathrow

Una hora cerrado. El 8 de enero del 2019, el aeropuerto londinense de Heathrow -el de mayor tráfico de Europa con alrededor de 78 millones de pasajeros al año- debió cancelar durante una hora sus vuelos por el avistamiento de estos aparatos voladores no tripulados. Por esas mismas fechas, el aeropuerto internacional de Newark, muy cercano a Nueva York, suspendió durante unos 30 minutos el tráfico aéreo tras la detección de un dron que volaba a gran altura en sus proximidades. Casos similares se han producido en los aeródromos de Dublín (Irlanda), Tel Aviv (Israel) y Changi (Singapur).

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La presencia de drones obliga a cerrar durante casi dos horas el aeropuerto de Barajas