El ataque del Gobierno al pin parental abre una brecha entre PP y Ciudadanos

Gonzalo Bareño Canosa
Gonzalo Bareño MADRID / LA VOZ

ESPAÑA

Begoña Villacís, de Ciudadanos, vicealcaldesa de Madrid
Begoña Villacís, de Ciudadanos, vicealcaldesa de Madrid Jesús Hellín | Europa Press

Villacís asegura que no se implantará ni en Murcia, ni en Madrid, ni en Andalucía, pero los populares defienden la medida y hacen suya la propuesta de Vox. El Gobierno exige que los padres no veten talleres formativos en los centros educativos

18 ene 2020 . Actualizado a las 23:45 h.

La polémica en torno al requerimiento del Gobierno para que la Región de Murcia retire la propuesta de implantar el llamado pin parental bajo amenaza de llevar el caso a los tribunales continúa con declaraciones cruzadas desde todos los frentes y ha abierto una brecha entre el PP y Ciudadanos, que gobiernan en varias comunidades gracias a los votos de Vox, partido que ha impulsado la medida.

La vicealcaldesa de Madrid, Begoña Villacís, de Ciudadanos, ha asegurado que el pin parental, que pretende obligar a solicitar una autorización familiar para que los alumnos asistan a actividades complementarias impartidas por personas ajenas a los centros «no se va a implantar» en la Comunidad de Madrid, ni en Andalucía ni en Murcia, a pesar de que en esas tres autonomías el PP gobierna en coalición con el partido naranja, pero gracias a los votos de Vox, que es quien plantea su aplicación.

«Es una medida en la que nosotros no creemos», ha señalado Villacís. El acuerdo al que Ciudadanos llegó con el PP para sacar adelante los Presupuestos de la Región de Murcia contempla la aplicación de esa medida. «No va a ser implantado. Tenemos una consideración hacia lo que es nuestra sociedad a día de hoy, una concepción abiertamente liberal. Reconocemos toda la diversidad de la sociedad y eso implica también educar en valores que es lo que nosotros siempre hemos propuesto», ha insistido sin embargo Villacís, miembro de la gestora que dirige ahora el partido.

Pero también se ha pronunciado el PP. Y lo ha hecho en sentido contrario. Su vicesecretario de Comunicación, Pablo Montesinos, ha indicado que el mantenimiento del pin parental en la Región de Murcia no es una cesión a Vox, sino que los populares están a favor de «la libertad y que los padres elijan en cuestiones morales y religiosas». Ha criticado por ello que el Gobierno haya enviado un requerimiento al Gobierno de Murcia para su retirada. Algo que, a su juicio, supone un «ataque» a esta comunidad, mientras que tiene «guante de seda» con la Generalitat «que no respeta la libertad de los padres y adoctrina a los alumnos».

El presidente del PP vasco, Alfonso Alonso, ha acusado también al Gobierno de «montar broncas de manera populista sin profundizar en argumentos y sin buscar puntos de equilibrio». «Solo quieren encontrar un enemigo y dividir a la sociedad», ha señalado.

El Gobierno mantiene el pulso

El Gobierno mantiene sus argumentos e insiste en que se trata de un intento de coartar las libertades. El ministro de Cultura y Deporte, José Manuel Rodríguez Uribes, ha calificado el pin parental que propone Vox de «prejuicio, intolerancia y miedo». «La cultura de los valores, de los derechos, de la libertad y del respeto a la igual dignidad de todos los seres humanos es el mejor antídoto frente a lo que representa» esa propuesta, ha señalado. Y el ministro de Transporte, Movilidad y Agenda Urbana, José Luis Ábalos, reclamó que al pin parental se le llame desde ahora «veto parental» porque «no respeta la convivencia de los derechos de la infancia». Ábalos calificó la Región de Murcia como un «laboratorio de la ultraderecha» y ha advertido a la derecha que es «la libertad de los hijos la que hay que asegurar» y «no la de los padres». A su juicio «lo peor» de este conflicto es «llevarlo a las escuelas» para «despreciar» el sistema de enseñanza y a los docentes.

Podemos ve contradicciones

La coordinadora de Podemos Andalucía, Teresa Rodríguez, ha destacado las «contradicciones» del Gobierno «de derechas» en Andalucía con esta cuestión ya que, según ha dicho, mientras el PP «le dora la píldora» a Vox, Ciudadanos «se encuentra en dificultades porque su electorado se entiende que es más liberal y moderado». «Lo que yo espero es que no hagamos el ridículo que ha hecho Murcia, donde se supone que lo iban a implantar y cuando se han puesto se han dado cuenta de que directamente es ilegal establecer mecanismos de censura a la leyes educativas aprobadas, no solo en el ámbito autonómico, sino estatal», ha afirmado Rodríguez.

Federación de estudiantes

La federación de estudiantes de Secundaria UNES Región de Murcia ha defendido en un comunicado «el derecho de los padres a decidir sobre la educación de sus hijos», como recoge la Constitución. «Los alumnos reciben la formación que el profesorado y el centro determinan dentro de currículo escolar, con la independencia que siempre han tenido», sostienen. Por eso, consideran que la medida adoptada por la Consejería de Educación, «no vulnera esa independencia de los profesores y, además, respalda y defiende el derecho que tienen las familias a saber qué información o actividad se facilita a los alumnos».