El «affaire» Guaidó abre una crisis entre los expresidentes González y Zapatero

Felipe González dice que es el «único representante legitimado democráticamente» en Venezuela, mientras José Luis Rodríguez Zapatero cree que Pedro Sánchez «acierta» no recibiéndolo y considera que la posición de su predecesor «no parece muy moderada»


Redacción

La decisión de Pedro Sánchez de no recibir a Juan Guaidó en la Moncloa ha abierto una grieta entre dos de los referentes del socialismo: los expresidentes Felipe González y José Luis Rodríguez Zapatero. Unas diferencias que ambos ya habían mostrado públicamente en un asunto que mucho tiene que ver con el nuevo rumbo adoptado por Sánchez, el hecho de haber formado un gobierno de coalición con Unidas Podemos. 

El expresidente del Gobierno Felipe González ha defendido este viernes a Juan Guaidó como «el único representante legitimado democráticamente» como presidente de Venezuela y frente la «tiranía» de Nicolás Maduro. El expresidente subraya que Guaidó es el presidente de la Asamblea de Venezuela y el presidente encargado del país, y que así ha sido reconocido por las principales democracias de la UE, de América Latina y del Norte, como Estados Unidos o Canadá. «Es el único representante legitimado democráticamente, de acuerdo con la Constitución de Venezuela, frente al poder fáctico representado por la tiranía de Maduro y sus apoyos espurios de la llamada Asamblea Constituyente, del Tribunal Supremo o de la cúpula militar», recuerda. A juicio de Felipe González, «a Maduro sólo hay que creerlo cuando dice que nunca más convocará elecciones para perderlas». «La democracia en Venezuela ha desaparecido y ha sido sustituida por una dictadura tiránica que ha convertido a la república en un estado fallido», ha recalcado.

En cambio, Zapatero cree que Sánchez «no se equivoca, acierta» no recibiendo a Guaidó. En una entrevista en la Cadena Ser recogida por Europa Press, quien ejerciera de mediador entre el régimen y la oposición se ha mostrado convencido de que el «enfoque» sobre Venezuela «antes o después tendrá que cambiar en muchas actitudes políticas y cabezas» porque, en su opinión, es un «error» promover sanciones económicas que hacen sufrir a un pueblo «y no llamar al acuerdo».

«La posición de González no parece muy moderada», asegura Zapatero

Preguntado por el comunicado de González durante una visita a la casa en la que vivió Antonio Machado en Rocafort, Zapatero ha insistido en que «buena parte de las aproximaciones que se hacen sobre Venezuela son equivocadas». «Y lo dice quien ha estado allí en 38 ocasiones, ha trabajado en pro de la paz, la democracia y la convivencia en un país hermano. Las aproximaciones radicales o el fundamentalismo siempre están condenados al fracaso», ha afirmado.

«La declaración de González me parece respetable, obviamente, pero la cuestión no es si se reconoce -a Guaidó- o no, eso una nota a pie de página. Hay que promover el diálogo y el consenso, y desde luego para quien dice respetar el derecho internacional la figura del reconocimiento tendrá que ser explicada, porque es algo absolutamente novedoso», ha añadido. «Quien representa a Venezuela en la ONU es el Gobierno de Maduro, y resulta que la ONU es la institución que teóricamente tiene la legitimidad de lo que significa la comunidad internacional, por lo tanto me parece una aproximación que no ayuda», ha agregado Zapatero.

Preguntado por si cree que González se equivoca en su posición respecto a Venezuela, Zapatero ha apuntado: «No me atrevería a decir eso en absoluto; siempre trato con respeto y humildad los grandes temas, y más allá de las pasiones o los agravios está en juego el futuro de un país hermano». «El camino que debemos tomar no es el de afirmarse en uno u otro lado, sino el del diálogo y el encuentro. Allí, como en otros muchos países, hay dos sectores, muy divididos, que tienen una lectura diferente de la historia y de lo que ha pasado, y los dos representan a una parte importante», ha recalcado. En este sentido, ha continuado el expresidente, «si lo que intentamos es tirar de un lado para derribar al otro, no lo conseguiremos».

Al ser preguntado si considera «radical» la posición de González, Zapatero ha respondido que «en el tema de Venezuela, moderada no parece». «Tengo respeto a Guaidó, es un actor político. No entro en su reconocimiento, pero no cabe duda de que el chavismo ha ganado elecciones y tiene apoyo social, y parece que eso se quiere desconocer, y esa forma de aproximarse al conflicto no ayuda», ha opinado.

La ministra de Exteriores recibirá a Guaidó como «presidente encargado de Venezuela»

El presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela llegará este sábado a España después de visitar Reino Unido, Bruselas y Davos y será recibido por las autoridades del Ayuntamiento y la Comunidad de Madrid además de participar en un encuentro con la diáspora venezolana en la Puerta del Sol. Aunque de momento hay en su agenda ninguna reunión con representantes del Gobierno nacional, tampoco con la ministra de Exteriores, Arancha González Laya, ella misma ha confirmado desde Rabat ese encuentro. 

Según la ministra, se reunirá con Guaidó mañana sábado «en nombre de un Gobierno que reconoce a Juan Guaidó como presidente encargado de Venezuela». En una rueda de prensa en Rabat al término de su visita oficial a Marruecos, la ministra española subrayó que el objetivo del Gobierno español es que se celebren en Venezuela «unas elecciones libres y democráticas lo antes posible» y haya un «arreglo» entre venezolanos.

La agenda oficial de Guaidó arrancará a las 17.00 en el Ayuntamiento de Madrid, donde el alcalde, José Luis Martínez-Almeida, y la vicealcadesa, Begoña Villacís, le entregarán la Llave de la Ciudad, a lo que seguirá una rueda de prensa.

Se espera que al acto en Cibeles vayan también el presidente del Partido Popular, Pablo Casado, y otros cargos del partido, así como el expresidente del Gobierno José María Aznar, quien se verá con Guaidó en un encuentro previo, a las 16.30, según fuentes próximas al exjefe del Ejecutivo. La portavoz de Ciudadanos en el Congreso de los Diputados, Inés Arrimadas, acudirá igualmente a la ceremonia en el Ayuntamiento.

En el caso de Vox, su líder, Santiago Abascal no podrá ver a Guaidó porque estará en San Sebastián en un homenaje a su excompañero del PP vasco Gregorio Ordóñez por el 25º aniversario de su asesinato a manos de ETA. Quién sí se acercará a saludarle será el portavoz del partido en el Congreso, Iván Espinosa de los Monteros, y posiblemente el portavoz del partido en el Ayuntamiento de Madrid, Javier Ortega Smith. A las 18.30, Guaidó se reunirá con la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, en la Casa Real de Correos. 

No está prevista ninguna reunión con el presidente del Gobierno. Interrogado a este respecto, el embajador de Guaidó en España, Antonio Ecarri, expresó su deseo de que Guaidó «pueda ser recibido por las más altas autoridades», si bien al mismo tiempo indicó que «lo precipitado» de la gira internacional del opositor venezolano ha provocado problemas de agenda. «Nunca hemos tenido ni dudas ni certezas», dijo en declaraciones a Europa Press. El propio Guaidó ha restado importancia al hecho de que durante su visita a Madrid no vaya a reunirse con Sánchez. «Tenemos las mejores relaciones con España. Ya coincidiremos en algún otro momento con el presidente Pedro Sánchez y, si no, lo recibiremos muy pronto en el Palacio de Miraflores, en Caracas, para fortalecer relaciones», dijo el jueves en una rueda de prensa desde el Foro Económico Mundial de Davos.

Ábalos admite ahora, tras negarlo, que se vio con la número dos de Maduro en un avión privado en Barajas

La Voz

La vicepresidenta venezolana Delcy Rodríguez, que tiene prohibida su entrada en la UE, hizo escala en Madrid de camino a Turquía

El ministro de Transportes y número tres del PSOE, José Luis Ábalos, admite ahora, tras negarlo, que acudió al aeropuerto Madrid-Barajas Adolfo Suárez a recibir al ministro de Turismo venezolano, Félix Plasencia, y que se reunió con la vicepresidenta del país caribeño y mano derecha de Nicolás Maduro, Delcy Rodríguez.

Esa cita, que se prolongó por espacio de hora y media, tuvo lugar, en el aeropuerto de Barajas dentro del avión en el que Rodríguez viajó en vuelo privado a Madrid. Delcy Rodríguez tiene prohibida su entrada al espacio Schengen por las sanciones que la UE impuso al régimen de Nicolás Maduro.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

El «affaire» Guaidó abre una crisis entre los expresidentes González y Zapatero