La oposición venezolana no quiere romper puentes con España

Los analistas creen que la gira de Guaidó es un golpe para el régimen chavista

Más de 5.000 venezolanos, segun cifras de la Policia, se reunieron en la Puerta del Sol para aclamar a Guaidó
Más de 5.000 venezolanos, segun cifras de la Policia, se reunieron en la Puerta del Sol para aclamar a Guaidó

Caracas / corresponsal

No es por casualidad que la oposición venezolana ha mirado hacia otro lado a la polémica desatada por la reunión de José Ábalos con la vicepresidenta de Maduro, Delcy Rodríguez, y la negativa de Pedro Sánchez a recibir a Juan Guaidó.

Los políticos de la oposición venezolana han destacado el recibimiento a Guaidó por parte del presidente francés, Emmanuel Macron, o del primer ministro británico, Boris Johnson, sin hacer sangre sobre el hecho de que no haya habido un recibimiento oficial por parte del presidente del Gobierno español. No obstante, los medios web venezolanos más ideologizados sí le han dedicado una amplia cobertura a la reunión que sostuvieron la número dos del régimen y Ábalos en el aeropuerto de Barajas.

La razón de tal discreción, según analistas venezolanos consultados, obedece a que a la oposición venezolana le conviene mantener los apoyos que aún tiene en el Gobierno de Sánchez, y tanto a esta como al régimen de Maduro les conviene «no alienar a los elementos moderados» del Gobierno español, destacó la analista política Lourdes Ubieta.

Mientras Guaidó sabe que ni cuenta ni contará con Podemos o Izquierda Unida, el régimen de Maduro sabe que depende de la aquiescencia de los socialistas del Gobierno español para seguir teniendo cierto respaldo, señaló Ubieta. En su opinión, la crisis abierta por la visita del presidente interino en el Gobierno de Sánchez, solo un mes de su formación, obedece a que «la coalición es muy débil y está basada en la mentira». «Sánchez siempre dijo que no pactaría con Podemos ni con los separatistas catalanes», afirma.

Para otro analista, el doctor en Ciencias Políticas Luis Salamanca, no cabe duda de que el viaje de Delcy Rodríguez en el mismo avión que trasladaba al ministro de Turismo venezolano, Félix Plasencia (de nacionalidad española) a Madrid para asistir a la Feria Internacional de Turismo (Fitur), y que la llevaba a ella de camino a Estambul, es «una provocación» del régimen de Maduro, que busca echar una «cortina de humo» a lo que ha sido una gira «impactante» de Guaidó.

Para Salamanca, la crisis que está generando en España por la visita de Guaidó y la de la número dos de Maduro solo se desplaza a la política interna venezolana en el chavismo, donde «hay un régimen cada vez más aislado internacionalmente». Sin embargo, afirma que ha sido el propio chavismo el que ha buscado violar las normativas internacionales, y que esto se supiera: «No les importa la legalidad para nada, piensan que pueden hacer en el mundo las cosas como las hacen en Venezuela». 

«Como de espías»

Un tercer analista político, Gabriel Reyes, señala también que la reunión de Ábalos con la vicepresidenta del régimen de Maduro solo será un tema de la política local venezolana «cuando se conozca la agenda de la reunión, y qué podía ser tan importante para generar un encuentro como de espías, a medianoche, en una terminal de aeropuerto».

Salamanca señala que para efectos de la oposición venezolana, mucho más importante es poner el foco en reuniones como la de Juan Guaidó con la comunidad venezolana en la Puerta del Sol, o los encuentros con dignatarios que sí se dieron. «En el fondo asistimos a algo único en la historia política: un gobierno con poder efectivo en el exterior y sin poder en la política interna [el de Guaidó] y otro que es todo lo contrario, el de Maduro, para el cual esta gira es un golpe durísimo».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

La oposición venezolana no quiere romper puentes con España