La ruptura entre ERC y JxCAT dinamita la legislatura catalana

Unas nuevas elecciones paralizarían el diálogo abierto con el Gobierno de Sánchez

Los radicales volvieron a quemar contenedores este lunes en Barcelona
Los radicales volvieron a quemar contenedores este lunes en Barcelona

Madrid / La Voz

La ruptura entre ERC y JxCat en el convulso pleno de este lunes y el rechazo a los presupuestos del Parlamento autonómico dinamitan la legislatura en Cataluña y abren un nuevo escenario político que no solo tendrá consecuencias en la estabilidad del Ejecutivo catalán, sino también en la del Gobierno central. El marco más probable tras la suspensión de Joaquim Torra como diputado es la convocatoria de unas nuevas elecciones. Algo que, de confirmarse, paralizaría el proceso de diálogo abierto por el Gobierno de Pedro Sánchez con la Generalitat tras su pacto con ERC para sacar adelante la investidura. 

Probable destitución

Acabará en los tribunales. La suspensión como diputado de Torra es solo el paso previo hacia su destitución como presidente de la Generalitat cuando el Supremo lo condene en firme por desobediencia. Una inhabilitación que, aunque sea rechazada por el Parlamento catalán, acabará también en manos de la Justicia ante las diferencias de interpretación respecto a si la pérdida de condición de diputado implica o no perder la presidencia. 

Adelanto electoral

Puigdemont explotará el victimismo. Lo probable es que Torra convoque elecciones. Aunque él no podrá ser candidato, la estrategia de Carles Puigdemont sería explotar a su favor el victimismo y presentar a ERC como un aliado del Gobierno de Sánchez. Si esa vía da resultado y JxCat gana las elecciones, se iría al traste el plan de Sánchez de formar un Gobierno tripartito en Cataluña con ERC y los comunes, y para lo que se ha usado de ensayo el pacto presupuestario en el Ayuntamiento de Barcelona. 

Problemas para Sánchez

Alejamiento de ERC. La convocatoria de elecciones haría muy difícil que ERC mantenga su acercamiento al Gobierno de Sánchez y menos aún que respalde los Presupuestos del Estado. Algo que complica los planes del Ejecutivo de tener las cuentas públicas listas antes de verano. 

División independentista

El sustituto sería Aragonès. Si la destitución de Torra como presidente se produjera sin que se hubieran convocado elecciones, le sustituiría interinamente el actual vicepresidente de la Generalitat, Pere Aragonés. Un escenario que JxCat rechaza, aunque ese mandato sería muy limitado, pues sería necesario proceder a una votación de investidura en 10 días. Y si nadie logra ser investido en dos meses se convocarían comicios. Por ello, si Torra es destituido como presidente, eludir las elecciones ya ni siquiera estaría en manos de ERC y JxCat, dado que para una investidura se necesita el apoyo de la CUP, que en caso de que Torra deje de ser presidente apuesta por elecciones. 

Junqueras comparece hoy

Un acto de precampaña. La crisis abierta se agravará hoy con la comparecencia en el Parlamento catalán de Oriol Junqueras ante la comisión de investigación sobre la aplicación del artículo 155. Un acto que podría convertirse en un mitin de precampaña en el que el líder de ERC pondrá a prueba el compromiso del PSC a la hora de apoyar su salida de prisión y convocar una futura consulta en Cataluña.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La ruptura entre ERC y JxCAT dinamita la legislatura catalana